Con los títeres globalistas controlando todas las naciones occidentales, prepárate para su próximo movimiento diabólico: La Militarización de la distribución de alimentos

Por Leo Hohmann / LeoHohmann.com

Traducido por el equipo de Sott.net

En los últimos meses, muchos cristianos que se ocupan de lo profético han estado escuchando una secuencia particular de palabras en su tiempo de silencio – a menudo en sueños – que creen que es de Dios: «Prepárate para el impacto» («Brace yourself for impact.»)

Lo he escuchado de más de una persona y si buscas en internet verás a otros que dicen haber escuchado este mismo mensaje de Dios.

No pretendo ser un profeta y no sé con certeza lo que esto significa. Sólo puedo tomarlo al pie de la letra: Prepárate. Algo impactante está a punto de suceder.

Podría ser algo literalmente impactante, como una bomba, un asteroide, un tsunami o alguna otra fuerza natural que se estrelle repentinamente contra la tierra. O podría ser algo impactante en el ámbito político que obligue a cambios drásticos en nuestra forma de vida.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si el Tribunal Supremo de Estados Unidos diera su visto bueno a los mandatos ilegales e inconstitucionales de Biden?

El Tribunal Supremo es un comodín que hay que tener en cuenta.

Según Katie Pavlich en Townhall.com, el primer día de los argumentos orales sobre los mandatos de vacunas de Biden fue «un desastre total«, con varios de los jueces mostrando un nivel de despiste que fue asombroso.

Tengo la firme sospecha de que dos de los tres jueces puestos en la Corte por Donald Trump y Mitch McConnell son impostores que fueron colocados allí exactamente para este propósito: forzar inyecciones de terapia genética experimental en el pueblo estadounidense.

Me refiero a Amy Coney Barrett y a Brett Kavanaugh. Espero equivocarme, pero creo que al menos uno de ellos, posiblemente ambos, votarán junto con los demás liberales para conceder la aprobación de la Corte a los mandatos ilegales, inconstitucionales, antiamericanos, anti Dios y anti humanos de Biden.

Sólo se puede contar con los jueces Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch para que se opongan a este mal. Espero una decisión de 5-4 o 6-3 que faculte al gobierno federal a obligar a todos los empleadores -no se detendrán solo en las empresas con 100 o más empleados- a despedir a los trabajadores sin pinchar o a ser llevados a la quiebra con multas masivas.

Esto aplastará absolutamente lo que queda de una cadena de suministro ya frágil.

Si la caja de Pandora se abre por una decisión imprudente del Tribunal Supremo, todas las grandes empresas de transporte despedirán a los conductores que rechacen el pinchazo. Esto abarcará al menos el 30 por ciento de la cohorte total de camioneros del país.

Chris Spear, presidente de la American Trucking Associations, dijo a los miembros del Congreso en noviembre que advirtió a la administración Biden: Si siguen adelante con su mandato de vacunación, se derrumbará la cadena de suministro.

Estados Unidos ya tiene una escasez de más de 80.000 camioneros en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. Spear dijo que si el mandato de vacunación de Biden se aplica, la industria perderá el 37% de sus camioneros, o 2,5 millones de conductores, según una encuesta de la ATA.

La encuesta «arrojó como resultado que el 37% de los conductores no sólo dijo ‘no’, sino que «diablos, no», declaró Spear.

Spear dijo que la actual cadena de suministro, en dificultades, no podría sobrevivir si incluso el 10% de la actual fuerza de trabajo del transporte por carretera abandona el trabajo.

Así que imagínate si cerca del 37 por ciento se da por vencido. Vea la advertencia de Spear a continuación.

Además de los camioneros, piense en el efecto que tendría un mandato de vacunación en la industria de procesamiento de alimentos, que está formada por grandes empresas que automáticamente comenzarían a despedir a los trabajadores no vacunados tan pronto como el mandato de Biden recibiera la aprobación de la Corte Suprema. Esto incluye a las plantas empacadoras de carne.

Si se permite la aprobación de estos mandatos, la cadena de suministro, la economía y el sistema de salud se acabarán. Serán aplastados, y no tardará mucho.

Se producirán oleadas masivas de delincuencia cuando la gente se asuste al ver las estanterías de los supermercados vacías y las gasolineras cerradas.

Los hambrientos que hasta ahora se han resistido al pinchazo se remangarán a cambio de un ticket de comida del gobierno.

Los suburbios serán los primeros en ser atacados en este escenario. Luego las zonas rurales.

Las élites del poder global quieren que todo se derrumbe porque necesitan el miedo y el desorden para terminar el trabajo de conseguir que todo el mundo se pinche con el mecanismo de rastreo y localización que llaman «vacunas». Conseguir que todo el mundo se pinche es un prerrequisito para la primera fase del Gran Reinicio de la civilización. La nueva civilización sustituirá el código moral bíblico judeocristiano, que lleva 2.000 años de elaboración, por los de la edición genética centrada en el hombre, la inteligencia artificial, la inmunidad creada por el hombre y una nueva forma de definir la justicia y la igualdad, todo lo cual conducirá a la miseria y la muerte.

La sociedad imaginada por los tecnócratas globales es una sociedad de vigilancia y control total sobre todo y todos los cuerpos. Lo que no puedan etiquetar, rastrear, localizar y vigilar, planean matarlo o encarcelarlo. Quieren poseer o controlar todo lo que tenga valor, tanto lo vivo como lo no vivo.

Para ellos, no eres más que un número al que hay que tratar como una unidad de ganado que se encuentra en un cebadero con una etiqueta en la oreja. Cuando tu vida útil haya expirado y ya no se te considere una unidad de producción viable, o tal vez ya no seas lo suficientemente obediente al nuevo sistema de bestias digitales, serás trasladado para ser reeducado o, en algunos casos, eutanasiado. Sí, se inspiran en la novela distópica de Aldous Huxley, Un mundo feliz.

Pero no nos adelantemos al escenario que se perfila en 2022, el que pide que nos preparemos.

Una vez que los mandatos sean aprobados por el Tribunal Supremo y aplicados con una rapidez y eficacia brutales, la cadena de suministro se colapsará. Entonces comenzará la búsqueda de chivos expiatorios.

El gobierno y su maquinaria propagandística de los medios de comunicación culparán de todo este dolor autoinducido -la escasez de alimentos, la falta de combustible y la mala atención sanitaria- a los que no han sido pinchados.

Los cristianos y los judíos que se resistan al pinchazo serán atacados con especial ferocidad.

Vea el clip a continuación y verá cómo los medios de comunicación corporativos ya están estableciendo una narrativa malvada de que los cristianos conservadores son los culpables, utilizando a Franklin Graham y otros líderes cristianos despistados para ayudar a demonizar a los que se resisten a la vacuna.

Al igual que los alemanes se volcaron en los judíos como causa de su penuria económica tras la Primera Guerra Mundial, los vacunados estarán muy dispuestos a tener un chivo expiatorio sobre el que volcar su ira.

Los inyectados fueron en su mayoría [por supuesto, hay excepciones] los ciegos, los que nunca vieron nada nefasto en las draconianas normas de Covid, nunca vieron la corrupción y la codicia y la absoluta falsedad de la narrativa que apuntaló toda esta estafa desde el principio.

Debido a que este segmento de América compró todas las mentiras en cada paso del camino a partir de enero de 2020, ahora viven en una realidad alternativa aislada del resto de nosotros que se las arregló a lo largo de este asalto de propaganda para mantener nuestras habilidades de pensamiento crítico. No vieron venir ninguna de las dificultades, creyeron que el gobierno tenía sus mejores intereses en el corazón con todo el distanciamiento social, el rastreo de contactos, los mandatos de máscara y los mandatos de disparo, y por eso no se prepararon para lo que viene.

Cuando estas políticas conduzcan a una cadena de suministro fallida, a la privación extrema y al hambre, se volverán cada vez más desesperados y violentos. Tomarán las armas, posiblemente suministradas por el gobierno, contra sus vecinos que se dieron cuenta de las mentiras, que rechazaron el suero experimental que destruye nuestros sistemas inmunológicos dados por Dios y que tomaron precauciones almacenando alimentos, aprendiendo a plantar huertos, a enlatar y a liofilizar sus cosechas, y que viven principalmente en las zonas rurales.

La guerra civil, largamente predicha, se desatará, con un bando totalmente respaldado por el gobierno y sus propagandistas mediáticos.

En algún momento, tras quizás meses o años de guerra civil, alguna combinación de China, Rusia y otras tropas extranjeras será «invitada» a desembarcar en suelo estadounidense y restaurar el orden, probablemente bajo la bandera de las «fuerzas de paz» de las Naciones Unidas.

China, para aquellos que no están al tanto, no está dando a su pueblo las inyecciones experimentales de ARNm. La terapia génica experimental está reservada, al menos por ahora, principalmente a las antiguas naciones libres del mundo occidental: Estados Unidos y Canadá, Australia y Europa Occidental.

Su plan es conseguir que todos los hombres, mujeres y niños sean pinchados con su sistema operativo continuamente actualizable y conectar el historial de vacunas de la gente a un nuevo sistema de identificación global.

No hay que olvidar que Moderna, en su propia página web, describe su «vacuna» como un dispositivo que funciona «de forma muy parecida a un sistema operativo de ordenador».

Este sistema operativo requiere un cierto número de «actualizaciones» antes de ser plenamente operativo dentro del cuerpo humano.

¿Debería sorprendernos que el director general de Moderna anunciara el viernes que una cuarta inyección «podría ser necesaria»? Vaya, ¿quién podría haberlo visto venir? El Reino Unido y Corea del Sur ya han ordenado la cuarta dosis, mientras que Israel ya está administrando una cuarta a su población.

La verdad es que estas vacunas siempre estuvieron destinadas a ser continuas. Junto con las mascarillas, las vacunas son el signo ritual de la sumisión al nuevo sistema global de la «bestia».

Pero aquí están las malas noticias para los depredadores globales que están impulsando tan frenéticamente este genocidio masivo, que encubren con un lenguaje orwelliano como «seguro y eficaz» y «vacunas que salvan vidas».

El problema para ellos es que después de más de un año de inundar la zona con propaganda de saturación, sólo alrededor del 60% de los estadounidenses han recibido dos dosis del suero y menos del 35% han recibido una tercera dosis o «refuerzo».

Aunque toda la civilización occidental es el objetivo de este genocidio, Estados Unidos es la verdadera ciruela. Si Estados Unidos cae, ninguna otra nación podrá resistir lo que se avecina. La fuerza de la tiranía global en curso es más formidable que el Tercer Reich de Hitler y la Rusia estalinista juntos. Ninguno de esos imperios del mal tenía este nivel de tecnología y dispositivos de propaganda a su disposición.

Para ellos, es la hora de irse. Están en su hora final. Están en su escenario de juego final. Para completar este golpe de estado global, deben moverse con la velocidad de una guerra relámpago para conseguir inyectar o eliminar de la sociedad a los que quedan.

Por eso hemos visto salir en los últimos días una retórica cada vez más agresiva de la boca de los dirigentes occidentales de las marionetas. Se están preparando para sustituir la zanahoria y el palo por un bate de béisbol de acero.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho esta semana que los no vacunados en su país deben ser tratados como «no ciudadanos» y que quiere «cabrearlos« al máximo prohibiéndoles el acceso a toda la sociedad.

Un día después de que Macron anunciara que declaraba la guerra a los ciudadanos de su país que aún no se habían vacunado, Italia y Austria siguieron su ejemplo. El gobierno del primer ministro Mario Draghi ya había hecho obligatoria la vacunación para los profesores y el personal sanitario, y desde octubre todos los empleados deben vacunarse o mostrar un test negativo antes de entrar en el lugar de trabajo. La negativa supone la suspensión del trabajo sin sueldo, pero no el despido.

Austria ha anunciado planes para hacer obligatoria la vacunación para los mayores de 14 años a partir del próximo mes, mientras que en Grecia será obligatoria para los mayores de 60 años a partir del 16 de enero.

Los dirigentes alemanes están enviando a la policía a las personas que aparecen en público sin máscaras.

Vea este vídeo de Alemania y prepárese para quedar impactado.

El ministro federal de Sanidad de Canadá anunció el 7 de enero que es probable que el país haga obligatoria la vacunación en los próximos meses.

El ministro jefe del Territorio del Norte de Australia, Michael Gunner, anunció el jueves 6 de enero duras medidas de bloqueo para los ciudadanos no vacunados. Gunner dijo a los no vacunados que no deben salir de sus casas para trabajar, hacer ejercicio o por cualquier otra razón que no sea hacer compras «esenciales», atender a los enfermos y recibir tratamiento médico.

En el vídeo que aparece a continuación, salte hasta la marca de 5:22 y vea a Gunner diciendo sus dictados a los no vacunados en la conferencia de prensa del jueves.

Los que conocemos la verdad no nos doblegamos ni nos rompemos.

Como hemos aprendido del creciente número de valientes médicos y científicos, estas inyecciones contienen una red autoensamblada de nanosensores inalámbricos. Con cada nueva inyección o refuerzo, se establece más de la red a medida que las inyecciones crean una especie de efecto de andamiaje dentro del cuerpo de la persona. En algún momento, los receptores empezarán a perder su humanidad. Al menos ese es el plan. No creo que estos malvados científicos de la Big Pharma sepan exactamente cómo le irán las cosas al pobre tipo que reciba su noveno o décimo refuerzo.

Pero como no hay suficiente gente que se crea las mentiras de que hay que inyectarse cada cinco meses para mantenerse sano, las élites del poder tienen que hacer otro movimiento audaz.

En algunos países, desatarán toda la fuerza militar contra los que no han sido vacunados.

Si esto ocurre en Estados Unidos, probablemente implicaría la detención forzosa de personas en los campos que sabemos que existen en todos los estados.

Australia ya ha seguido este camino, así que sabemos que está en el tablero de dibujo para las otras naciones.

Junto con todos estos mandatos, el gobierno sigue gastando a lo loco en un aparente intento de impulsar la inflación y hundir el dólar.

¿Estás preparado para que tu dinero no valga nada?

¿Estás preparado para los retos de la carencia severa?

¿Estás preparado para alimentarse a sí mismo con sus propios recursos y ayudar a los demás?

Es posible que tengas que enseñar a una familia joven cómo cultivar un jardín, cómo arreglar un coche, cómo hacer lo que sea para lo que tu conjunto de habilidades te preparó en estos tiempos problemáticos pero emocionantes.

Recuerda que la forma en que reaccionas bajo presión revela tu verdadero yo.

Prepárate para el impacto.

LeoHohmann.com está apoyado al 100% por los lectores y no está en deuda con ningún patrocinador o anunciante. Puede enviar sus contribuciones a Leo Hohmann, PO Box 291, Newnan, GA 30264.