Search
martes 24 noviembre 2020
  • :
  • :

Varios radiotelescopios reciben una misteriosa señal procedente de nuestra galaxia

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Las ráfagas rápidas de radio (FRB) se identificaron por primera vez hace en 2007. Estas señales de radio del espacio profundo explotan con una energía sin precedentes durante unos pocos milisegundos y luego aparentemente mueren. Los científicos parecen no poder identificar una fuente natural para el fenómeno y se han detectado múltiples en el cosmos.

Sin embargo, a principios de este año, se descubrió una FRB que parecía estar transmitiendo señales en un patrón repetitivo de 16 días. Esta señal, que se origina en una galaxia que está a 500 millones de años luz de distancia, envía ráfagas durante cuatro días antes de calmarse durante 12. El ciclo luego se repite. Curiosamente, el pasado mes de junio se descubrió otra FRB repetida en una galaxia enana a tres mil millones de años luz de distancia.

Esta era la segunda FRB repetida descubierto y parecía ser un hallazgo extraño considerando que la FRB del ciclo de 16 días se encontró solo unos meses antes. La segundo FRB envía ráfagas durante un período de 90 días y luego se silencia durante 67 días. Luego, el ciclo se repite. Ha habido algunas teorías sobre el origen de las FRB, como que son señales de origen extraterrestre o tal vez la energía de naves espaciales.

Abraham Loeb, científico de Harvard, cree que una civilización podría generar un poderoso rayo de luz para propulsar cargas con una vela y podríamos observar la fuga de esa radiación fuera de los límites de la vela. Pero algo está ocurriendo en el espacio, ya de nuevo los científicos han vuelto a recibir una FRB.

Otra FRB de la Vía Láctea

Magnetar SGR 1935+2154, ubicado en nuestra Vía Láctea, ha vuelto a emitir ráfagas rápidas de radio, según informa The Astronomer’s Telegram, el sitio web dedicado a nuevas observaciones astronómicas.

El 8 de octubre, el radiotelescopio CHIME, ubicado en Canadá, captó al magnetar emitiendo ráfagas rápidas de radio de tres milisegundos y al día siguiente el telescopio FAST, ubicado en China, detectó pulsos de radio provenientes del SGR 1935 + 2154. Los científicos dicen que los hallazgos, que pueden definitivamente resolver el misterio de las FRB, ahora están siendo examinadas por investigadores.

“Es realmente emocionante volver a ver SGR 1935 + 2154, y soy optimista de que a medida que estudiemos estas ráfagas con más detenimiento, nos ayudará a comprender mejor la posible relación entre magnetares y ráfagas de radio rápidas”, dijo la astrónoma Deborah Good de la Universidad de Columbia Británica en Canadá, y miembro de CHIME/FRB, dijo a la revista científica ScienceAlert.

Hasta hace poco, las ráfagas rápidas de radio solo se habían detectado anteriormente fuera de nuestra galaxia, con fuentes ubicadas a millones de años luz de distancia de la Tierra. En abril, un grupo de científicos internacionales descubrió FRB provenientes de una fuente en la Vía Láctea: Magnetar SGR 1935+2154.

Los científicos nunca habían visto a un magnetar emitir ráfagas rápidas de radio y ninguna fuente conocida fue captada enviando FRB nuevamente. Según Deborah Good, las ráfagas recién detectadas son menos poderosas que las detectadas en abril, pero siguen siendo increíblemente fuertes.

“Aunque menos brillantes que la detección de principios de este año, siguen siendo ráfagas muy brillantes que veríamos si fueran extragalácticas”, continúa explicando la profesora Good. “Uno de los aspectos más interesantes de esta detección es que nuestras tres ráfagas parecen haber ocurrido dentro de un período de rotación. Se sabe que el magnetar gira una vez cada 3,24 segundos, pero nuestra primera y segunda ráfagas estaban separadas por 0,954 segundos, y la segunda y la tercera estaban separadas por 1,949 segundos. Eso es un poco inusual, y creo que es algo que veremos.”

Una magnetar es un tipo de estrella de neutrones (una estrella gigante que se queda sin combustible y colapsa) que tiene un campo magnético extremadamente poderoso. Según la NASA, el campo magnético de una magnetar es mil billones de veces más fuerte que el de la Tierra y calienta la superficie de la estrella a 18 millones de grados Fahrenheit. Actualmente hay 24 magnetares confirmados y 6 cuerpos celestes en espera de confirmación.

Los científicos han estado intentando comprender el fenómeno de los FRB desde 2007, cuando se detectaron por primera vez. Los investigadores aún no están seguros del origen y la causa de estas ondas de radio, con teorías que van desde agujeros negros y magnetares hasta señales de civilizaciones extraterrestres.

Pero algo está ocurriendo en este 2020, y nada tiene que ver con la pandemia de coronavirus. Estamos recibiendo señales procedentes de la Vía Láctea y son cada vez más potentes y frecuentes.

Ya no se trata de un fenómeno espacial inusual, y todo parece indicar que nada tiene que ver con explosiones de estrellas ni nada parecido.

Investigadores independientes han sugerido una interesante posibilidad, que debido a que antes las FRB solían proceder más allá de nuestra galaxia y ahora están cada vez más cerca podría indicar la llegada de naves extraterrestres a nuestro planeta, o tal vez que se traten de mensajes de advertencia sobre algún peligro inminente. Como siempre decimos, en este 2020 todo es posible.

¿Qué opinas sobre las nuevas ráfagas rápidas de radio? ¿Un fenómeno natural espacial? ¿Señales extraterrestres? ¿O la inminente llegada de naves de otros mundos?

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario