Search
sábado 15 agosto 2020
  • :
  • :

Un investigador enviará una advertencia a 1935 sobre las peores catástrofes de la historia

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Si eres de los que les gusta el tema de los viajes en el tiempo y universos paralelos, “Dark” es tu serie. Estrenada en 2017 en la plataforma de películas y series en streaming Netflix, se centra en bucle infinito entre los periodos de tiempo y como el pasado, presente y futuro están conectados e influyen entre sí.

Pero el 27 de junio de 2020, “Dark” llegó a su fin. ¡Atención, spoiler! Los episodios finales revelaron cómo el ciclo devastador de eventos, que se desarrolló durante tres temporadas, junta mundos paralelos, agujeros de gusano y paradojas.

Comenzando con el primer episodio, “Dark” es sin duda una obra maestra de la ciencia ficción, con complejos giros argumentales e infinitas tramas. Sin embargo, como finalmente aprendemos en la temporada final, hay tres mundos separados. 

Y todo se centra en un mundo de origen, en el que H. G. Tannhaus, el científico que escribió el libro Eine Reise durch die Zeit (en alemán: Un viaje a través del tiempo), creó un dispositivo para viajar en el tiempo en un intento de salvar a su hijo, nuera y nieta. Pero la creación de ese dispositivo creó un conjunto corrupto de mundos gemelos: el mundo de Martha y el mundo de Jonas, que a su vez crea las personas Adam y Eva, que son Jonas y Martha de mayores.

Lo que está claro es que “Dark” se ha convertido en todo un inesperado fenómeno social a nivel mundial, que hace que te cuestiones tu propia existencia. Pero la principal pregunta es: ¿Se puede viajar a través del tiempo? ¿Podemos cambiar nuestro pasado? Y si así fuera, ¿crearíamos otras realidades o mundos paralelos? Los científicos llevan años intentando descifrar el misterio del tiempo y los universos paralelos, pero sin éxito, pero ahora todo podría cambiar, para bien o para mal.

“Swansong”

Durante aproximadamente una década, Joe Davis ha estado intentando enviar un mensaje al espacio. Sin embargo, este mensaje no está destinado a ser recibido por civilizaciones extraterrestres inteligentes. Según la revista Mic, y a ha enviado dos señales al espacio. Pero espera que este comunicado llegue a los humanos. Más concretamente a la Tierra, al año 1935.

Davis ha creado lo que él llama “Swansong”, una transmisión simple de código Morse de una hora que enumera numerosas pandemias, desastres naturales, genocidios y otras tragedias que los humanos no pudieron evitar o prevenir entre 1935 y 2011. 

La idea es enviarlo a Cygnus X-1, un agujero negro a más de 6.000 años luz de la Tierra, con el fin de disparar la señal desde su borde que distorsiona el tiempo, hacia el pasado y hacia nosotros. Si la comunicación funciona, podría ser utilizado para cambiar “la rueda del tiempo”.

Davis no es un científico como tal, pero está muy relacionado con el mundo de la ciencia. Obtuvo una licenciatura en artes creativas en 1973 en el ya desaparecido Mount Angel College en Oregón, EE.UU. Pero la falta de títulos científicos no refleja sus capacidades intelectuales. 

Como estudiante universitario a principios de los años 70, le otorgaron un permiso del reconocido centro de innovación Bell Laboratories para usar sus equipos láser para tallar acrílico, vidrio y plástico, publicando sus técnicas en una revista científica. También ha trabajado para la NASA, el Centro de Estudios Visuales Avanzados del MIT, o el SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre).

En los últimos años, parte de su trabajo está destinado a estimular la creatividad de los científicos, inspirándolos a pensar sobre temas de nuevas maneras, obligándolos a desarrollar herramientas y técnicas que pueden usar para diferentes usos en un futuro.

¿Cómo surgió la idea?

A fines de 2009, un escritor científico le sugirió a Davis por qué no intentaba usar un agujero negro para enviar un mensaje sobre humanos a humanos en el pasado. Entonces, localizó un aparente un agujero negro de Kerr en la constelación de Cygnus y descubrió que podía enviar una señal de radio del código Morse con un equipo lo suficientemente potente. Al darse cuenta de que la primera vez que los humanos podrían recibir un mensaje de radar fue en 1935, construyó el proyecto en torno a esa línea de tiempo.

El mensaje se abre con un SOS, presentando a Davis y explicando porque se está comunicando a través de un agujero negro de Kerr en Cygnus desde el futuro. Luego, detalla las fechas y las muertes causadas por el Holocausto, la pandemia del VIH/SIDA, el terremoto de Japón de 2011 y el posterior desastre nuclear de Fukushima I.

Por desgracia los científicos señalan que, incluso si el agujero negro de Kerr es realmente una máquina del tiempo funcional, las posibilidades de que una señal llegue a un correcto destino son escasas, e incluso si una señal se recuperara, probablemente sería demasiado débil para poder leerla. Davis reconoce que es una posibilidad de que su proyecto no tenga éxito, además de enfrentarse a problemas más mundanos como la financiación.

“Estoy decidido a que el mensaje eventualmente se transmita”, insiste Davis.

Sin embargo, existe otro problema. Davis cree que, si se recibiera tal mensaje, probablemente no se lo creerían, debido a la tendencia de la humanidad a ignorar verdades incómodas como absurdas o mal informadas hasta que sea demasiado tarde. Incluso así, para el investigador su proyecto es una obligación como ser humano, intentar evitar catástrofes del pasado.

“Reconocemos que, como el universo que nos rodea, somos de naturaleza violenta y pacífica”, explica Davis. “Es precisamente a partir de este reconocimiento que derivamos nuestra humanidad. No sirve de nada disculparse por las atrocidades del pasado. En cambio, estamos impulsados ​​a evolucionar hacia seres más conscientes capaces de cumplir las promesas y aspiraciones que también subyacen en la historia de nuestra experiencia. Ojalá pudiéramos cambiar el pasado.”

Pero en lo que no ha pesado Davis es que tal vez su mensaje si llegó a 1935. Puede ser que aquellos que recibieron la advertencia la han utilizado para beneficiarse y controlar los mercados financieros, o también puede ser que al enviar dicho mensaje por el agujero negro de Kerr se creara otra realidad paralela de nuestra existencia, un universo paralelo donde estemos unidos por un ciclo infinito. Lo cierto es que, tal como hemos podido comprobar en este 2020, todo es posible.

¿Crees que el mensaje de Davis fue recibido en 1935? ¿Estamos viviendo en una línea temporal diferente a la que nos correspondería?

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario