Próximamente: confinamientos climáticos y «ciudad de los 15 minutos», por cortesía del FEM

Por Jo Nova  /  joannenova.com.au

Traducido por el equipo de sott.net

La Ciudad de los 15 Minutos (o del cuarto de hora) es un plan del FEM y la ONU, porque se preocupan por vosotros y quieren que conduzcáis menos.

Una viñeta del FEM sólo para vosotros, chicos y chicas buenos:

En palabras del propio FEM, esta reordenación de las ciudades está absolutamente relacionada con el cambio climático:

A medida que el cambio climático y los conflictos globales provoquen crisis y tensiones a intervalos más cortos y graves, la ciudad de los 15 minutos será aún más crucial.

Y la solución fue la pandemia (lo dicen de verdad):

La respuesta obvia, aunque incompleta, es la pandemia…. con la Covid-19 y sus variantes manteniendo a todos en casa (o más cerca de casa de lo usual), la ciudad de los 15 minutos pasó de ser «buena de tener» a un grito de guerra. Satisfacer todas las necesidades a una distancia que permitiera ir andando, en bicicleta o en transporte público se convirtió de repente en una cuestión de vida o muerte.

Y entonces aparece la mano oscura de los gestores totalitarios, como advertía James Woudhuysen en Spiked in late October:

La locura de la «ciudad de los 15 minutos»

La agenda verde se inspira en los antiliberales días de confinamiento.

Para ello, el Concejo del Condado de Oxfordshire, dirigido por laboristas, liberaldemócratas y el Partido Verde, quiere dividir la ciudad de Oxford en seis distritos de «15 minutos». En estos distritos, se dice, se podrá acceder a la mayoría de los artículos de primera necesidad en un cuarto de hora a pie o en bicicleta, por lo que los residentes no necesitarán el coche.

A primera vista, estos barrios de 15 minutos pueden parecer agradables y cómodos. Pero hay una arista coercitiva. El ayuntamiento pretende reducir el uso del coche y la congestión del tráfico imponiendo normas estrictas a los desplazamientos en coche.

Los residentes tendrán que registrar sus coches en el ayuntamiento y se les hará un seguimiento para contabilizar sus desplazamientos a través de los principales accesos. Se trata de un sistema de crédito social que empieza por el coche y funciona como los puntos para viajeros frecuentes.

Según las nuevas propuestas, si alguno de los 150.000 habitantes de Oxford conduce fuera de su distrito designado más de 100 días al año, podría ser multado con 70 libras.

El concepto de ciudad de los 15 minutos nació con el «C40«. Presidido hoy por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, el C40 se autodenomina una «red de alcaldes de casi 100 ciudades líderes mundiales que colaboran para tomar las medidas urgentes que se necesitan ahora mismo para hacer frente a la crisis climática».

¿Confinamientos climáticos? ¿En serio?

Suena un poco ridículo sugerir un confinamiento «por el clima», pero escuchad a la BBC. Se están esforzando mucho por persuadirnos, obviamente piensan que los votantes no lo querrán. Aquí están conectando la «Ciudad de los 15 minutos» con la diversión de los confinamientos por covid, y estableciendo esto como si fuera totalmente normal que el gobierno decida quiénes son vuestros amigos:

Cómo las «ciudades de los 15 minutos» cambiarán nuestra forma de socializar.

Y además, los confinamientos en París eran grandes momentos sociales en los que todos hacíamos amigos. ¿Quién iba a imaginar lo divertido que sería que te dijeran que no puedes ir lejos en coche?

… Para Fraioli, los dos meses de confinamiento, que empezaron el 17 de marzo (confinándolo a un radio de 1 km de su casa), le dieron una visión matizada y enriquecedora de su barrio. «Descubrí que es posible sentirse como en un pueblecito de París», dice. «Conocer a tus vecinos, mantener buenos vínculos con los comerciantes, favorecer a los artesanos y tiendas locales frente a las grandes superficies. Incluso me uní a un movimiento ciudadano en el que la gente prepara cestas de comida para los sin techo. Pensaba que lo pasaría mal viviendo el encierro, pero estaba perfectamente en casa, en un lugar tranquilo».

No creo recordar que «conocer a los vecinos» forme parte de ningún encierro en ningún sitio.

Y ojo: la ciudad de los 15 minutos no es sólo Oxford, sino que aparece en BrisbaneMelbourneBarcelonaParísPortland y Buenos Aires. Está en todas partes.

El Ayuntamiento de Oxford va más rápido que los demás

Al parecer, no hay suficiente gente que coja el autobús o monte en bicicleta. Pero en lugar de hacerlo más atractivo, los totalitarios lo forzarán mediante seguimientos y multas. Oxfordshire acaba de aprobar el 29 de noviembre el ensayo de los «controles de tráfico», que convertirá la ciudad en una «ciudad de los quince minutos». El ensayo comenzará en enero de 2024.

Oxfordshire es una zona concurrida, y a nadie le gusta la congestión del tráfico, pero en un mundo libre el problema se autolimita a medida que los conductores se hartan de los retrasos y los desorbitados costes de aparcamiento, y comparten coche u optan por coger el autobús o ir en bicicleta. Pero en el gran estado niñera los gobernantes locales empiezan a dictar normas sobre quién puede o no visitaros y con qué frecuencia, y quieren que vuestro coche esté registrado en su propia lista especial con cámaras para rastrearos y multas para castigaros. Ofrecen exenciones, por supuesto, pero entonces tenéis que solicitarlas y obtener permiso.

El Concejo del Condado de Oxfordshire aprueba un «ensayo» de confinamiento climático que comenzará en 2024

Vision News, 30 de noviembre:

El Concejo del Condado de Oxfordshire aprobó ayer planes para encerrar a los residentes en una de seis zonas con el fin de «salvar el planeta» del calentamiento global. La última fase de la «ciudad de los 15 minutos» consiste en colocar puertas electrónicas en las principales vías de entrada y salida de la ciudad, confinando a los residentes en sus propios barrios.

Según el nuevo plan, si los residentes quieren salir de su zona necesitarán permiso del Concejo, que decidirá quién merece la libertad y quién no. Con el nuevo sistema, los residentes podrán salir de su zona un máximo de 100 días al año, pero para ello tendrán que registrar los datos de su coche en el ayuntamiento, que seguirá sus movimientos mediante cámaras inteligentes por toda la ciudad.

Cada residente tendrá que registrar los datos de su coche en el ayuntamiento, que controlará luego cuántas veces sale de su distrito mediante cámaras de reconocimiento de matrículas.

Al final, estos planes agresivamente sobregestionados significan más papeleo, más seguimiento, más puestos de trabajo para los burócratas y más pases gratis para los «amigos» del Gran Gobierno.

Cuantas más normas haya, más corrupto será el sistema. Por ejemplo, algunas manzanas de la ciudad se incluyen en la lista de favorecidas con 100 pases, mientras otras sólo tienen 25, con lo que aumenta el valor de la propiedad de las direcciones del círculo íntimo. Además, en próximos años, los promotores inmobiliarios «enterados» y que figuren en la lista de favoritos de ciertos concejales pueden organizar la recalificación el día adecuado (el siguiente a la compra de la propiedad) y voilá: una buena plusvalía para ellos.

«Reconectar Oxford» quiere acabar con estos atascos artificiales

traffic filter

Los concejales llevaron a cabo un importante proceso de consulta, pero al parecer conocían el resultado. Esto dice mucho de la actitud de uno de los concejales, que dijo que se iba a seguir adelante, le gustara o no a la gente.

Los controles de tráfico dividirán la ciudad en seis barrios de «15 minutos», según el concejal de carreteras

Oxford Mail, 24 de octubre:

Los cortes de VÍAS que impiden a la mayoría de automovilistas atravesar el centro de Oxford dividirán la ciudad en seis barrios de «15 minutos», según un jefe de tráfico del ayuntamiento.

Y ha insistido en que el controvertido plan seguirá adelante tanto si a la gente le gusta como si no.

Las empresas de Oxford no están entusiasmadas:

El hostelero Jeremy Mogford, propietario del Old Bank Hotel, en High Street, y del Old Parsonage Hotel and Gees, ambos en Banbury Road, calificó el plan de desastroso para los negocios.

Según declaró al Oxford Mail: «Lo que tenemos es gente tomando decisiones que no vive en el centro de la ciudad ni pasa mucho tiempo en ella».

«El Concejo ha adoptado la postura de que el cambio climático es real»

El escéptico y meteorólogo de largo alcance Piers Corbyn habló con el concejo para advertirles:

[Piers Corbyn dijo:] «El punto es que la base de estos documentos son falsos, el cambio climático generado por el hombre no existe, y si no me creen, miren al cielo. Deberían celebrar una reunión especial para discutir si el cambio climático provocado por el hombre existe o no».

En respuesta a las afirmaciones del Sr. Corbyn, el concejal Andrew, miembro del gabinete del concejo para la gestión de carreteras, contestó:

«El Sr. Corbyn dijo que el cambio climático no es real, este concejo ha adoptado formalmente la posición de que el cambio climático es real.

Señor Corbyn, usted se equivoca, nosotros tenemos razón».

Bueno, eso es todo pues. Los ayuntamientos controlan el clima. Si esto no tuviera nada que ver con el cambio climático podrían haber dicho «ya veremos» y despedirlo de todos modos. Pero tienen que creer…

El concejo de Oxfordshire ya enfureció a los comercios locales a principios de año con el cierre de carreteras y las medidas de moderación del tráfico, que han reducido considerablemente la afluencia. Los conductores destruyeron 20 bolardos en menos de tres semanas, y el propietario de una cafetería, frustrado, colocó una valla publicitaria gigante como protesta: «adiós a la democracia». Ni a los ciclistas les gustan las medidas de ralentización del tráfico, argumentando que sus desplazamientos por carretera son más peligrosos. Al menos hay un grupo de protesta en Oxford que parece tener cierto éxito en detener los cierres de carreteras.

Entonces, ¿quién quiere los controles de tráfico? La Universidad de Oxford y las compañías de autobuses, y el ayuntamiento, que espera ganar 1,1 millón de libras multando a los conductores infractores.

De la página de consulta del Ayuntamiento de Oxford vemos que el plan es reducir los viajes que vosotros pensáis que son necesarios, pero los concejales no.

¿Por qué estamos introduciendo controles de tráfico de prueba?

En todo nuestro condado, queremos reducir los desplazamientos innecesarios en vehículos privados y hacer que los desplazamientos a pie, en bicicleta, en transporte público y compartido sean la primera opción natural.

Esto nos ayudará a ofrecer un sistema de transporte asequible, sostenible e inclusivo que permita al condado prosperar al tiempo que protege el medioambiente y hace de Oxfordshire un lugar mejor para vivir para todos los residentes.

Y se trata de «proteger el medioambiente» rastreándoos y dificultando vuestros movimientos.

Canterbury planea algo espeluznantemente parecido: dividir la ciudad en cinco distritos diferentes y que los conductores no puedan cruzar de una zona a otra sin ser multados. El antiguo sistema de cuadrículas de las ciudades permitía acortar distancias y ofrecer más opciones. El nuevo sistema sólo ofrece más obstáculos y menos libertad.

h/t David Maddison, John Connor II y Tonyb

ACTUALIZADO: la publicación ha sido reeditada para aclarar exactamente lo que está ocurriendo en Oxford, y para precisar el vínculo entre el plan de «ciudades de los 15 minutos» y el cambio climático y los confinamientos pandémicos, gracias a los comentarios de Tonyb.