Search
jueves 21 octubre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

El plan de Biden de desplegar equipos federales en la campaña puerta a puerta de la vacuna COVID suscita reacciones negativas

Por Children’s Health Defense

El plan de la administración Biden de intensificar los esfuerzos para que más estadounidenses se vacunen contra el COVID “literalmente llamando de puerta en puerta” ha provocado reacciones.

El presidente Joe Biden anunció sus planes de intensificar los esfuerzos del gobierno federal para conseguir que más estadounidenses se vacunen contra el COVID en el marco de un nuevo programa que incluye “literalmente llamar de puerta en puerta”, como dice Biden.

Hablando desde la Casa Blanca dos días después de que el gobierno federal no alcanzara su objetivo de que el 70% de los adultos se pusieran su primera inyección contra COVID antes del 4 de julio, Biden dijo:

“Así que, por favor, vacúnense ahora. Funciona. Es gratis. Y nunca ha sido más fácil, y nunca ha sido más importante. Hágalo ahora, por usted y por las personas que le importan, por su vecindario y por su país. Suena cursi, pero es algo patriótico”.

Según datos de los CDC, más del 67% de los adultos estadounidenses han recibido al menos una vacuna y más de 157 millones están totalmente vacunados.

En el marco del nuevo programa, Biden dijo que la Casa Blanca desplegará equipos de funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés), la Administración Federal de Gestión de Emergencias y otras agencias federales de salud.

El gobierno de Biden elaboró un mapa de predicciones a nivel de estado, condado y subestado de las tasas de indecisión utilizando los datos de las encuestas federales más recientes.

Biden sugirió que el enfoque único de llamar a las puertas era necesario ahora que “seguimos reduciendo los sitios de vacunación masiva que tanto hicieron en la primavera.”

El programa también hará que la vacuna esté disponible en más entornos sanitarios y proporcionará más ayuda a miles de farmacias, consultorios médicos y otros centros médicos para que puedan distribuir las vacunas, dijo Biden. También se repartirán vacunas en acontecimientos deportivos, eventos de verano y actividades religiosas, añadió.

Biden dijo que la administración “intensificará los esfuerzos para hacer llegar las vacunas a sus médicos de cabecera y a otros médicos que atienden a los más jóvenes para que los adolescentes de 12 a 18 años puedan vacunarse y, al mismo tiempo, ir a las revisiones de vuelta al colegio o prepararse para los exámenes físicos que necesitan para los deportes de otoño”, dijo Biden.

Biden citó la preocupación por la variante Delta COVID, que, según dijo, es más transmisible y ha obligado a algunos países europeos a volver a los confinamientos.

El presidente no mencionó ninguno de los problemas de seguridad señalados anteriormente por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., como coágulos de sangre e inflamación del corazón, asociados a las vacunas.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una sesión informativa celebrada a primera hora del día, dijo que se seguirían haciendo esfuerzos para convencer a los que se resisten a las vacunas, pero descartó cualquier mandato federal por ahora.

La administración se centrará primero en las comunidades con menores tasas de vacunación, dijo Psaki. Las actividades de divulgación puerta a puerta harán llegar la información sobre las vacunas a las personas que aún no las han recibido.

Además de la campaña de información puerta a puerta, Psaki dijo que otras medidas incluirían un “énfasis renovado en hacer llegar las vacunas a más médicos de atención primaria” y aumentar el acceso a ellas de los trabajadores en sus lugares de trabajo.

“No hay que rendirse porque no se haya llegado a todas las personas”, dijo Psaki a los periodistas. “Vamos a seguir aplicando… lo que hemos visto que han sido las mejores prácticas en los últimos meses”.

El plan provoca reacciones negativas

El presidente de “Children’s Health Defense”, Robert F. Kennedy, Jr., criticó el plan, diciendo que “no lograría nada más allá de hacer que los estadounidenses teman y desprecien a su gobierno.”

Dijo Kennedy:

“Es una bifurcación premonitoria en el camino hacia el totalitarismo. Ahora estamos pasando de la fase de propaganda a este programa muy coercitivo en el que los agentes federales se presentan en los hogares estadounidenses con el amenazante mensaje: ‘Sabemos quién es y dónde vive’. Le tenemos en nuestra lista, tenemos su historial médico, queremos que sus vecinos sepan que usted es peligroso. No reconocemos sus derechos de propiedad o privacidad. Debe ponerse nuestro producto farmacéutico experimental no probado. Si quiere acabar con este acoso, debe someterse a una arriesgada intervención médica realizada por una empresa sin escrúpulos y sin responsabilidad, y si muere o sufre una lesión neurológica permanente, ¡mala suerte!”

El anuncio de Biden también provocó reacciones en Twitter.

El senador Rand Paul (republicano de Kentucky) tuiteó:

El fiscal general de Texas se sumó a la iniciativa tuiteando:

Un médico tuiteó:

Casi tres de cada 10 estadounidenses (29%) dicen que no es probable que se vacunen, incluyendo un 20% que dijo que definitivamente no lo hará, según una encuesta del Washington Post-ABC News publicada la semana pasada. El 29% que dijo que es poco probable que se vacune es un aumento con respecto al 24% que dijo lo mismo en abril.




Deja una respuesta

Deja un comentario