Ruanda inyecta a la fuerza ‘vacunas’ contra el Covid a sus ciudadanos

La nación africana ha empleado requisitos de vacunas inusualmente estrictos, exigiendo la vacunación contra el COVID para iglesias, bodas y empresas privadas.

La policía ruandesa y los funcionarios locales están deteniendo a personas no vacunadas y les están inyectando a la fuerza vacunas contra el COVID-19, dijeron varios ruandeses anónimos al medio alemán Deutsche Welle (DW), en un informe esta semana.

Un hombre del distrito de Muhanga, en la provincia sur de Ruanda, testificó a DW que un administrador local pateó su puerta en medio de la noche y lo arrastró a una instalación del gobierno, donde lo esposaron y luego lo vacunaron.

“Alrededor de las 4 am, el líder de nuestra célula local pateó mi puerta”, dijo. “Pensé que eran ladrones porque todavía estaba dormido. Estaban tres personas paradas en mi puerta, me ordenaron ir a las oficinas del sector, y me entregaron a personal de seguridad y me dijeron que me iban a vacunar en contra de mi voluntad”. Las células se refieren a entidades administrativas en Ruanda entre aldeas y distritos, según DW.

El hombre agregó que lo obligaron a sentarse bajo el sol hasta la noche, después de lo cual cinco policías y seis civiles lo rodearon y le ordenaron ingresar a una habitación.

“Se abalanzaron sobre mí y me arrastraron por el suelo, maltratándome, clavándome las rodillas en la espalda y por todas partes, mientras las esposas me hacían heridas profundas en las muñecas”, recordó. “Incluso trataron de asfixiarme”. Luego llegaron los médicos y me inyectaron una inyección, dijo el hombre.

El desgarrador relato hace eco de testimonios similares de todo Ruanda. Un grupo de cristianos pentecostales que rechazaron las vacunas le dijo a DW que militares, policías y funcionarios locales los detuvieron durante una semana y trataron de “sensibilizarlos” para recibir las vacunas, antes de vacunarlos sin su consentimiento después de que continuaron resistiéndose.

“Nos negamos por completo a recibir los pinchazos y, en cambio, les pedimos a los soldados y a la policía que nos dispararan o nos ahogaran hasta la muerte. Hicimos una manifestación, pero dijeron que no nos dispararían”, atestigua un hombre. “Cuando se dieron cuenta de que no estábamos listos para cambiar de opinión, trajeron a muchos policías y nos esposaron”.

“Los policías nos sujetaron al suelo y nos vacunaron”, dijo.

Según los informes, el grupo estuvo recluido en centros de tránsito utilizados normalmente para delincuentes y niños de la calle en el distrito de Ngororero de la provincia occidental de Ruanda.

Otro hombre de Ruanda, del distrito de Rwamagana en la Provincia Oriental, también le dijo a DW que los funcionarios intentaron inyectarle a él y a su esposa, lo que los llevó a huir de su hogar. El hombre dijo que sufría de malaria y tomaba medicamentos en ese momento.

“Les rogué que no me vacunaran. Cuando insistieron, nos fuimos de nuestra casa”, relató.

“No soy solo yo”, señaló el hombre, y agregó que muchos de sus vecinos fueron vacunados a la fuerza. “Si quieres, puedo señalar diferentes lugares donde están”, dijo.

El programa de vacunación de Ruanda ha llevado a algunos a abandonar el país por completo. AFP informó la semana pasada que alrededor de 100 ruandeses huyeron a la República Democrática del Congo y aterrizaron en la isla de Idjwi, que anteriormente albergaba a decenas de miles de refugiados durante el genocidio de Ruanda de 1994.

“Un puñado de ruandeses cruzaron a los países vecinos afirmando estar en contra de la vacunación, principalmente por motivos religiosos. La mayoría ha regresado o está regresando, facilitada por la cooperación bilateral”, dijo la portavoz del gobierno de Ruanda, Yolande Makolo, citada.

En un comunicado el martes a DW, el alcalde de Ngororero, Christopher Nkusi, confirmó que su distrito efectivamente ha “sensibilizado” a las personas que se han resistido a las inyecciones experimentales contra el COVID, pero afirmó que “no estaba al tanto” de ningún incidente de vacunación forzada.

“Los que tienen resistencia son sensibilizados y vacunados después porque aún tenemos muchos que no están vacunados. Todavía estamos en el proceso de sensibilizarlos. No tengo conocimiento de ningún caso de vacunación forzada en mi distrito”, dijo Nkusi.

El ministerio de salud de Ruanda y la oficina del primer ministro no respondieron a las solicitudes de comentarios de DW.

CLADHO, un paraguas de grupos de derechos humanos en Ruanda, dijo a la emisora ​​pública alemana que la organización está al tanto de los informes de los medios sobre la vacunación forzada contra el COVID y actualmente están investigando. Vacunar a las personas en contra de su voluntad es ilegal en Ruanda, dijo CLADHO.

Ruanda tiene una de las tasas de vacunación más altas de África, con el 42 % de sus 13 millones de habitantes “totalmente vacunados” y otro 17 % inyectado con al menos una dosis a finales de diciembre, según Our World in Data. El país ha usado las inyecciones de Moderna, Pfizer y AstraZeneca-Oxford y fue la primera nación africana en lanzar la inyección de Pfizer el año pasado.

El gobierno de Ruanda ha empleado requisitos de vacunas COVID extraordinariamente estrictos, exigiendo la vacunación para iglesias, bodas y transporte público, así como para muchos lugares públicos, incluidas conferencias, restaurantes, bares y hoteles. Los empleados públicos y privados también deben ser pinchados.

El verano pasado, las autoridades sanitarias lanzaron una campaña puerta a puerta para identificar a las personas no vacunadas en la capital de Kigali, que el alcalde describió en ese momento como otro esfuerzo para “sensibilizar” a quienes no habían sido vacunados. Más del 90 por ciento de los residentes de Kigali de 12 años en adelante están “totalmente vacunados”.

El gobierno ha aumentado las restricciones  en las últimas semanas a la luz de la supuesta variante Omicron, limitando las iglesias al 50 por ciento de su capacidad y las reuniones en el hogar a 50 personas, mientras ordena que las reuniones en el hogar sean supervisadas por funcionarios locales. El Centro Biomédico de Ruanda (RBC) a principios de este mes exigió certificados de vacunación para salir del país.

DW NewTimes.co.rw

Visto en: Trikooba News