Search
miércoles 22 septiembre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Nanoestructuras de 300.000 años en los Montes Urales: ¿Tecnología alien?

Por Ufo Spain

Un equipo de arqueólogos se sorprendió durante una investigación al encontrar extraños objetos microscópicos; una misteriosas nanoestructuras en los Montes Urales, en Rusia.

Montes Urales, en Rusia.

Durante una investigación geológica para la extracción del oro en 1991, un grupo de arqueólogos se encontraba a la orilla de los ríos Balbanyu, Narada y Kozhim, en los Montes Urales. En el proceso, hallaron nanoestructuras. Unos objetos microscópicos sumamente extraños.

Nanoestructuras en los Montes Urales

Debido a las dimensiones diminutas de la estructuras, varios teóricos sugieren que las hizo una civilización avanzada muy antigua.

Esta civilización podría tener, hace aproximadamente 300.000 años, la capacidad de desarrollar nanotecnología.

Se encontraron ejes metálicos, bobinas y espirales que componen la lista de las raras nanopiezas. Estas se encontraron incrustadas en una roca de más 100.000 años.

Esta nanotecnología, además, se catalogó como un Oopart, o un objeto fuera de tiempo. Los científicos coincidieron en que es imposible que dicha tecnología tenga alrededor de 300.000 años de antigüedad.

Para que un objeto sea considerado un Oopart, debe ser único y poco conocido en registros arqueológicos históricos o paleontológicos. Los científicos lo catalogan como algo «anómalo», ya que son hallados cuando y donde no «deberían estar». Por ende, contradice la historia tradicional.

La investigación de la corriente principal respecto a estos objetos es, por lo general, buscar una explicación lógica. Para la arqueología es «imposible afirmar» que existió un grado de tecnología y cultura más avanzada de la conocida por el mundo académico.

Sin embargo, investigadores alternativos están convencidos de la existencia de los antiguos astronautas. O seres extraterrestres que visitaron la Tierra en el pasado.

Las extrañas piezas son las mismas que usan en cohetes y naves espaciales.

Investigación del descubrimiento

En un principio, el estudio lo llevó la Academia Rusa de Ciencias de Syktyvkar. Después de realizar diferentes pruebas a las nanoestructuras, los expertos encontraron extrañas características.

Las piezas de mayor tamaño están hechas de cobre puro, las más pequeñas eran de molibdeno y tungsteno. Estos metales se han usado en la fabricación de misiles y naves espaciales gracias a su resistencia elevada a las altas temperaturas.

La longitud del objeto más pequeño es de tan solo una décima de una pulgada.

Posteriormente, se sometieron a intensas investigaciones en instalaciones de Moscú, San Petersburgo y Helsinki para poder encontrar pistas sobre su origen.

Los científicos concluyeron que estos componentes no fueron producto de la naturaleza, sino que su origen es artificial. En pocas palabras, se construyeron.

Los expertos dijeron que las nanoestructuras eran las piezas de cohetes de la base de lanzamiento de Plesetsk.

Sin embargo, un informe que se realizó en 1966, dejó por fuera dicha posibilidad, ya que el análisis demostró que se encontraron a gran profundidad.

Por si el hallazgo de estos objetos no fuera lo suficientemente misterioso, los Montes Urales siempre han sido objeto de teorías y extraños sucesos.

Uno de los eventos más enigmático que sucedió en la región, fue el incidente del Paso Dyatlov. Un grupo de excursionistas rusos, fueron encontrados muertos en extrañas circunstancias.

Muchas teorías se crearon a partir de suceso, desde OVNIs, experimentos secretos. Incluso hasta de un Yeti o tribus desconocidas.

¿Podrían ser tecnología extraterrestre? De ser así, esta nanoestructuras confirmaría la visita de los antiguos astronautas en el pasado remoto.




Deja una respuesta

Deja un comentario