Search
jueves 5 agosto 2021
  • :
  • :




Ultimas actualizaciones

Un nuevo estudio confirma que estamos a las puertas del fin de nuestra civilización

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Estamos dentro de un supermercado, pocos días después del inicio de una grave crisis. Las personas están desesperadas por comprar artículos esenciales, los productos básicos están desapareciendo de los estantes, los cajeros no aceptan tarjetas de crédito y únicamente es posible pagar con dinero en efectivo. Con el caos que evoluciona minuto a minuto, es cuestión de tiempo que la situación sea incontrolable.

¿Te suena familiar? El escenario anteriormente descrito corresponde al primer episodio de “L’Effondrement (El colapso)”, una serie emitida en 2019, unas semanas antes de que la pandemia de Covid-19 se extendiera por todo el mundo, y unos meses antes de que todo el mundo entrara en un confinamiento real, con gente corriendo a los supermercados, productos que desaparecen de los estantes, miedo y paranoia que llevaron a la gente a mostrar comportamientos extremos, etc.

La serie francesa se ganó por derecho el convertirse en la mejor del año al representar de manera cruel y visionaria el colapso de nuestra civilización. Sin embargo, la realidad supera a la ficción y dentro de pocos años seremos los protagonistas de “El colapso” en la vida real.

Predicción cumplida

En 1972, los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) predijeron que la sed de crecimiento económico junto con el total desprecio de la humanidad por el medio ambiente y la sociedad causaría un colapso social masivo a mediados del siglo XXI.

Y ahora, un nuevo estudio confirma la predicción. Gaya Herrington, director de Análisis de Sistema Dinámico y Sostenibilidad de la multinacional KPMG, ha estado trabajando para refutar las afirmaciones mencionadas anteriormente hechas por investigadores del MIT en 1972.

Herrington enfatizó en 10 variables como la producción industrial, la contaminación, la población y descubrió que nuestra mentalidad que enfatiza los negocios resultará en una disminución del crecimiento económico en la próxima década, seguida de un colapso social total para 2040.

Las predicciones del MIT de 1972 

En ese momento, el MIT había hecho su predicción utilizando un programa de informático llamado World1, revisando una línea de tiempo desde el año 1900 hasta el 2060. Estos datos se produjeron en hojas de datos en forma de líneas gráficas. 

El entonces autor del estudio, Jerry Foster del MIT, mostró cómo la población se ha disparado desde el siglo XX hasta el cambio de siglo. Esta línea de crecimiento de la población solo siguió subiendo hasta unos pocos años después del 2000, después de lo cual se desvaneció.

En otro caso, al observar la calidad de vida, el gráfico se disparó rápidamente hasta la década de 1940 y luego bajó hasta el año 2020 cuando vio otro aumento. Sorprendentemente, el modelo también se llama 2020 como un punto de inflexión para nuestra civilización.

Curiosamente, es en 2020 cuando la condición de nuestro planeta es crítica con Foster en 1973 advirtiéndonos que si no hacíamos nada al respecto, la condición del planeta pasará a ser muy muy crítica.

“Alrededor de 2020, la condición del planeta se volverá muy crítica”, explicaron en la cadena de televisión australiana ABC, en referencia al apocalíptico modelo informático. “Si no hacemos nada al respecto, la calidad de vida se reducirá a cero. La contaminación se volverá tan grave que comenzará a matar gente, lo que a su vez causará que la población disminuya, más bajo de lo que era en 1900. En esta etapa, alrededor del 2040 al 2050, la vida civilizada tal como la conocemos en este planeta dejará de existir.”

La perspectiva de Herrington

Herrington usó el mismo modelo, pero lo llamó World3, y analizó 10 variables clave: población, tasas de fertilidad, tasas de mortalidad, producción industrial, servicios, producción de alimentos, bienestar humano, contaminación persistente y recursos no renovables.

Herrington descubrió que los datos más recientes muestran sorprendentes similitudes con los dos escenarios de BAU (negocios como siempre) y CT (tecnología integral). También explica en el estudio (publicado en Yale Journal of Industrial Ecology), que los escenarios de BAU2 y CT muestran una interrupción en el crecimiento dentro de una década más o menos a partir de ahora.

Por tanto, ambos escenarios indican que no es posible continuar con las actividades habituales, es decir, perseguir un crecimiento continuo. 

Incluso cuando se combina con el desarrollo y la adopción tecnológicos sin precedentes, “el negocio como siempre”, como lo modela LtG (el libro del MIT basado en su estudio titulado “Límites del crecimiento”) conduciría inevitablemente a disminuciones en el capital industrial, la producción agrícola y los niveles de bienestar dentro de este siglo, en resumen, el fin de la civilización tal como la conocemos.

¿Hay algo que podamos hacer?

Aunque la simulación de 1972 dice que nuestra sociedad está condenada al colapso en el futuro, Herrington quiere ser optimista y revela que el progreso tecnológico, así como la inversión adicional en servicios públicos, podrían evitar el colapso total del que nada puede salvar a la raza humana, por lo menos en cierto sentido.

Sin embargo, enfatiza que la humanidad tendrá que realizar grandes esfuerzos en la próxima década si necesitamos cambiar esta predicción de colapso social y tener alguna posibilidad de revertir el impacto del crecimiento económico desenfrenado a expensas del medio ambiente y la ecología.

“En este punto, por lo tanto, los datos se alinean más con los escenarios CT y BAU2 que indican una desaceleración y una eventual interrupción del crecimiento dentro de la próxima década, pero World3 deja abierto si la disminución subsiguiente constituirá un colapso”, agregó Herrington. “Aunque el escenario del ‘mundo estabilizado’ sigue menos de cerca, todavía es posible un cambio de trayectoria deliberado provocado por la sociedad que se dirige hacia otro objetivo que el crecimiento. El trabajo de LtG implica que esta ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente.”

Está claro que Herrington quiere mostrarse optimista con la predicción del estudio del MIT, sin embargo todo indica que no hay nada que podamos hacer. Cuando publicamos la noticia de la predicción en 2018, señalamos como un gran evento mencionado por el programa informático ocurriría dentro de dos años. Y en 2020, sufrimos la pandemia de coronavirus. Esto nos demuestra que hay eventos inesperados que no se pueden predecir que podrían provocar el colapso definitivo de nuestra civilización. Por lo que solo nos queda esperar a lo inevitable.

¿Estás preparado para el fin de nuestra civilización?




Deja una respuesta

Deja un comentario