Search
lunes 18 octubre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Científicos advierten que el Sol ha emitido una poderosa llamarada que podría provocar un apagón mundial

Por Mundo Esotérico y Paranormal

De vez en cuando, nuestra estrella produce inmensas llamaradas de partículas y radiación que pueden causar efectos catastróficos en la Tierra. Durante más de 150 años, los científicos se han centrado en un solo ejemplo aparentemente pináculo: el Evento Carrington de 1859, una erupción solar que golpeó nuestro planeta. El terrorífico fenómeno desencadenó una enorme tormenta geomagnética masiva que creó hermosa aurorales pero también provocó incendios eléctricos en las antiguas líneas de telégrafo.

Nuestra infraestructura electrónica en ese momento era tan primitiva que la tormenta fue vista como un pequeño incidente. Sin embargo, los investigadores reconocen hoy que el Evento Carrington fue una advertencia de catástrofes futuras.

Y lo cierto es que la principal preocupación es que si tal evento sucediera en la actualidad, ya que podría ser devastador para los satélites y la infraestructura critica en la Tierra. Los científicos llevan tiempo advirtiendo que el Evento Carrington podría volver a ocurrir, y más pronto que tarde. Ahora, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) acaba de emitir una alerta advirtiendo que una tormenta geomagnética podría causar problemas en la red eléctrica.

Peligrosa tormenta solar

Hoy la NOAA ha advertido que una poderosa erupción solar golpeará la Tierra, lo que podría interrumpir las redes eléctricas y verse auroras boreales en lugares donde no es habitual verlas. La llamarada, conocida oficialmente como eyección de masa coronal (CME), se observó el sábado en el lado del sol más cercano a nuestro planeta y se produce cuando entramos en un período de mayor actividad solar.

La NOAA publicó una alerta que advirtió que la tormenta geomagnética podría causar fluctuaciones en la red eléctrica con alarmas de voltaje en latitudes más altas, donde la Tierra está más expuesta.

Agregó que los satélites también pueden verse afectados y podrían experimentar “irregularidades de orientación”, lo que significa que el control terrestre tendría que redirigirlos, así como cualquier objeto espacial en la órbita terrestre baja que experimente una mayor resistencia.

La tormenta geomagnética podría alcanzar la categoría G2, que es moderadamente fuerte, según informa la agencia estadounidense.

“El análisis de eventos y la producción del modelo sugieren la llegada de CME alrededor del mediodía del 11 de octubre, con efectos persistentes hasta el 12 de octubre”, dijo la NOAA. «Una aurora boreal es posible hasta el 11 en gran parte de Escocia, aunque la cantidad de nubes está aumentando, lo que significa que los avistamientos son poco probables. Existe una pequeña posibilidad de que una aurora llegue al extremo norte de Inglaterra e Irlanda del Norte esta noche, pero habrá nubes y, por lo tanto, los avistamientos son más probables en Irlanda del Norte.”

Pero los astrónomos no creen que esta llamarada solar sea un nuevo Evento Carrington. Como hemos comentado anteriormente, provocó fallos en los sistemas de telégrafo en toda Europa y Norteamérica, y una tormenta similar hoy podría causar miles de millones en daños a nivel mundial.

Se ha observado que la actividad solar aumenta y disminuye de forma natural cada 11 años, aunque no como un reloj, y los astrónomos creen que ahora estamos en los primeros años de un nuevo período de actividad.

Un nuevo grupo de manchas solares, descubierta en la superficie de nuestra estrella el año pasado, desató la erupción solar más grande que los científicos han visto desde 2017. Hay varias clases de erupciones solares, y la clase X se considera la más intensa.

El CME del sábado fue un evento de clase M, el segundo más fuerte detrás de X. Se conoce como “Halo CME”, ya que las llamaradas que se dirigen directamente a la Tierra se pueden observar como un halo alrededor del sol.

La extraña relación entre actividad solar y la crisis energética

En un principio esta nueva llamarada solar no tendría mucha importancia, a no ser que a finales de agosto científicos de la Universidad de California advirtieron que una poderosa llamarada solar tiene el potencial de paralizar internet durante días con repercusiones a nivel mundial.

Los efectos de una interrupción prolongada de la conectividad global de esa escala afectarían a casi todas las industrias y personas en la Tierra, incluido los cables submarinos largos que conectan continentes, lo que significaría la paralización del suministro a los países desde la fuente.

Apenas un mes después de esta advertencia, Internet sufrió un apagón global, con Facebook, Instagram y WhatsApp siendo los más afectados. Y por si fuera poco, ahora nos encontramos con incrementos sin precedentes en los precios del gas natural.

Los costos del carbón se dispararon. Predicciones de petróleo a 100 dólares. Una crisis energética global que ha generado alarma antes de la llega del invierno, cuando se necesita más energía para iluminar y calentar los hogares. Los gobiernos de todo el mundo están tratando de limitar el impacto en los consumidores, pero reconocen que es posible que no puedan evitar que las facturas se disparen.

Para complicar aún más el panorama, algunos países como China o el Líbano están sufriendo apagones continuos para los habitantes.

Y todo esto mientras nos encontramos en el Ciclo Solar 25, que alcanzará su punto máximo en julio de 2025. Sin embargo, un mejor ajuste a los datos actuales muestra que el Ciclo Solar 25 alcanzará su punto máximo en octubre de 2024. Por lo que actividad solar se ha adelantado.

Por lo que cabe la posibilidad de que los gobiernos ya sean conscientes de que la “llamarada solar apocalíptica” podría ocurrir en cualquier momento y estaríamos sintiendo sus efectos en la Tierra.

¿Este Ciclo Solar 25 provocará una llamarada solar apocalíptica? ¿Estamos sintiendo ya sus efectos devastadores?




Deja una respuesta

Deja un comentario