Consejos para reducir el riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal

Por Natural News

Los expertos y profesionales de la salud recomiendan los siguientes consejos para reducir el riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Sigue una dieta saludable

Un estudio publicado en la revista Acta Biomedica estableció el papel de la dieta y la suplementación con probióticos para restablecer el equilibrio de la microbiota intestinal y mejorar los síntomas de la EII. 

Teniendo en cuenta la composición genética individual, los investigadores recomiendan dietas ricas en alimentos que mantengan una microbiota intestinal saludable y prevengan la disbiosis (el desequilibrio de las especies microbianas o la diversidad dentro del microbioma intestinal), que se ha relacionado con la patogenia de la EII.

Asegúrate de que tu dieta sea rica en frutas, verduras, aceite de pescado, cereales integrales y aceite de oliva, que aportan nutrientes, como vitamina D, ácidos grasos esenciales, minerales y fibras. 

Mejorar la calidad del sueño

Los problemas del sueño son comunes en la EII , lo que reduce la calidad de vida y la capacidad de lidiar con el dolor, la fatiga y otros síntomas, según Crohn’s and Colitis Canada . Los problemas del sueño también pueden empeorar la EII al afectar el sistema inmunológico del paciente.

Estos son algunos consejos para mejorar la calidad del sueño :

  • No intente obligarse a dormir, ya que esto puede empeorar el insomnio.
  • Realice actividades relajantes (meditación, yoga) al menos una hora antes de acostarse.
  • Trate de acostarse y despertarse a la misma hora cada noche.
  • No tome siestas durante el día.
  • Practica ejercicio físico a diario.
  • Evite la cafeína antes de acostarse.
  • Evite trabajar o mirar televisión en la cama.
  • Mantén tu habitación a oscuras por la noche.
  • Mantenga un diario de sueño para ver si hay tendencias o patrones en su sueño.
  • Considera ver a un especialista del sueño.

Manejar el estrés

Un estudio comparativo publicado en la revista Digestive Diseases and Sciences ha demostrado el papel beneficioso del ejercicio regular en pacientes con EII que tienen mayores niveles de estrés diario y una peor calidad de vida, incluidos aquellos pacientes que padecen otras enfermedades crónicas en comparación con la población general .

Hacer ejercicio regularmente

Los hallazgos de un estudio publicado en la revista BioMed Research International apuntan al importante papel del ejercicio en el tratamiento complementario de la EII.

Los investigadores dijeron: «El hecho de que la selección de una dosis adecuada de ejercicio pudiera aliviar los síntomas de la colitis , reducir la inflamación del colon y contrarrestar los efectos adversos asociados con la terapia farmacológica (p. ej., ácido 5-aminosalicílico) parecía ser de interés clave para convencer profesionales médicos a adoptar la estrategia de estilo de vida como una terapia adjunta en su tratamiento de la EII”.

Un estudio publicado en la revista Gastroenterology Nursing proporcionó pautas de ejercicio específicas para pacientes con EII . Los investigadores recomiendan una actividad aeróbica de 20 a 60 minutos, de dos a cinco días por semana, acompañada de ejercicios de resistencia al menos dos veces por semana.

Investigaciones recientes sugieren que los efectos beneficiosos del ejercicio regular pueden deberse en parte a los efectos antiinflamatorios de las mioquinas liberadas debido a las contracciones del músculo esquelético.

Mantente hidratado

Mantenerse hidratado apoya la función digestiva saludable. La deshidratación puede provocar problemas digestivos, como estreñimiento y acidez estomacal excesiva.

Mantenerse hidratado tomando suficiente agua todos los días es importante para las personas con colitis ulcerosa, una afección de EII , porque pueden perder muchos líquidos a través de la diarrea frecuente.

Varios estudios revisados ​​en un artículo publicado en la revista Annals of Gastroenterology sugirieron que las deficiencias de electrolitos en pacientes con colitis ulcerosa pueden incluso poner en peligro la vida. El artículo proporcionó algunas sugerencias dietéticas para garantizar que los electrolitos se incluyan en el menú diario de los pacientes:

  • Espolvorea un poco de sal con moderación en los alimentos y bebe caldo de huesos para obtener sodio.
  • Coma alimentos ricos en potasio, como aguacates, plátanos, agua de coco, toronjas, melones y papas.
  • Incluya más cloruro en su dieta agregando centeno, algas y tomates, según lo tolere. Un poco de sal también ayuda a aportar cloruro.
  • Las mejores fuentes de fósforo para los pacientes con EII son los granos antiguos, como el amaranto y las lentejas germinadas mezcladas, las vísceras y las aves.
  • Los alimentos ricos en magnesio que se deben incluir en la dieta son las verduras de hoja verde (espinacas), las verduras crucíferas (brócoli), los cereales integrales, las legumbres, las semillas y los frutos secos, según se toleren. La suplementación oral de magnesio hasta 700 mg/día puede estar indicada bajo la supervisión de un profesional médico.

EII y enfermedad celíaca

La investigación encuentra que la EII y la enfermedad celíaca están relacionadas , lo que significa que alguien que vive con una de estas afecciones tiene mayores probabilidades de tener la otra. Los expertos dicen que esto es importante porque no diagnosticar una u otra condición en los pacientes podría comprometer la respuesta adecuada a los tratamientos disponibles.

La Celiac Disease Foundation estima que la enfermedad celíaca (una enfermedad autoinmune grave que ocurre en personas genéticamente predispuestas donde la ingestión de gluten provoca daños en el intestino delgado) afecta a «1 de cada 100 personas en todo el mundo, pero solo alrededor del 30 por ciento son diagnosticadas correctamente».

Un estudio publicado en línea en The American Journal of Gastroenterology encontró que después del primer año posterior al diagnóstico, los pacientes con enfermedad celíaca tenían un riesgo casi cuatro veces mayor de EII y los pacientes con EII tenían un riesgo cinco veces mayor de enfermedad celíaca.

“El riesgo de EII en la enfermedad celíaca (y viceversa) mostró un claro aumento incluso 10 años después del primer diagnóstico”, escribieron los autores. “Durante 20 años de seguimiento, el 2,5 % de los pacientes con enfermedad celíaca desarrollaron EII y el 1,3 % de los pacientes con EII desarrollaron enfermedad celíaca”.

Las fuentes incluyen:

NCBI.NLM.NIH.gov

CrohnsAndColitis.ca

hindawi.com

ResearchGate.net

CDC.gov

IBDNewsToday.com

Celiac.org

Medscape.com

Brighteon.com