La extraña historia del astronauta que desapareció en el espacio y reapareció décadas después

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Hay innumerables historias extrañas en Internet, muchos de ellas en los rincones oscuros donde muchos ni siquiera buscan. De vez en cuando, uno se encuentra con una historia increíble que es a la vez completamente extravagante y sorprendente, que parece ser sin duda un guion de una película de ciencia ficción, y este es sin duda una de esas.

John Smith nació en 1941. Hijo de una familia con gran tradición militar, soñaba con ser piloto desde su más tierna infancia. El sueño lo cumplió con bastante facilidad. Después de la escuela, un niño trabajador y decidido llegó a la universidad militar de la Fuerza Aérea de los EE.UU. en 1960 y se graduó con muy buenas calificaciones.

Pronto le llegó la oportunidad de mostrar sus habilidades en combate: el joven piloto fue enviado a Vietnam. No tuvo mucho tiempo, pero recibió la “Medalla por el servicio en Vietnam”. Es cierto que las malas lenguas decían que esta condecoración se otorgaba a cualquiera que hubiera realizado al menos una salida de combate. Pero John Smith tenía planes más ambiciosos. Volando durante diez años más de 9 mil horas, decidió solicitar la admisión al destacamento de astronautas.

Se convirtió en una especie de “limpiador” especial. La esencia de su actividad era limpiar el espacio cercano a la Tierra de muchos fragmentos de cohetes, satélites fuera de servicio y otra basura espacial. Sin duda, lo consideraba todo un orgullo, por no decir que disfrutó de docenas de viajes al espacio.

En el cinturón de radiación

Vale la pena recordar a qué hora ocurrieron los eventos descritos. Después del final del programa lunar Apolo, la administración del presidente Reagan presentó el programa SOI. En un futuro muy cercano, se planeó desplegar en el espacio cercano a la Tierra todo un complejo de vehículos espaciales diseñados para detectar y destruir misiles balísticos y ojivas de un enemigo potencial.

Aparentemente, John Smith y sus colegas, entre otras cosas, se vieron obligados a experimentar medios que podrían usarse para trabajos más serios, incluida la destrucción de satélites espías extranjeros. De todos modos, Smith a finales de octubre de 1973 se embarcó en una nueva misión, dirigida por el Pentágono.

Los primeros tres días el vuelo transcurrió con normalidad, pero luego falló el sistema de maniobra y orientación de la nave espacial. Por lo tanto, la nave y su piloto se encontraban en el área de los cinturones de radiación que, como se sabe, afecta negativamente no solo al cuerpo, sino también a la electrónica. La NASA trató de salvar al astronauta lanzando una misión de rescate. Pero de repente se interrumpió la conexión con Smith.

En medio del caos, nadie prestó atención al hecho de que, junto con las señales de Smith, se escuchó un extraño ruido. Solo entonces los especialistas, analizando los registros realizados, sugirieron que la fuente de estos sonidos estaba en algún lugar cercano a la constelación del Triangulum. La misma radiación, muy activa durante el vuelo de Smith, eventualmente comenzó a debilitarse y luego desapareció por completo.

Después de lo sucedido en el espacio durante unos días, todos los técnicos de la NASA estaban en estado de shock. Rápidamente las autoridades ordenaron estrictamente a todos los trabajadores bajo amenaza de despido inmediato que se olvidaran de la tragedia cósmica que había ocurrido, como si nunca hubiera sucedido. En este caso, el lanzamiento de la nave, pilotada por Smith, se anotó en la documentación simplemente como un fracaso, y el astronauta fue dado de baja como resultado de un accidente durante un vuelo de entrenamiento. El personal de las fuerzas militares y espaciales es una esfera absolutamente secreta, y nadie estaba preocupado de que esta historia pudiera salir a la luz. Podría haberse terminado en esto, si no hubiera habido un giro dramático en los acontecimientos.

La misteriosa resurrección

Un terremoto sacudió a la NASA a finales de 2000. La nave satelital estadounidense perdida fue repentinamente descubierta accidentalmente. ¿Cómo pasó esto? Un astrónomo aficionado de las Islas Fiji registró un cuerpo cósmico desconocido en una órbita de 480 kilómetros de altura y lo informó a la agencia espacial estadounidense. Los especialistas de la agencia enviaron sus radares al área especificada, luego rebuscaron en los archivos y llegaron a la conclusión de que la nave de Smith, una vez desaparecida… resurgió de la inexistencia.

Aunque la nave aún no respondía a las solicitudes de radio, la NASA decidió aprovechar que el objeto descendió a una altura aceptable e intentó sacarlo de la órbita. A principios de 2001, esta operación se llevó a cabo durante el próximo vuelo del transbordador Endeavour. Fijando la carga en el compartimiento de transporte, Endeavour aterrizó de manera segura. Y cuando se descubrió el hallazgo, resultó que Smith todavía estaba en la nave… vivo. Pero sin conciencia, ya que la temperatura en el interior era cercana al cero absoluto.

Cuando la temperatura comenzó a aumentar paulatinamente, uno de los expertos detectó que el astronauta parece estar dando señales de vida. Los expertos en medicina criogénica pidieron ayuda urgentemente. Poco a poco el astronauta logró revivir. Y luego resultó que la persona que regresó a la Tierra no era John Smith. Las primeras sospechas surgieron luego de que médicos de la NASA y especialistas de uno de los principales hospitales militares de EE.UU. comprobaran el estado del paciente con su historial médico. Inmediatamente reveló extrañas diferencias.

Por ejemplo, muy pocas personas saben que el corazón humano en la mayoría de los casos no está ubicado a la izquierda, como comúnmente se cree, sino que prácticamente en el centro del tórax, solo está parcialmente desplazado hacia la izquierda. A veces hay personas que tienen el corazón desviado hacia la derecha. Y tal anomalía, por regla general, no conduce al deterioro de la salud y el bienestar. Y Smith era un hombre así. En el paciente presente, el corazón tenía un desplazamiento habitual hacia la izquierda.

Además, en el historial médico de Smith, había señales de fractura de costillas, sufridas cuando era niño. En el paciente llegado del espacio todas las costillas estaban impecables. También tenía varios lunares bastante grandes, sin embargo el astronauta recién llegado no mostraba ninguna. Bueno, puede ser, pequeñas cosas que todavía se pueden explicar. Pero aquí están los datos relativos a las capacidades intelectuales del individuo en cuestión.

El Smith “original” tenía dificultades con las matemáticas, y el astronauta que regresó podía calcular raíces cúbicas de 18 dígitos. Pero hay mucho más. 0En particular, se encontró que en el cuaderno personal del astronauta, que se entrega a todos antes del vuelo, solo quedaba la mitad de las 100 hojas. Y de 50 páginas, 24 tenían extraños pequeños símbolos, que no se parecían ni a los jeroglíficos orientales, ni a las letras ideográficas antiguas, ni a las letras de ningún alfabeto moderno. En general, los expertos tenían una hipótesis: John Smith no regresó a la Tierra, sino una especie de criatura parecida a un humano que responde a este nombre y reemplazó al astronauta real.

Este incidente fue cuidadosamente clasificado. Pero mientras las autoridades decidían qué hacer, el astronauta desapareció misteriosamente. Nadie lo vio salir del recinto vigilado. Los guardias no vieron a nadie salir de la base protegida de la base. Sin embargo, el hecho permanece: el caos de John Smith continúa muy presente en la mismísima NASA. El departamento militar de los EE.UU. no respondió a las publicaciones en los medios sobre un extraño astronauta. Existe una posibilidad de que se trate de una simple leyenda de Internet, pero también es cierto que en ocasiones la realidad supera a la ficción.