Según patentes analizadas por una ex comerciante de Pfizer, las vacunas Covid transmiten ‘nanopartículas con capacidad cognitiva’

Por ExposeNews

Visto en: Trikooba

En una entrevista reciente con Mike Adams, de Natural News, la analista de biotecnología con más de 20 años de experiencia, Karen Kingston, discute las patentes que demuestran que uno de los objetivos principales de la operación Covid-19 fue el transhumanismo: la fusión de la biología, incluido el cuerpo humano, con la tecnología, la inteligencia artificial.

Kingston expone algunas de las patentes que ha encontrado al respecto, en particular la de “puntos cuánticos”, que según su análisis es la columna vertebral de esta “bioarma de inteligencia artificial”. Kingston advierte que esta arma biotecnológica puede activarse con la tecnología 5G, la fibra óptica y la luz.

En una entrevista reciente con Mike Adams, de Natural News, la analista de biotecnología con más de 20 años de experiencia, Karen Kingston, discute las patentes que demuestran que uno de los objetivos principales de la operación Covid-19 fue el transhumanismo: la fusión de la biología, incluido el cuerpo humano, con la tecnología, la inteligencia artificial. Kingston expone algunas de las patentes que ha encontrado al respecto, en particular la de “puntos cuánticos”, que según su análisis es la columna vertebral de esta “bioarma de inteligencia artificial”. Kingston advierte que esta arma biotecnológica puede activarse con la tecnología 5G, la fibra óptica y la luz.

Karen Kingston es analista empresarial y comercializadora estratégica en el sector de la biotecnología [https://karenkingston.mylelab.com/]. Tiene más de 20 años de experiencia en marketing, desarrollo empresarial, ventas, oratoria y consultoría estratégica. Como estratega ejecutiva, sus clientes van desde empresas de nueva creación hasta líderes de la lista Fortune 500, como Allergan, Pfizer, Johnson & Johnson, Medtronic y Thermo Fisher Scientific. Ha desarrollado mensajes clave, planes de negocio, estrategias de precios, campañas globales, estrategias de salida al mercado y otros activos de marketing fundamentales para productos en línea y lanzamientos de gran éxito.

Comenzó su carrera como representante de ventas de Pfizer de alto rendimiento en la ciudad de Nueva York y rápidamente fue reclutada para la parte de marketing del negocio. Desempeñó un papel fundamental en el relanzamiento de VIAGRA, que se centró en los hombres más jóvenes y permitió a los pacientes hablar con sus médicos sobre la Viagra. En 2007, Karen fundó la agencia de consultoría biotecnológica Varitage. Ha dirigido talleres de formación de médicos, de ventas y otros talleres de marketing y comunicación para varios productos farmacéuticos y dispositivos médicos. Karen también ha desempeñado un papel integral en la asistencia a las empresas de la costa oeste para desarrollar y estandarizar sus procesos internos de revisión médico-legal.


Karen Kingston habló con Mike Adams sobre las patentes que demuestran que el Covid-19 siempre fue la fusión de la biología -incluido el cuerpo humano- con la tecnología -la inteligencia artificial-.

Kingston es una analista de biotecnología con más de 20 años de experiencia. Ha estado revisando las investigaciones realizadas sobre las “vacunas” Covid durante más de una década. “Realmente quiero que se entienda la verdad y que se vean y evalúen las pruebas”, dijo a Adams. Así que, durante la entrevista, habló de algunas de las patentes que ha encontrado: en particular, los puntos cuánticos “porque esa es la tecnología y la energía de la columna vertebral de esta bioarma de IA [inteligencia artificial]”, dijo. “Es parte biología y parte tecnología… esa ha sido siempre la intención de Covid-19”.

Comenzó hablando de una patente propiedad de Moderna que muestra claramente que las nanopartículas lipídicas (“LNP”) son tecnologías de autoensamblaje totalmente programables que pueden contener geles e hidrogeles.

La patente US 10703789 B2, la “patente maestra”, hace referencia a unas 90 patentes más. En otras palabras, la patente maestra se basa en otras 90 patentes. Al revisar las patentes relacionadas con las “vacunas” de Covid, Kingston observó que los números de patente relacionados con la biología tienen el sufijo “B2”, mientras que los relacionados con la tecnología tienen el sufijo “A1”.

Una de las patentes US 10703789 B2 a las que se hace referencia, y que ya ha sido retirada del sitio web de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, se refiere a la funcionalidad de la nanotecnología en las inyecciones del arma biológica Covid-19 para garantizar una biodistribución rápida, fácil y selectiva de las nanopartículas, que son partículas de puntos cuánticos, por todo el cuerpo.

La patente US 10703789 B2, la “patente maestra”, hace referencia a unas 90 patentes más. En otras palabras, la patente maestra se basa en otras 90 patentes. Al revisar las patentes relacionadas con las “vacunas” de Covid, Kingston observó que los números de patente relacionados con la biología tienen el sufijo “B2”, mientras que los relacionados con la tecnología tienen el sufijo “A1”.

Una de las patentes US 10703789 B2 a las que se hace referencia, y que ya ha sido retirada del sitio web de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, se refiere a la funcionalidad de la nanotecnología en las inyecciones del arma biológica Covid-19 para garantizar una biodistribución rápida, fácil y selectiva de las nanopartículas, que son partículas de puntos cuánticos, por todo el cuerpo.

Como señaló Kingston, la patente fue presentada a Life Technologies Corporation en 2012 y Life Technologies fue adquirida por ThermoFisher en 2015. En febrero de 2022, según un informe de Reuters, Moderna firmó un acuerdo de 15 años con ThermoFisher Scientific para la fabricación de su “vacuna” Covid y otros medicamentos experimentales basados en la tecnología del ARNm.

Esta segunda patente “se enrolla en la patente [US 10703789 B2] en el sitio web de Moderna”, dijo Kingston. En la sección 0003 del documento US 0028565 A1, la patente describe “nanocristales semiconductores (también conocidos como partículas de puntos cuánticos)” y cómo el tamaño del punto cuántico responde a diferentes energías o frecuencias.

Un libro de 2011 titulado “Quantum Confinement Effect” describe cómo los puntos cuánticos pueden utilizarse para crear etiquetas, “de modo que se marquen personas o animales”, dijo Kingston. “Hay décadas de investigaciones exitosas en las que se utilizan puntos cuánticos, no sólo para etiquetar a un animal o a un humano, sino para etiquetar, marcar y rastrear y comunicarse con, si se quiere, el corazón, el hígado, el bazo, el pulmón, el riñón y el cerebro”.

Otra patente que se enmarca en la patente maestra de Moderna US 10703789 B2 es la de los hidrogeles opalescentes.

Los hidrogeles de ópalo son en parte orgánicos e inorgánicos. Esto significa que son en parte biología y en parte tecnología. Parte de tecnología: IA, estructuras metálicas. Parte biológica: secuencias genéticas de otras formas de vida, como insectos, reptiles o roedores. Los hidrogeles opalescentes parecen puntos cuánticos. “Tienen unos colores azules y arco iris brillantes que desprenden”, explicó Kingston.

Un artículo revisado por expertos y publicado por Wiley Online Library afirma claramente que la “columna vertebral, la fuente de energía, la tecnología entre lo inorgánico y lo orgánico -los híbridos inorgánicos-orgánicos- es Qdots, son puntos cuánticos”, dijo Kingston.

Otra patente en la que se basa el maestro Moderna US 10703789 B2 es una relativa a los nanotubos de carbono que es propiedad del ejército chino.

En cuanto a la finalidad de las pruebas Covid, Kingston explicó que los hisopos de prueba sirven para recoger el material genético de las personas e inocularles la nanoarma: la proteína de espiga de la IA, que es en parte biología y en parte tecnología. No es sólo tecnología, sino que también tiene secuencias genéticas, dijo. “La activación depende en gran medida de las redes de fibra óptica y de la tecnología 5G. Además, los puntos cuánticos se activan mediante diodos emisores de luz, por lo que también hay una activación por luz.

A continuación, habló de las patentes que revelan la naturaleza impactante de las estructuras de las “proteínas de espiga” en las “vacunas”. Las estructuras híbridas inorgánico-orgánicas demuestran capacidades de “acción cognitiva”. Se describen en las patentes como “plataformas sensoriales inteligentes” que ejecutan instrucciones. Las llamadas “proteínas de espiga” que se ven en la microscopía electrónica son en realidad estas estructuras de plataformas nanotecnológicas lo suficientemente pequeñas como para entrar en las células del sistema nervioso y alterar su comportamiento.

La información de la que habla Kingston está incluida en varios artículos de su página en Substack en una serie titulada “Desmontando los engaños de Covid-19”. A continuación hay enlaces a los documentos que se comentan en los primeros 30 minutos de la entrevista: