Search
lunes 24 enero 2022
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

La autopsia de un joven de 26 años confirma la muerte por una miocarditis causada por la vacuna contra el Covid de Pfizer

Por Trikooba News

En una entrevista la madre de Joseph Keating dijo que las únicas señales de advertencia que vio en su hijo antes de fallecer eran fatiga, dolor muscular y aumento del ritmo cardíaco, la autopsia confirmó que murió de una miocarditis causada directamente por la vacuna contra el COVID de Pfizer.

Un hombre de 26 años de Dakota del Sur, Estados Unidos, murió el 12 de noviembre de 2021 de una miocarditis, cuatro días después de haber recibido su dosis de refuerzo de la vacuna COVID de Pfizer, no tenía idea de que estaba experimentando un problema cardíaco raro y según los medios «leve», después de haber recibido la inyección.

Las únicas señales de advertencia de Joseph Keating fueron fatiga, dolor muscular y un aumento del ritmo cardíaco, dijeron los miembros de la familia a The Defender.

En la entrevista el padre, la madre y la hermana de Joseph dijeron que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no han investigado la muerte de Joseph.

Los CDC tampoco se comunicaron con el patólogo que realizó la autopsia, ni solicitaron los documentos que confirmaron que la muerte de Joseph fue causada por la vacuna de Pfizer.

Según el informe de la autopsia y el certificado de defunción, Joseph murió a causa de un daño cardíaco severo por “miocarditis en el ventrículo izquierdo debido a la reciente vacuna de refuerzo contra el COVID-19 de Pfizer”.

La madre de Joseph, Cayleen, dijo que su hijo estaba a favor de las vacunas y trabajaba en un entorno en el que «necesitaba vacunarse». Según las tarjetas de vacunación de Joseph, recibió su primera inyección de Pfizer el 26 de marzo de 2021 y la segunda dosis el 16 de abril.

Cayleen dijo que su hijo, que no experimentó ningún evento adverso negativo después de las dos primeras dosis, recibió una tercera dosis de refuerzo el 8 de noviembre de 2021.

“Esto fue un lunes”, dijo Cayleen. “El martes y el miércoles estuvo bien, pero el jueves por la mañana, 72 horas después de la dosis de refuerzo, llamó y dijo que tenía dolor de garganta”.

Cayleen le preparó a su hijo sidra de manzana caliente y él tomó pastillas para la garganta y se fue a trabajar, pero a las dos horas él la llamó para que lo recogiera porque estaba tan fatigado que no podía trabajar.

Cuando Cayleen le preguntó qué le pasaba, Joseph le dijo que tenía dolor muscular, agotamiento y dolor de garganta.

“Cuando buscamos en Google, ‘¿cuáles son sus reacciones al recibir la vacuna de Pfizer?’, muchos de los resultados dicen que las personas lidian con fatiga, dolor muscular y todo, por lo que ambos simplemente lo descartamos como reacciones a la vacuna y que no era gran cosa”

 Cayleen, madre de Joseph Keating.

Según continua contando Cayleen, Joseph durmió hasta el jueves. El viernes por la mañana, le dijo que tendría que volver a llamar al trabajo porque estaba demasiado cansado para ir. Ella lo visitó y le dijo que parecía normal, aparte de la fatiga y el dolor muscular.

“Él realmente no se veía enfermo, simplemente exhausto”, dijo.

Cayleen, una enfermera de cuidados intensivos de 35 años, tomó los signos vitales de su hijo y notó que su temperatura era de 37.8ºC y su frecuencia cardíaca se elevó a 112. Ella pensó que estaba relacionado con la fiebre, por lo que le dio Tylenol.

Más tarde ese mismo día, Joseph le envió un mensaje de texto diciéndole que la fiebre había bajado. A las 4:30 p.m., su oxigenación estaba al 100%, pero su frecuencia cardíaca seguía elevada.

El padre de Joseph, William Keating, comenta que lo visitó alrededor de las 5 pm y cenaron juntos. William se fue a las 6 pm, dos horas más tarde su hijo murió.

La familia sabe cuándo murió Joseph gracias a los datos del Apple Watch que recuperaron de su teléfono. Joseph tenía una aplicación habilitada que medía su frecuencia cardíaca hasta el momento de su muerte.

Cayleen dijo:

“Fue a sentarse en su sillón reclinable y cuando nosotros [la familia] llegamos al día siguiente, pudimos obtener los datos de su Apple Watch que mostraban la hora exacta de su muerte y exactamente cuál era su frecuencia cardíaca en las últimas dos horas.

Mostró que latía a 100 durante todo el día y después de las 6 p. m., cuando se sentaba en el sillón reclinable, su frecuencia cardíaca se redujo a 60, que era baja para Joseph, quien siempre tuvo una frecuencia cardíaca en reposo de 80 y 90 – y luego simplemente se detuvo”.

Joseph Keating Apple Watch Data

Cayleen dijo que cuando encontraron a Joseph a la mañana siguiente, no había señales de que supiera que iba a morir. “El teléfono y el control remoto estaban en su regazo”, dijo su madre.

La familia llamó al 911 y los detectives vinieron para asegurarse de que no fuera una escena del crimen porque “los jóvenes de 26 años no mueren simplemente”, dijo Cayleen.

Cuando los detectives separaron a Cayleen de su esposo para interrogarlos, ella les dijo a los detectives que lo único que sabía era que cuatro días antes su hijo había recibido la vacuna de Pfizer y estaba teniendo reacciones adversas. Cuatro días después estaba muerto.

La autopsia confirma que Joseph murió de miocarditis

Después de la muerte de Joseph, se tuvo que realizar una autopsia para confirmar la causa de la muerte.

“Cuando hicieron los preliminares por primera vez, no pudieron encontrar nada, su corazón parecía normal”, dijo Cayleen. Pero “el patólogo dijo que iba a hacer 22 diapositivas diferentes para ver qué podía encontrar”.

“Sabía que el COVID podría causar MIS-C [síndrome inflamatorio multisistémico], pero nadie me dijo que la vacuna les provocaba miocarditis a las personas”, dijo Cayleen. “Hay una gran diferencia entre el COVID que te da miocarditis y una vacuna que te da miocarditis y en realidad te mata”.

Cayleen dijo:

«Cuando el patólogo examinó los 22 segmentos del corazón de Joseph, mostró que la vacuna se inflamó y atacó todo su corazón. Había tanto dañoen el corazón…. Era una miocarditis multifocal completa, y no solo afectaba una parte de su corazón, sino que atacaba todo el tabique y los ventrículos»

Cayleen habló con varios cardiólogos que se sorprendieron de que su hijo nunca experimentara ningún tipo de dolor en el pecho.

“No me dieron los signos distintivos como padre que lo incitarían a buscar ayuda médica”, dijo Cayleen. “Él no sabía que su corazón estaba acelerado, aleteando o con fibrilación auricular. De lo único que se quejaba era del dolor muscular y la fatiga”.

El médico privado de Joseph llamó a la familia después de recibir los resultados de la autopsia y le dijo a Cayleen que si ella lo hubiera llamado y le hubiera informado sobre los síntomas de Joseph, habría dicho que solo era un efecto secundario de la vacuna.

“Si lo hubiéramos traído el jueves o el viernes, nadie lo habría descubierto”, dijo Cayleen.

La hermana de Joseph, Kaylee, dijo: “Mi hermano sintió que no estaba lo suficientemente mal como para buscar atención médica porque no tenía ningún síntoma, simplemente surgió de la nada”.

“Eso es lo que es tan asombroso que no tenía dolor en el pecho, no sentía que su corazón se aceleraba, no tenía dificultad para respirar”, dijo Cayleen. “Quiero decir que dos horas antes de morir tiene una concentración de oxígeno del 100 por ciento. Simplemente no mostró nada fuera de una frecuencia cardíaca elevada”.

Cayleen dijo que tomó un conjunto completo de signos vitales y que su hijo simplemente no se sintió enfermo. “Cuando estás enfermo, estás en la cama, pero él nunca se sintió así. Simplemente entró en un ritmo que el corazón no podía seguir y murió”.

Cayleen dijo que está agradecida de que se haya realizado una autopsia porque reveló que su hijo murió directamente por la vacuna y que la miocarditis que sufrió fue por la vacuna.

“Es una prueba documentada”, dijo Cayleen. “Murió directamente por el refuerzo de Pfizer”.




Deja una respuesta

Deja un comentario