Por qué las pruebas de Covid-19 se han convertido en una máquina de hacer dinero – El fraude de la prueba PCR

Por Timothy Alexander Guzman  / Silent Crow News

Traducido por Globalización

No hay duda de que el modelo de negocios de hoy está impulsado por una campaña de miedo cuando se trata de la estafa de Covid-19. La histeria del virus corona lleva a las personas que están muertas de miedo por las muchas variantes de covid-19 que existen hoy y en el futuro a hacerse la prueba en el momento en que los principales medios de comunicación informan sobre una nueva variante.

Todos los actores clave de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Instituto Nacional de Salud (NIH), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras “autoridades de salud” están todos involucrados.

Las pruebas de Covid-19 o las pruebas de RT-PCR son un gran negocio, no se equivoquen al respecto. Es como los pañales faciales (um… me refiero a las máscaras faciales) donde veo gente montando mesas vendiendo estrictamente cajas de pañales faciales en la calle.

Podemos decir que Covid-19 es una nueva industria de oportunidades para hacer dinero de todo tipo.

En mayo pasado, khn.org publicó un interesante artículo titulado Las pruebas de covid se han convertido en una ganancia financiera inesperada para hospitales y otros proveedores que establece cómo las pruebas de covid-19 se han convertido en un gran negocio, desde quienes producen los kits de prueba hasta quienes las ofrecen. :

Los hospitales están cobrando hasta $ 650 por una prueba simple de covid molecular que cuesta $ 50 o menos, según las reclamaciones de Medicare analizadas para KHN por Hospital Pricing Specialists (HPS). Los cargos de los grandes sistemas de salud oscilan entre $ 20 y $ 1,419 por prueba, según muestra una nueva encuesta nacional realizada por KFF. Y algunas salas de emergencia independientes están cobrando más de $1,000 por prueba

El artículo menciona que se han realizado más de 400 millones de pruebas desde que se anunció el Covid-19 en 2020:

A medida que la pandemia entra en su segundo año, ningún procedimiento ha sido más frecuente que las pruebas para detectar el virus que la causa. El volumen gigantesco (400 millones de pruebas y contando, para un tipo) combinado con reglas flexibles sobre precios han hecho que el servicio sea una bonanza para hospitales y clínicas, según muestran nuevos datos.

Las empresas de laboratorio han obtenido ganancias récord al cobrar $100 por prueba. Incluso los precios dentro de la red negociados y pagados por las compañías de seguros suelen ser mucho más que eso y, según una medida, han aumentado en promedio en los últimos meses. Las aseguradoras y otros pagadores “no tienen poder de negociación en este juego” porque no hay límite de precio en algunas situaciones, dijo Ge Bai, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg que ha estudiado economía de pruebas. Cuando los cargos van mucho más allá del costo de las pruebas, “es depredador”, dijo. “Es un aumento de precios”

Algunos hospitales, por ejemplo, New York-Presbyterian Hospital cobra $440 por las pruebas PCR covid-19 aunque el promedio nacional es de $159. Así que imagínese las ganancias que están obteniendo los hospitales hambrientos de dinero:

El cargo indicado para una prueba PCR básica de covid en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles es de $480. New York-Presbyterian Hospital enumera $ 440 como cargo bruto, así como el precio en efectivo. Esos montos están muy por encima del promedio nacional de $159 para la prueba diagnóstica, que predominó durante el primer año de la pandemia, en más de 3,000 hospitales revisados ​​por HPS

Por cierto, este no es un desarrollo nuevo, Reuters informó en julio de 2020 Cómo EE. UU. hizo que las pruebas de Covid-19 fueran un desastre rentable sugirió que las pruebas de Covid son un negocio bastante lucrativo dado el hecho de que el miedo a una enfermedad en particular jugará un largo papel a largo plazo en la producción de clientes permanentes. Aquí hay un extracto de Reuters que informó sobre las ganancias de ciertas empresas que producen los kits de prueba:

Un paciente de EE. UU. con síntomas de covid-19 se hace la prueba y luego espera más de una semana los resultados. La historia ya es familiar ya veces trágica. Sin embargo, el mercado de valores está contando una historia diferente. Las acciones de empresas como Quest Diagnostics y Laboratory Corporation of America se están disparando. El director financiero de Quest, Mark Guinan, dijo el jueves que la detección de Covid-19 trae “buenos márgenes”. En otras palabras, las pruebas se han convertido en un desastre rentable.

Los laboratorios comerciales se vieron muy afectados por la pandemia, pero sus valores de mercado se han recuperado considerablemente. Un mes después de su máximo de principios de marzo de poco más de $ 15 mil millones, Quest cayó alrededor de un tercio, pero ahora es de $ 17 mil millones. LabCorp también ha recuperado su pico previo a la pandemia de $ 19 mil millones. El diagnóstico de coronavirus ha llenado con creces el vacío dejado a medida que otros procedimientos hacen una pausa. Los analistas encuestados por Refinitiv ahora predicen que Quest, que informó una disminución del 6,4 % en los ingresos trimestrales el jueves, ganará mil millones de dólares este año, más del 10 % más de lo que estimaron hace seis meses.

No es de extrañar: las pruebas son lucrativas. El año pasado, Quest obtuvo un promedio de $42 en ingresos por procedimiento, según las cifras de sus presentaciones financieras, y el costo promedio de procesamiento fue de $29. Para Covid-19, el precio básico establecido por la aseguradora respaldada por el gobierno Medicare es de $100. Es cierto que las pruebas de pandemia son inusualmente complicadas y dependen más de los humanos que de otros tipos. Pero incluso con el doble del nivel normal de gastos, para reflejar las peculiaridades y complejidades adicionales del coronavirus, el margen de prueba de coronavirus de la compañía sería un tercio más alto de lo que genera a partir de sus actividades regulares.

Una última nota importante a considerar, la prueba RT-PCR es básicamente un fraude que ha sido denunciado constantemente por los medios alternativos y otras fuentes.

El 27 de noviembre de 2020 , el Informe de revisión Corman-Drosten, elaborado por el Consorcio internacional de científicos en ciencias de la vida (ICSLS), dijo que

“si alguien da positivo por PCR cuando se usa un umbral de 35 ciclos o más (como es el caso en la mayoría de los laboratorios en Europa y EE. UU.), la probabilidad de que dicha persona esté realmente infectada es inferior al 3%, la probabilidad que dicho resultado sea un falso positivo es del 97%. “

En pocas palabras, es una campaña de miedo que creó un flujo constante de consumidores asustados cada vez que se presenta al público una nueva variante de un producto que básicamente no funciona. Todo es una estafa de salud, una máquina de hacer dinero, al final del día, es un negocio como siempre.

Timothy Alexander Guzman: Investigador y escritor independiente con un enfoque en las esferas política, económica, mediática e histórica. Ha sido publicado en www.Globalresearch.ca , The Progressive Mind, European Union Examiner, News Beacon Ireland, www.whatreallyhappened.com , EIN News y otros sitios alternativos de noticias. Se graduó de Hunter College en la ciudad de Nueva York.

Visto en: Sott.net