Ottawa declara el estado de emergencia tras 9 días de protestas pacíficas exigiendo el fin de todas las políticas de Covid; a medida que la protesta se expande a otras ciudades del país y del mundo

El alcalde de Ottawa ha declarado el estado de emergencia en la ciudad debido a la resistencia de los camioneros y manifestantes que mantienen su promesa de permanecer ahí hasta que finalicen todos los mandatos de Covid en el país.

El alcalde de Ottawa, Jim Watson, ha declarado el estado de emergencia, citando “grave peligro y amenaza para la seguridad de los residentes”, ya que los camioneros de Freedom Convoy y manifestantes que les apoyan siguen ocupando la capital tras 9 días. La medida se produce después de que Watson lamentó el domingo que la policía había sido superada en número por los manifestantes e indicó que quiere que el gobierno federal ayude a aplastar la protesta.

“La situación en este momento está completamente fuera de control porque las personas con la protesta están tomando las decisiones”, dijo Watson a la radio Newstalk. “Tienen mucha más gente que nosotros policías y le he indicado al jefe que tenemos que ser mucho más ágiles y proactivos cuando se trata de estas actividades”.

«Declarar un estado de emergencia refleja el grave peligro y la amenaza a la seguridad de los residentes que representan las manifestaciones en curso y destaca la necesidad de apoyo de otras jurisdicciones y niveles de gobierno», dijo.

Antes de anunciar la emergencia, Watson pìdió al gobierno federal que “se sentara y tuviera algún tipo de discusión, algún tipo de mediación para resolver esta situación porque ahora se está extendiendo por todo el país”, [y el mundo].

Las declaraciones de Watson se hicieron eco de una admisión del jefe de policía Peter Sloly el sábado. “No tenemos suficientes recursos para abordar de manera adecuada y efectiva esta situación mientras brindamos servicios policiales de manera adecuada y efectiva en esta ciudad”, dijo el policía superior durante una reunión con la Junta de Servicios de Policía de Ottawa. Refiriéndose a la manifestación como un «asedio», insistió en que era: «algo diferente en nuestra democracia de lo que he experimentado en toda mi vida».

Si bien Sloly ha afirmado en repetidas ocasiones que “todas las opciones están sobre la mesa”, el primer ministro Justin Trudeau descartó la semana pasada el despliegue de las fuerzas armadas y reconoció que tal respuesta debería ser un último recurso. Los manifestantes prometieron aguantar hasta que el gobierno revoque sus mandatos de vacunación y el código QR de «pasaportes de salud».

Los manifestantes se han abstenido en gran medida de la violencia y los daños a la propiedad, aunque eso no ha impedido que Sloly y otros opositores del convoy invoquen la supuesta “insurrección” del motín en el Capitolio de los Estados unidos del 6 de enero. Las autoridades colocaron fuertes barricadas en puntos de cruce clave en todo el centro y cerraron carreteras en un esfuerzo por evitar el interminable desfile de camiones.

Los intentos de desviar los camiones al Estadio de Béisbol de Ottawa para mantenerlos fuera del centro de la ciudad parecen haber fracasado, y el estadio se convirtió en un «área de preparación» para los manifestantes con saunas e incluso castillos hinchables para los niños de los manifestantes junto con una estación de servicio y otros suministros.

Si bien Ontario se ha negado a ceder con respecto a sus restricciones de Covid-19, las provincias de Quebec y Saskatchewan ya han revertido algunas de sus medidas más estrictas, mientras que Alberta anunció que esta semana se llevará a cabo una votación para levantar los mandatos.

TrikoobaNEWS está haciendo un seguimiento de esta protesta desde que comenzó el pasado sábado 29 de enero, y de otras más que motivadas por esta se están empezando a movilizar en otros lugares del mundo. Puede seguir más actualizaciones sobre los diferentes Freedom Convoys en este post que mantendremos actualizado.

Algunuas fotos de la protesta:

Ottawa.ca | RTNews

Visto en: Trikooba News