Las relaciones secretas entre Pfizer y el Vaticano

Según informes, el Papa Francisco se reunió en privado dos veces el año pasado con el director general de Pfizer, Albert Bourla.

Por Edward Pentin, para The Register:
The Register ha sabido que el Papa Francisco mantuvo reuniones en privado con el director general de Pfizer el año pasado, mientras surgen dudas sobre la eficacia de las vacunas para prevenir el contagio, que ahora son obligatorias para todo el personal y los visitantes del Vaticano.

Según fuentes vaticanas, el Santo Padre se reunió en dos ocasiones con el director general de Pfizer, Albert Bourla, en el Vaticano, aunque no se conocen los detalles concretos.

A diferencia de la mayoría de las audiencias privadas del Papa, estos encuentros no fueron anunciados por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, que no respondió a las repetidas solicitudes de confirmación de las reuniones.

Un portavoz de Pfizer dijo: “No podemos confirmar ni desmentir ya que, según nuestra política, los movimientos de nuestros ejecutivos se consideran confidenciales.”

Las reuniones de Bourla con el Papa no serían el primer encuentro papal no anunciado de este tipo en los últimos años. En noviembre de 2019, poco antes de que comenzara la emergencia sanitaria COVID-19, el Papa recibió en privado a Melinda Gates. El encuentro, bien conocido en el Vaticano, no fue anunciado y nunca ha sido reconocido oficialmente.

El pasado mes de mayo, Bourla participó en una conferencia de salud del Vaticano en línea titulada “Unite to Prevent & Unite to Cure” que incluyó un enfoque significativo en los tratamientos y la prevención de COVID-19, además de proporcionar una plataforma para promover las vacunas producidas por las grandes compañías farmacéuticas.

Otros ponentes de la reunión coorganizada por el Consejo Pontificio de la Cultura fueron Stephane Bancel, director general de Moderna, otro gran productor de vacunas contra el COVID-19, el Dr. Anthony Fauci, jefe médico del presidente Joe Biden, y el Dr. Francis Collins, entonces director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Los primeros en utilizar Pfizer

El Estado de la Ciudad del Vaticano fue una de las primeras autoridades en administrar vacunas después de firmar un contrato con Pfizer a finales de 2020 para ofrecer en exclusiva su producto farmacéutico Pfizer-BioNTech a su personal. Las primeras inoculaciones se pusieron en marcha a principios de 2021.

Firme defensor de la vacuna ante lo que considera una “continuación y empeoramiento de la actual emergencia sanitaria”, el Vaticano ha impuesto la inyección de Pfizer a todo el personal y visitantes desde el 23 de diciembre.

A partir del 31 de enero, se exigirá la triple vacunación (dos dosis más el refuerzo) para entrar en el territorio vaticano. (La prueba de la recuperación reciente de la COVID-19 también puede obtener la admisión, y no hay requisitos para las liturgias públicas y las audiencias generales).

Pero los mandatos se han impuesto cuando se está cuestionando la eficacia de todas las vacunas contra el COVID-19 para prevenir la propagación de la enfermedad.

En diciembre de 2020, el profesor Andrea Arcangeli, director de la Dirección de Salud e Higiene del Vaticano, dijo que el Vaticano optó por utilizar la vacuna de Pfizer porque en los ensayos clínicos “había demostrado ser un 95% eficaz”. Añadió que “posteriormente se podrán introducir otras vacunas producidas con métodos diferentes después de evaluar su eficacia y plena seguridad.”

La cifra del 95% significa que las personas vacunadas tenían un 95% menos de riesgo de contraer COVID-19 en comparación con los participantes del grupo de control en los ensayos, que no estaban vacunados. En otras palabras, Pfizer estaba diciendo al público que en su propio ensayo clínico, las personas vacunadas tenían 20 veces menos probabilidades de contraer COVID-19 que el grupo de control.

Sin embargo, en una entrevista concedida el 10 de enero a Yahoo News, Bourla reconoció que las dos primeras dosis de la vacuna son ahora en gran medida ineficaces contra la propagación de la variante Omicron y que, aunque ésta es “más leve” que las anteriores, debido a las altas tasas de infección, las hospitalizaciones han sido “mucho más altas en términos de enfermedad grave, ocupación de la UCI, etc.”.

“Sabemos que las dos dosis de la vacuna tienen una protección muy limitada, si es que la tienen”, dijo Bourla a Yahoo News. “Las tres dosis, con el refuerzo, ofrecen una protección razonable contra la hospitalización y la muerte”.

Los casos continúan a pesar de la vacunación

A pesar de la tasa de eficacia original del 95% contra las variantes anteriores que llevaron al Vaticano a firmar un contrato con Pfizer, el personal del Vaticano ha seguido contrayendo COVID-19 en el último año a pesar de estar doble o triplemente vacunado. El último caso es el del obispo Brian Farrell, secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, que actualmente está infectado con COVID-19 a pesar de haber recibido la vacuna de refuerzo.

Un funcionario del Consejo Pontificio ha declarado esta mañana al Register que “ha dado positivo, pero esperamos que vuelva a la oficina la próxima semana”.

Fuentes del Vaticano también han dicho al Register que hasta 14 guardias suizos contrajeron el COVID-19 en la segunda mitad del año pasado, pero los casos nunca fueron notificados. Todos ellos habían recibido dos dosis de Pfizer, pero casi sin síntomas.

El Vaticano no ha informado de ningún caso de hospitalización o muerte desde la implantación de la vacuna, y a lo largo de la pandemia no se han registrado muertes por COVID-19 en la Ciudad del Vaticano.

Sin embargo, desde que comenzó el programa de vacunación a principios de 2021, la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha dejado de informar de nuevos casos de COVID-19, en contraste con 2020, cuando anunciaba regularmente si algún personal o residente había dado positivo en las pruebas del virus.

Los últimos miembros del personal del Vaticano de los que se informó que estaban infectados fueron el cardenal Giuseppe Bertello, entonces presidente del Estado de la Ciudad del Vaticano, y el limosnero papal, el cardenal Konrad Krajewski, en diciembre de 2020. Ambos sobrevivieron a la enfermedad.

A pesar de la preocupación de que la vacuna de Pfizer esté contaminada por el aborto, el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, pareció descartar esta semana cualquier derecho de exención de conciencia.

Dijo al Register que los empleados del Vaticano que solicitan una exención porque se oponen a la relación de la vacuna con el aborto “no parece estar justificado”, ya que el producto de Pfizer sólo se probó y no se produjo utilizando las líneas celulares derivadas del aborto.

La vacuna de Pfizer-BioNTech también ha provocado efectos secundarios adversos, como dolencias cardíacas y coagulación de la sangre, especialmente en los receptores más jóvenes, y algunos han causado la muerte. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. insisten en que estos “informes son raros y que los beneficios conocidos y potenciales de la vacuna COVID-19 superan los riesgos conocidos y potenciales [de estos efectos secundarios]”.

No obstante, se han notificado miles de estos y otros casos en los sitios gubernamentales de varios países (véanse las cifras del Reino Unido sobre la vacuna de Pfizer aquí), donde se pueden notificar voluntariamente los presuntos efectos secundarios, y los ciudadanos han creado sitios web para registrar sus propios testimonios sobre los efectos adversos de todas las vacunas COVID-19.

NCRegister

Visto en: Trikooba News