Search
lunes 18 octubre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Los Mayas construyeron una pirámide hecha de ceniza volcánica para calmar la ira de la Tierra y como una protección contra futuras erupciones volcánicas

Por Extranotix

La enorme pirámide maya en El Salvador fue construida entre 5 y 30 años después de una enorme erupción volcánica hace 1.482 años como una ‘protección contra futuras erupciones’, según un estudio.

La erupción ‘Tierra Blanca Joven’ del 539 d.C. del volcán Ilopango, hoy un lago de cráter, fue la más grande de América Central en los últimos 10,000 años.

Se cree que ha liberado unas 20 millas cúbicas de material volcánico, o ‘tefra’, al aire, cubriendo el área circundante con depósitos de unos 1,6 pies de espesor.

El arqueólogo Akira Ichikawa de la Universidad de Colorado Boulder estudió la pirámide de Campana en San Andrés, en el valle de Zapotitán, a 40 kilómetros de Ilopango.

Su análisis reveló que la estructura se construyó con tefra de la erupción solo 5 a 30 años después del devastador evento, y se completó en 80 años.

Vídeo con las imágenes: 

El momento sugiere que la pirámide se construyó en respuesta al volcán, que al igual que las montañas, señaló el Dr. Ichikawa, eran sagradas en la cosmovisión mesoamericana.

“Debido a la magnitud catastrófica de la erupción [Tierra Blanca Joven], los estudiosos han considerado que muchos sitios fueron abandonados y tomó mucho tiempo volver a ocupar las áreas afectadas”, explicó el Dr. Ichikawa.

Sin embargo, explicó, el momento y la magnitud de la contracción de la pirámide de Campana indican que la gente regresó rápidamente para ocupar el sitio de San Andrés, transformándolo en el centro de ocupación en el valle circundante.

La estructura de Campana consiste en una forma piramidal, unos 13 metros de altura, construida sobre una plataforma de 7 metros de altura.

La estructura total tenía un volumen de aproximadamente 33,000 metros cúbicos, lo que la convierte en la estructura más grande del valle en el momento de su construcción.

Además de su probable función religiosa, el Dr. Ichikawa cree que la construcción de la pirámide de Campana también puede haber tenido una función social.

El importante esfuerzo de construcción puede haber ayudado a unir a las personas, tanto a los supervivientes del volcán como a los recién llegados a la región.

Junto a esto, el esfuerzo monumental puede haber ayudado a los gobernantes mayas que encargaron la construcción a reforzar su estatus y poder, que bien puede haber sido desafiado por el desastre volcánico precedente.

Esta hipótesis también puede explicar por qué ocurrió una oleada de construcción similar alrededor del 620 d.C. – al despertar de una segunda erupción volcánica de Loma Caldera, a solo 6 kilómetros al norte de San Andrés.

Según el Dr. Ichikawa, la estructura de la Acrópolis más pequeña pero posiblemente más elaborada en San Andrés probablemente se construyó después de la erupción de Loma Caldera.

El cambio ambiental abrupto es uno de los problemas a los que se enfrenta la sociedad moderna ”, comentó el Dr. Ichikawa.

‘Sitios como San Andrés pueden enseñarnos sobre la creatividad humana, la innovación, la adaptación, la resiliencia y la vulnerabilidad ante este tipo de eventos’.

Los hallazgos completos del estudio se publicaron en la revista Antiquity.




Deja una respuesta

Deja un comentario