Mujeres en Shanghái se acuestan con hombres a cambio de comida

Traducido de TheBl.com por TierraPura.org

Recientemente, algunos cibernautas chinos han revelado que un voluntario de Shanghái presumía en Internet de haber utilizado una bolsa de verduras y una caja de frutas para convencer a una mujer que estaba escasa de comida y vivía sola de que se acostara con él. Otro internauta con la cuenta “Xingxiaoke” escribió: “En Shanghai, la ciudad más rica del país, muchas mujeres que viven solas se acuestan con voluntarios o vecinos para conseguir comida. Se ha expuesto decenas de veces…”.

Hambre y rabia bajo el encierro de COVID en Shanghai

Reuters informó de que la miseria del bloqueo COVID-19 se prolonga desde hace más de un mes en la capital comercial de China. La mayoría de la gente está encerrada en sus casas o no puede salir de sus complejos residenciales. Con las tiendas y la mayoría de los locales cerrados, incluso los que pueden salir, tienen pocos lugares a los que acudir.

Durante el fin de semana, las autoridades de Shanghái sellaron las entradas de los bloques de viviendas públicas y cerraron las calles enteras con vallas de malla metálica verde de dos metros de altura. En los vídeos que circulan por Internet se puede ver a los residentes protestando desde sus balcones.

La CNN afirmó que ahora, “con las medidas de cierre volviéndose cada vez más draconianas, un tema antes casi impensable ha tocado la fibra sensible de los residentes de la ciudad y de fuera de ella, más que cualquier otra cosa: la gente que pasa hambre en Shanghai en 2022”.

Algunos habitantes de las zonas cerradas de Shanghái han tenido dificultades para adquirir alimentos y se han visto obligados a esperar las entregas gubernamentales de verduras, carne y huevos, según informó la BBC. A veces, estas raciones de comida del gobierno provocaban diarrea y dolores de estómago, informa Bloomberg.

Los bloqueos masivos de Covid han invertido las cadenas de suministro y han dificultado el pedido de alimentos por Internet. El reportero de Bloomberg, Zheping Huang compartió su propia historia: su prima le pidió que se inscribiera en la aplicación de comestibles Meituan Maicai para ayudarla a “recoger cualquier verdura de hoja verde que estuviera disponible”: a las 8.30 en punto, cuando la plataforma repone sus existencias.

Su hijo de un año necesitaba comer verduras. Huang y su primo refrescaron la página repetidas veces, pero fue en vano.

Las estrictas medidas de cierre de Shanghái han hecho que conseguir alimentos y productos de primera necesidad sea una lucha que el dinero no puede resolver. Bloomberg reveló que muchos de los 25 millones de habitantes de Shanghai están recurriendo al trueque, cambiando con los vecinos helado por verduras o vino por pastel.

Según reconocen las autoridades, la escasez de alimentos ha sido una catástrofe provocada por el hombre debido a la falta de planificación y coordinación. Según el Global Times, el vicealcalde de Shanghai, Chen Tong, admitió que no se suministraron alimentos a la población debido a una política mal aplicada que no tuvo en cuenta que los contagios reducían la capacidad de entrega.

Debido a las caóticas cadenas de suministro de alimentos, agravadas por la burocracia de los cierres, los alimentos se acumularon en lugares a los que la gente no podía acceder, mientras algunas personas se quedaban con hambre en casa, dijo Bloomberg.

El 24 de abril, la BBC reveló que las autoridades chinas de Internet están tratando de bloquear un vídeo viral que pone de relieve el impacto del bloqueo de Shanghai en sus residentes. El video, de seis minutos de duración, contiene audios de ciudadanos que se quejan de sus condiciones, de la falta de alimentos y de la escasa atención médica.

“Llevamos días sin comer”, suplica una persona.

“Este virus no puede matarnos. La inanición sí”, dice otro hombre.

A pesar del brutal esfuerzo de los censores por eliminar todo rastro de malas noticias, los usuarios de las redes sociales siguen narrando y publicando historias desgarradoras, que contrastan y alimentan la desconfianza hacia las imágenes de los medios de comunicación estatales, muy coreografiadas, que muestran un cierre ordenado y eficaz, declaró la CNN.

Steven Jiang contó en la CNN la historia de su propia familia:

“Sin embargo, cuando di la buena noticia en el chat del grupo familiar en línea, los tíos y tías -todos ellos enfrentados a su propia escasez de alimentos en diversos grados- se lanzaron a expresar su conmoción por el hecho de que yo hubiera pagado voluntariamente 398 yuanes (62 dólares) por cinco kilos de verduras y 60 huevos.

Un tío gritó que era un robo en la carretera, mientras que una tía subrayó que el precio era más de cuatro veces superior a lo que solía pagar por la misma cantidad de comida en el mercado.

Pero estos son huevos de boutique”, dijo mi padre.

Me sentí aliviada de que la nevera de mi padre se repusiera a tiempo, pero al oír los comentarios de la pariente, tuve un sentimiento de “culpa del superviviente”: ¿Qué pasa con los innumerables residentes que no pueden permitirse comprar alimentos a precios elevados?

“Entre mis amigos y familiares, casi todos tienen una historia personal que compartir sobre el caos y la miseria del encierro: desde salir a escondidas en la oscuridad para hacer un trueque de comida con un vecino, hasta conocer las desgarradoras experiencias de un amigo arrojado a un pabellón de aislamiento construido a toda prisa, con techos con goteras y retretes desbordados, y escuchar los lamentos de una anciana vecina cuyos hijos no pudieron ver a su padre recién fallecido por última vez”, dijo Jiang.

La gran hambruna

Al relatar la historia de sus padres a punto de quedarse sin comida en el mirador de Shanghai, Steven Jiang admitió amargamente en la CNN que “incluso durante los días más oscuros de la China de Mao, mis padres -nacidos y criados en Shanghai- solían recordarme que, a diferencia de muchos en el campo, tenían la suerte de no temer la perspectiva de morir de hambre”.

Jiang recordó la Gran Hambruna y la tormentosa Revolución Cultural que mató a millones de personas durante las primeras décadas del gobierno del Partido Comunista Chino en China.

Según la propaganda del PCCh, la Gran Hambruna (1959-1961) fue causada por “catástrofes naturales” y por las deudas forzosas de la Unión Soviética. Esos tres años tuvieron condiciones climáticas favorables, sin desastres naturales masivos como inundaciones, sequías, huracanes, tsunamis, terremotos, heladas, granizo o plagas de langostas. La catástrofe fue totalmente provocada por el hombre.

El libro “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista” reveló que:

“La campaña del Gran Salto Adelante exigía que todos los habitantes de China se dedicaran a la fabricación de acero, lo que obligó a los agricultores a dejar que sus cosechas se pudrieran en el campo. A pesar de ello, los funcionarios de todas las regiones aumentaron sus pretensiones de rendimiento de la producción.”

“Para demostrar que el PCCh tenía razón en todas las circunstancias, las cosechas fueron expropiadas por el gobierno como una forma de impuesto según estos rendimientos exagerados. En consecuencia, las raciones de grano, las semillas y los alimentos básicos de los campesinos fueron confiscados. Cuando aún no se pudo satisfacer la demanda, se acusó a los campesinos de esconder sus cosechas.”

“El Comité del Partido del distrito de Xunle, en el condado de Huanjiang, llegó a emitir una orden de prohibición de cocinar, impidiendo a los campesinos comer las cosechas. Los milicianos realizaban patrullas por la noche. Si veían la luz de un fuego, procedían a una búsqueda y a una redada. Muchos campesinos ni siquiera se atrevían a cocinar hierbas silvestres comestibles o cortezas, y morían de hambre”.

Según Historical Records of the People’s Republic of China (Red Flag Publishing House, 1994), los tres años de la Gran Hambruna causaron aproximadamente 40 millones de muertes no naturales y redujeron los nacimientos.

The Guardians publicaron un artículo en el que se presentaba el libro “Tomestone”, que revelaba las feas verdades de la Gran Hambruna. Este libro fue escrito por Yang Jisheng, que había trabajado para la agencia estatal de noticias de China – Xinhua, durante décadas, pero más tarde tuvo un pensamiento independiente y dijo la verdad.

Tras dedicar 15 años a documentar minuciosamente la catástrofe, Yang no tenía mucha idea de lo que iba a encontrar cuando empezó a trabajar: “No pensé que sería tan grave, tan brutal y tan sangriento. No sabía que había miles de casos de canibalismo. No sabía que había campesinos que morían a golpes”.

“La gente moría en la familia y no enterraban a la persona porque aún podían recoger sus raciones de comida; guardaban los cuerpos en la cama y los tapaban y los cadáveres eran comidos por los ratones. La gente se comía los cadáveres y se peleaba por los cuerpos. En Gansu mataban a los forasteros; la gente me dijo que pasaban extraños y los mataban y se los comían. Y se comían a sus propios hijos. Es terrible. Demasiado terrible”.

El ex reportero de la agencia de noticias Xinhua también reveló que durante los “tres años de penurias”, los comedores populares se han convertido en una base para que los cuadros del PCCh coman más y ocupen más, con suficiente grano, pastel, carne y pescado. Los hombres poderosos seducen a las mujeres con comida como cebo, y en esa época, muchos capitanes coaccionaban a las mujeres para que se acuesten con ellos a cambio de comida.

Desastres provocados por el hombre bajo el gobierno del PCCh

Esta tragedia nos remite a la “hambruna” de 2022 creada por el bloqueo del COVID, con la historia de las chicas de Shanghai que se acostaban con voluntarios a cambio de comida mencionada al principio de este artículo.

Algunos pueden pensar que esa historia es inventada. ¿Cómo podría ocurrir algo así hoy en día?. A juzgar por la sombría situación actual de Shangai expuesta en Internet y mirando hacia atrás en la historia de la tiranía del PCCh, hay una gran posibilidad de que haya sucedido y continúe.

Hoy en día, la Gran Hambruna del siglo XX y la tragedia de Shanghái comparten una característica común. Todas son catástrofes provocadas por el hombre. Mientras que el “Gran Salto Adelante” fue la causa principal de la Gran Hambruna, la política de encierro extremo en Shanghái ha traído más problemas en lugar de resolverlos.

Recientemente, en Weibo, Larry Hsien Ping Lang escribió que su madre de 98 años necesitaba tratamiento para un riñón que le fallaba, pero que para entrar en el hospital se le exigía una prueba COVID-19 negativa. Su destino, escribió, era evitable: Murió mientras esperaba el resultado de la prueba en el exterior.

Los Angeles Times también informó de que el 23 de marzo, Zhou Shengni, enfermera del Hospital del Este de Shanghai, murió a causa de un ataque de asma. Fue llevada al hospital, pero este fue cerrado para su desinfección, ya que la ciudad entró en estado de bloqueo.

La historia del Partido Comunista Chino está llena de políticas extremas derivadas de una ideología extrema y alimentadas por un sistema de aplicación altamente draconiano.

El comunismo imagina el cielo en la tierra con un suministro ilimitado de bienes que satisface los deseos infinitos de la gente, y el camino hacia ese supuesto cielo es el comunismo.

A lo largo del camino, el pueblo es arrojado a la lucha de clases y al terror sangriento, sin libertad de expresión ni libertad de creencias. Sin embargo, el Partido Comunista Chino se presenta sistemáticamente como el salvador del pueblo.

Los “voluntarios” masculinos que se jactan de sus “victorias” en Internet son las típicas víctimas del régimen comunista chino, que ha lavado el cerebro del pueblo con el ateísmo y el materialismo.

Tras décadas continuas de propaganda y supresión masiva, muchos chinos han perdido hoy su creencia en la retribución kármica y el origen divino de los seres humanos. Los que cometen crímenes no piensan que están haciendo el mal y que serán castigados por la Ley del Cielo, e incluso pueden estar orgullosos de su poder y capacidad.

El mal será castigado

Muchas historias antiguas en China cuentan cómo las buenas acciones son bendecidas y el mal es castigado. El problema es que, o bien los chinos modernos tienen poco acceso a estas enseñanzas tradicionales debido a la educación “socialista”, o bien una mentalidad materialista les impide creer en estas historias.

En la antigüedad, había un hombre llamado He Cheng que era experto en medicina. Sun Mou, en el condado, estuvo enfermo durante mucho tiempo y no pudo curarse, por lo que su familia buscó a He Cheng para que le diagnosticara y tratara.

La esposa de Sun Mou era joven y hermosa, y le dijo en secreto a He Cheng que todas las cosas valiosas de la casa estaban vendidas como peones, y que solo tenía su cuerpo para pagarle.

He Cheng le respondió con severidad: “¿Cómo puede la señora decir semejante tontería? Su familia es tan pobre, ¿cómo podría aprovecharse de la vulnerabilidad de los demás? Trataré cuidadosamente a su marido sin tomar ningún dinero. Por favor, sé más respetuosa contigo misma, no manches mi personalidad y te menosprecies”.

La esposa de Sun Mou estaba muy avergonzada y agradecida.

Esa noche, He Cheng soñó que un hombre lo llevaba a una mansión oficial, y el funcionario en el salón le decía: “Tienes mérito en la práctica de la medicina, especialmente cuando no te aprovechas del peligro de la gente para mancillar la castidad de las mujeres, tu espíritu es encomiable, conmueves a los dioses. Por eso, el Emperador de Jade te dará un puesto de funcionario y una recompensa de 50.000 yuanes”.

Cuando se despertó, se sintió ridículo. ¿Cómo podía un médico rural de hierbas tener un puesto en la palma de su mano?. Medio año después, el príncipe heredero cayó enfermo, y el tratamiento del médico imperial fue ineficaz.

Al oír que las habilidades médicas de He Cheng eran excelentes, el emperador le ordenó que entrara en palacio. Como era de esperar, el príncipe heredero se curó. Así que el emperador le dio un puesto de oficial médico, y la recompensa fue exactamente de 50.000 yuanes. En ese momento, He Cheng se quedó atónito por lo ocurrido en el sueño y se convenció de que los dioses realmente existen.

Por el contrario, Zhang Mou, del condado de Huating, tendió una vez una trampa para atraer a las mujeres y violarlas cuando era joven. Después de casarse, engendró dos hijos, pero ambos murieron prematuramente debido al retraso en el crecimiento. También contrajo tuberculosis, que no mejoró tras muchos años de tratamiento.

Más tarde, se sintió arrepentido y supo que su desgracia era la mala retribución del libertinaje. Así que juró ante los dioses y los Budas abstenerse de la mala conducta sexual para siempre, y pagó la impresión de muchos libros buenos sobre el cultivo de la moralidad, como “Tesoros del Calendario de Jade” y otros. Un año después, se curó y pronto tuvo tres hijos seguidos.

Volviendo a Shanghái en 2022, “por una vez, millones de personas en Shanghái -jóvenes y viejos, ricos y pobres, liberales y conservadores- parecen unidos por su creciente ira”, informa la CNN. ¿Esa ira, junto con las miserias acumuladas a lo largo del último siglo de sangrienta opresión, les ayudará a despertar de la engañosa propaganda del Partido Comunista Chino? ¿Preparará la tragedia de hoy el camino para el renacimiento de los valores morales tradicionales de mañana?