Search
jueves 4 junio 2020
  • :
  • :

Pomos de puertas de 300 millones de años encontrados en carbón

Hay una serie de artefactos, encontrados en diversas partes del mundo, que van en contra de los paradigmas actuales, en lo que respecta a la cronología del hombre.

Las vasijas de hierro, los jarrones de zinc, martillos, e incluso las huellas de antiguas ruedas de carro, son sólo unos pocos artefactos que en el pasado se han encontrado en numerosos depositos de carbón -y que han sido encontrados por personas en puestos de responsabilidad, que a menudo dan testimonio no sólo de su legitimidad, sino que a menudo van acompañados por el trozo de carbón en el que se encontraron- y que todavía poseen la intrigante huella en su superficie, lo que innegablemente respalda los testimonios de estas personas, y demuestra su autenticidad más allá de toda duda.

Al igual que la vasija de hierro y el bloque de carbón que la acompañaba, que era su tumba, la datación por carbono ha indicado que la vasija tiene una asombrosa antigüedad de 300 millones de años.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y la minería del carbón, junto con muchas otras actividades mineras, se vuelve más rápida y avanzada por naturaleza, es simplemente cuestión de tiempo que se encuentren también artefactos aún más misteriosos e inexplicables.

Lamentablemente, debido a la naturaleza controvertida de estos artefactos, es muy probable que algunos de ellos hayan sido desestimados o activamente destruidos antes de lograr una amplia aclamación.

Sin embargo, afortunadamente, el siguiente artefacto de interés, al igual que muchos otros que hemos cubierto anteriormente, no sólo puede considerarse como otra prueba irrefutable, que indica que ha habido una serie de fases avanzadas en la civilización humana, sino que, una vez más, esta línea de tiempo podría, en toda posibilidad, remontarse a unos sorprendentes 300 millones de años.

Fechados en la misma época que otros artefactos, que hemos cubierto en el pasado, un grupo de picaportes de latón fueron abandonados una vez, encontrando finalmente su camino en una veta de carbón, que ha sido fechada como una geología de 300 millones de años de antigüedad. Encontrados todavía encerrados en estos antiguos estratos, estos sorprendentes artefactos son innegablemente de una edad increíble.

Desafortunadamente, y de manera bastante predecible, no se ha hecho mucho con respecto a la investigación principal de dichos artefactos y su ubicación actual, si es que aún existe, no está clara, pero afortunadamente antes de su desaparición, se tomaron pruebas fotográficas.

Posteriormente nos permitió añadirlo al volumen de investigación y artefactos que no sólo apoyan nuestra postura de una civilización perdida, sino que sitúan las actividades humanas a unos impresionantes 300 millones de años atrás en la historia de la Tierra.

Fuente: ufosightingshotspot

Visto en: Conspiraciones 1040

 

 

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario