Monos infectados con un virus se escapan tras un accidente de tráfico en EE.UU.

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Hoy tenemos una noticia realmente inquietante. Macacas fascicularis o macacos cangrejeros utilizados en un laboratorio y que pueden albergar virus que son transmisibles a los humanos escaparon de un camión después de un accidente de tráfico. 

Algunos de los animales fueron capturados, sin embargo el resto están siendo buscados con helicópteros y militares. En una época normal, en un mundo normal, un incidente con un camión en algún lugar de Pensilvania, EE.UU., tal vez sería noticia de segunda página en algún periódico local. Pero ahora todos los medios internacionales han escrito al respecto.

Monos infectados

Según informan las autoridades, varios monos escaparon después de la colisión entre la camioneta y un camión volquete, pero hasta el sábado por la mañana solo uno seguía sin ser identificado. Diversas agencias gubernamentales los están buscando sin cesar. El camión se dirigía a un laboratorio, dijo el policía estatal Andrea Pelachick al periódico Daily Item de Sunbury.

Hasta el momento no han revelado la ubicación del laboratorio y el tipo de investigación para el que estaban destinados los monos macacos cangrejero, pero generalmente se usan en investigaciones médicas. Un artículo publicado en el sitio web del Centro Nacional de Información Biotecnológica se refiere a estos animales como el primate más utilizado en estudios de toxicología preclínica.

La agente Laura Lesher dijo que la policía estatal aseguró el lugar del accidente para el Departamento de Salud de Pensilvania y los Centros para Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Una testigo, Michelle Fallon, les dijo a los medios locales que habló con el conductor de la camioneta y un pasajero después del accidente. El conductor parecía estar desorientado y el pasajero pensó que podría haber sufrido graves heridas en las piernas.

Las cajas cubrían el asfalto mientras los soldados armados buscaban los monos. Los bomberos del municipio de Valley utilizaron imágenes térmicas y un helicóptero para localizar a los animales. La camioneta se dirigía hacia el oeste por la Interestatal 80 cuando giró en la salida de Danville e inmediatamente trató de volver a subir, cruzando el otro carril.

Fallon explicó que estaba detrás de la camioneta cuando el camión volquete golpeó el lado del pasajero, arrancó el panel frontal del remolque y salieron despedidas más de una docena de cajas. Ella y otro conductor que se detuvo para ayudar estaban parados cerca del lugar del accidente cuando el otro conductor dijo que pensó que vio un gato cruzar la calle corriendo. Fallon se acercó a una caja y vio a un pequeño mono mirándola.

Hasta el sábado por la mañana, las autoridades habían encontrado a tres de los monos que escaparon, pero aún estaban buscando al cuarto. Las autoridades advirtieron a los ciudadanos del condado de Pensilvania que no se acerquen a uno de los monos que sigue desaparecido. La policía estatal instó a la gente a no buscar ni capturar al macaco cangrejero.

“A cualquiera que vea o localice al mono se le pide que no se acerque, intente atrapar o entre en contacto con el mono. Llame al 911 de inmediato”, decía un tuit.

En un comunicado posterior al accidente, Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por sus siglas en inglés) dijo que no hay forma de garantizar que los monos estén libres de virus, y señaló que los registros muestran que los monos en los laboratorios de los EE.UU. han sido encontrados con tuberculosis, enfermedad de Chagas, cólera y MRSA.

“Debido a que estos 100 monos macacos de cola larga se dirigían a un laboratorio para ser enjaulados, atormentados y asesinados, ya estaban en peligro, pero ahora la gente también lo está”, dijo PETA en el comunicado. “Los cuatro que escaparon sin duda están aterrorizados y probablemente heridos, y pueden albergar virus que son transmisibles a los humanos”.

Las autoridades estadounidenses no han confirmado ni desmentido la información aportada por PETA. Lo que está claro es que se trata de una noticia realmente preocupante, que monos infectados con un virus estén sueltos. Y por desgracia, la ficción nos ha enseñado los efectos devastadores de este tipo de incidentes.

Solo tenemos que recordar la película 28 días después (2002) de Danny Boyle, cuando un grupo de activistas irrumpen en un laboratorio y liberan a uno de los chimpancés de prueba infectados con el virus de la rabia. 

Ese chimpancé ataca e infecta a uno de los activistas, quien luego infecta a un científico y a los demás activistas. A partir de ese momento, el virus de la rabia modificado se propaga por toda Gran Bretaña. Esperemos que este no sea el caso.

¿Crees que el mono escapado podría infectar a la población con un virus modificado?