Big Pharma muestra signos de colapso ya que la masa crítica de la población ya no confía en la estada de vacunas

Fuente: https://www.naturalnews.com/2022-12-27-big-pharma-collapse-population-distrusts-vaccine-scam.html

Traducción y corrección de la traducción: El Blog de Skiper

A pesar de lo trágico que fue y sigue siendo, la farsa de la «vacunación» codiciosa ha llevado a muchos de los antiguos defensores de la vacuna a dudar de la intervención médica. De repente, ya no es marginal cuestionar la seguridad y la eficacia de cualquier vacuna, ya que son el único producto existente en el que los fabricantes no pueden ser considerados responsables por lesiones o muerte.

Si las inyecciones de medicamentos son realmente tan sorprendentes como afirma la industria de las vacunas, ¿Por qué se les otorga a los fabricantes esta protección de responsabilidad especial?. Claramente, Big Pharma no tiene tanta confianza en su afirmación de seguridad y eficacia como sus miembros quieren que todos lo estemos.

La creciente montaña de evidencia que muestra que las inyecciones de Covid están matando a la gente ahora hace que muchos se hagan la pregunta: ¿otras vacunas están haciendo lo mismo?.

“He sido testigo directo de lesiones por vacunas que ocurren a mi alrededor desde la infancia y he dedicado más tiempo del que puedo contar para comprender este problema, además de tratar de entender dónde encajo dentro de esta trágica mitología que ha atrapado a nuestra especie durante más de un siglo”. escribe “A Midwestern Doctor” (AMD) en su boletín El lado olvidado de la medicina.

“A partir de esta introspección, finalmente llegué a la conclusión de que la cultura aún no estaba lista para aceptar los daños de la vacunación y que era mejor para mí dedicarme a enfocarme en un área crítica diferente, que creía que estaba mejor equipada para abordar…”

Esa área crítica diferente incluye abordar las campañas que se han utilizado a lo largo de los años para promover las inyecciones de vacunas. Todo, desde la viruela hasta la poliomielitis y el sarampión, y ahora el Covid, implicó el uso del miedo para asustar a las personas y que les pinchasen.
Específicamente el caso con la viruela, finalmente fracasó a pesar de toda la publicidad agresiva, pero el daño ya estaba hecho. De repente, las inyecciones de vacunas, cargadas de toxinas como el mercurio y el aluminio, se convirtieron en un estándar de la medicina.

“Desde entonces, han aparecido otras vacunas problemáticas (pero no tan peligrosas)”, escribe AMD. “Aunque también ha surgido una protesta pública significativa contra su uso, nunca ha sido suficiente para replicar el éxito que pudieron lograr quienes lucharon contra las primeras vacunas contra la viruela”.

“Según mi propio análisis de este problema, creo que una de las mayores debilidades de las grandes empresas es que nuestro modelo económico actual hace que la codicia sea casi imparable y, como resultado, las industrias depredadoras eventualmente irán demasiado lejos y causarán una falla crítica para la industria, por ejemplo, una revuelta pública generalizada contra su producto.”

“Este es en gran medida el caso de la industria farmacéutica, ya que las vacunas representan una de las mejores áreas de crecimiento en la medicina (debido a la corrupción dentro de nuestro sistema, se puede fabricar una vacuna para casi cualquier cosa, absuelta de responsabilidad y exigida a la población).”

Las personas tienen más miedo a las lesiones causadas por las vacunas que a las enfermedades que supuestamente previenen las vacunas
La gran vacuna saltó al tiburón con vacunas Covid. Empujó demasiado, demasiado fuerte, incluso cuando se estaba volviendo innegablemente obvio que algo andaba muy mal con estas vacunas. Causan más efectos secundarios que casi todas las demás vacunas combinadas y, lo peor de todo, ni siquiera previenen el Covid como se afirma.

El hecho de que también fueran obligatorias levantó serias señales de alerta incluso para los fanáticos más acérrimos a favor de las vacunas que comenzaron a preguntarse: ¿por qué el gobierno tiene que recurrir a la tiranía y la opresión para obligar a las personas a tomar un fármaco experimental que podría matarlos?.

“Al mismo tiempo, muchas personas a las que recientemente se les puso la elección de tomar la píldora roja están fuera de sí porque gran parte del público no puede ver lo que está pasando, mientras que mis colegas y yo estamos profundamente agradecidos de que este tema finalmente haya dejado de ser un punto de vista político marginal y haya pasado a ser una posición política dominante, algo que, que yo sepa, no ha sucedido desde la debacle de la viruela hace un siglo”, escribe AMD.

Rasmussen una empresa encuestadora realizó recientemente una encuesta que muestra que la aceptación pública de las vacunas está disminuyendo. Cada vez más personas se muestran escépticas no solo de la vacuna contra el Covid, sino también de otras vacunas que pueden recordar haber lastimado a sí mismos, a un miembro de la familia o a un amigo. De repente, esas extrañas enfermedades que surgieron de la nada se vinculan con las inyecciones de vacunas en la mente de las personas, y la estafa Covid ha ayudado mucho a abrir los ojos de las personas.

La izquierda política todavía se inclina a favor de las vacunas en mucha mayor medida que la derecha política. Y aquellos que fueron pinchados por Covid temprano, es decir, los primeros en adoptar que se enamoraron del anzuelo, la línea y la plomada estafadores, aún afirman abrumadoramente que apoyan los pinchazos, lo cual es de esperar, aunque no sea por otra razón que el simple orgullo.

Pero hay un amplio término medio de personas, a muchas de las cuales se les dijo que tenían que recibir un pinchazo para seguir yendo a la escuela o trabajando, que ahora están completamente desanimadas ante la idea de recibir un pinchazo por cualquier cosa. Y es este grupo demográfico en crecimiento el que podría inclinar la balanza en contra de la industria de las vacunas a medida que pasan los años.

La publicación continua de datos que muestran que las lesiones por vacunas están fuera de serie desde que se introdujeron las inyecciones de Covid tampoco le está haciendo ningún favor a la Big Pharma. La gente está cada vez más asustada de sufrir lesiones por vacunas que de «contagiarse de Covid», que es algo que la industria de las vacunas trató desesperadamente de evitar que sucediera.

“Según los datos de las encuestas de Rasmussen, que creo que he demostrado que han sido confirmados por múltiples fuentes, debería quedar claro que una gran parte de los estadounidenses han perdido la fe en numerosas instituciones en las que antes habían confiado durante toda su vida”, concluye AMD.