El sobrino de un fallecido cardenal argentino acusó al Papa Francisco de encubrir abusos sexuales

El sobrino del predecesor del Papa Francisco como arzobispo de Buenos Aires acusó al Papa de encubrir el abuso clerical sexual en una entrevista reciente, y criticó a Francisco por el estilo de liderazgo “de un déspota”.

Por Raymond Wolff:
En declaraciones a Gloria.tv, el doctor José Arturo Quarracino, maestro y sobrino del fallecido cardenal Antonio Quarracino, dijo que Francisco protegió a los sacerdotes homosexuales durante años después de suceder a su tío, quien dirigió la arquidiócesis de Buenos Aires desde 1990 hasta su muerte en 1998.

El Dr. Quarracino dijo que corría en los mismos círculos que el futuro Papa, el Padre Jorge Mario Bergoglio, mientras que el jesuita argentino se desempeñó como superior provincial de la Compañía de Jesús en la década de 1970.

“De 1995 a 2002 trabajé en el ambiente de Bergoglio”, agregó Quarracino. “Era rector de la Universidad del Salvador, donde yo trabajaba”.

En ese momento, Bergoglio, que fue nombrado arzobispo en 1998, “mantenía un perfil muy jesuita, muy piadoso, muy pastoral”, según Quarracino.

Pero afirmó a Gloria.tv que el arzobispo Bergoglio encubrió repetidamente los abusos sexuales y las malas conductas “porque esto a menudo afectaba a personas cercanas a él”.

“Se habló mucho del caso de un sacerdote en quien confiaba mucho y que era conocido por sus tendencias homosexuales”, dijo Quarracino. “Bergoglio lo ‘ayudó’ enviándolo a Roma unos años antes de convertirse en Papa, entre otras cosas porque eso le permitió conocer mucha información confidencial de la Santa Sede”.

“No hay que olvidar que este tipo de personalidades suelen recopilar información de todo tipo, información que le interesaba a Bergoglio”.

Quarracino también recordó que un funcionario “muy cercano” a Bergoglio siguió trabajando en la Universidad del Salvador incluso después de que el arzobispo fuera informado de que el hombre distribuía pornografía a los universitarios.

“En abril de 2001, pocos meses después de su elevación a Cardenal, un empleado de la Universidad del Salvador, de la que era Gran Canciller, le informó que una persona muy cercana a Bergoglio, que no sólo trabajaba en esta casa de estudios sino que era también funcionario, había repartido fotos pornográficas a miembros de la universidad por diversión”, relató Quarracino. “Esta persona pudo continuar trabajando durante varios años sin ningún problema, mientras que la persona que le había señalado esto a Bergoglio fue despedida sin causa unos meses después”.

Sin embargo, el homosexualismo mostrado por Bergoglio durante su papado no era visible públicamente en Argentina, dijo Quarracino. “Eso habría hecho imposible que él fuera elegido Papa”.

Pero hubo “casos conocidos de sacerdotes que mostraron tal comportamiento y siempre pudieron contar con la protección discreta de Bergoglio”, dijo. “Recién comenzó a hacer esto abiertamente cuando llegó a la Cátedra de Pedro, por ejemplo, cuando le dio refugio y protección política y eclesiástica a alguien como el obispo Zanchetta”.

El ex obispo argentino Gustavo Zanchetta, uno de los primeros designados por el Papa Francisco, fue acusado en 2019 de abusar sexualmente de dos seminaristas.

Después de la renuncia de Zanchetta dos años antes, el Papa creó un puesto especialmente para él en una agencia del Vaticano que supervisa los bienes y propiedades inmobiliarias de la Santa Sede. La relación del Papa Francisco con Zanchetta provocó indignación en 2019 cuando se reveló que el Vaticano había sido notificado ya en 2015 sobre las acusaciones de que el obispo atacó a los seminaristas.

El Papa también ha enfrentado críticas por su manejo de varios sacerdotes abusadores homosexuales como arzobispo de Buenos Aires.

A lo largo de su carrera, Bergoglio eligió deliberadamente a colaboradores escandalosos “a todos los niveles”, dijo Quarracino, “aparte de que siempre se ha rodeado de personalidades mediocres, sumisas y serviles”.

“El estilo de liderazgo de Bergoglio es el de un déspota que no permite la contradicción ni el juicio independiente”.

Bergoglio ‘cambió su enfoque’ en Buenos Aires

Quarracino también discutió cómo Bergoglio, quien había cultivado la apariencia de piedad y ortodoxia, “cambió su enfoque por completo” después de su elevación como arzobispo de Buenos Aires.

“Empezó por distanciarse de todos los que no conocía y que no pertenecían a su círculo de amigos, y se destacó por el hecho de que nadie sabía lo que realmente pensaba, ya que siempre le decía a cada interlocutor lo que quería escuchar, dijo Quarracino.

“Primero se deshizo de los colaboradores más importantes de mi tío, como monseñor José Erro, rector de la Catedral de Buenos Aires, un santo sacerdote, a quien le dijo por teléfono que renunciara y se retirara sin consideración, sin agradecimiento”, señaló. “Creo que hizo esto para mostrarle al clero de Buenos Aires que el liderazgo de la Arquidiócesis iba a cambiar radicalmente. Barrió todo lo que sugiriera continuidad con el período anterior, aunque tuvo cuidado de preservar algo del legado de mi tío”.

La heterodoxia de Bergoglio no se hizo evidente inmediatamente después de su nombramiento, pero se hizo evidente en un año y medio, según Quarracino. “Pero a medida que pasaba el tiempo, comenzó a mostrar signos de cierta ‘laxitud’, no tanto en lo que decía sino en lo que hacía”.

En diciembre de 1999, por ejemplo, Bergoglio ordenó a la arquidiócesis que celebrara una “Misa del Milenio”, en desacuerdo con el próximo Año Jubilar proclamado por el Papa San Juan Pablo II y celebrado por la Iglesia universal. “Creo que hizo esto para mostrarle al ‘mundo de los poderosos’ que él era lo suficientemente independiente para actuar independientemente de la Iglesia universal, respetando la forma”, dijo Quarracino.

La carrera de Bergoglio estuvo marcada durante mucho tiempo por el conflicto. En el momento en que el cardenal Quarracino presionó para que lo nombraran obispo auxiliar de Buenos Aires a principios de la década de 1990, los jesuitas habían “desterrado” al ex provincial a Córdoba “para mantenerlo alejado de Buenos Aires”. “El final de su mandato estuvo marcado por grandes divisiones internas entre sus amigos y opositores”, dijo Quarracino a Gloria.tv.

La promoción “resolvió el gran problema de Bergoglio, a saber, el enorme conflicto que tenía con muchos jesuitas que habían sido sus amigos y de los que se había distanciado”, dijo Quarracino. Pero como obispo auxiliar, agregó, Bergoglio aún podría ser “duro, incluso cruel”.

“El obispo auxiliar Bergoglio supo ganarse la estima de una gran parte del clero joven con su sencillez, piedad, cuidado y orientación psicológica, que ejerció como ningún otro, a menudo para bien, en algunos casos para mal. Con aquellos que cayeron en desgracia con él, a menudo era duro, incluso cruel. Sutilmente dejó de lado al clero mayor para promover a sus amigos y jóvenes protegidos”, atestigua Quarracino.

“No conozco los detalles, pero desde la distancia creo que fue su personalidad lo que lo puso en conflicto con sus hermanos, porque siempre aspiró al poder”, dijo.

Gloria.tv | LifeSite

Visto en: Trikooba News