Las estrictas medidas pandémicas ya fueron desacreditadas hace años, entonces, ¿por qué los usamos para el Covid?

Por Instituto Brownstone

Visto en:  Lifesitenews

‘La experiencia ha demostrado que las comunidades que enfrentan epidemias u otros eventos adversos responden mejor y con menos ansiedad cuando el funcionamiento social normal de la comunidad se ve menos interrumpido.’

Donald Henderson, quien murió en 2016, era un gigante en el campo de la epidemiología y la salud pública. También fue un hombre cuyas advertencias proféticas de 2006 decidimos ignorar en marzo de 2020.

El Dr. Henderson dirigió un esfuerzo internacional de diez años entre 1967 y 1977 que erradicó con éxito la viruela. Después de esto, se desempeñó como Decano de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins de 1977 a 1990. Hacia el final de su carrera, Henderson trabajó en programas nacionales para la preparación y respuesta de salud pública después de ataques biológicos y desastres nacionales.

En 2006, Henderson y sus colegas del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad de Pittsburgh, donde Henderson también mantuvo una cita académica, publicaron un artículo histórico con el título anodino , “Medidas de mitigación de enfermedades en el control de la influenza pandémica”, en la revista  Biosecurity . y terrorismo: estrategia, práctica y ciencia de la biodefensa .

Este documento revisó lo que se sabía sobre la efectividad y la factibilidad práctica de una variedad de acciones que podrían tomarse en un intento por disminuir el número de casos y muertes como resultado de una pandemia de virus respiratorio. Esto incluyó una revisión de las medidas de bioseguridad propuestas, que luego se utilizaron por primera vez durante COVID, tales como “cuarentena a gran escala o en el hogar de personas que se cree que estuvieron expuestas, restricciones de viaje, prohibiciones de reuniones sociales, cierre de escuelas, mantenimiento de la distancia personal y el uso de mascarillas”.

Incluso suponiendo una tasa de letalidad (CFR) del 2,5 %, aproximadamente igual a la gripe española de 1918 pero mucho más alta que la CFR de COVID, Henderson y sus colegas concluyeron que estas medidas de mitigación harían mucho más daño que bien.

Descubrieron que la estrategia más útil sería aislar a las personas sintomáticas (pero no a las que simplemente habían estado expuestas) en el hogar o en el hospital, una estrategia que durante mucho tiempo había sido parte de la salud pública tradicional.

También advirtieron contra la dependencia de modelos informáticos para predecir los efectos de intervenciones novedosas, advirtiendo que “Ningún modelo, sin importar cuán precisas sean sus suposiciones epidemiológicas, puede iluminar o predecir los efectos secundarios y terciarios de medidas particulares de mitigación de enfermedades”.

Además, “si se aplican medidas particulares durante muchas semanas o meses, los efectos a largo plazo o acumulativos de segundo y tercer orden podrían ser devastadores social y económicamente”.

Con respecto a las cuarentenas forzadas de grandes poblaciones, los autores señalaron que “no hay observaciones históricas ni estudios científicos que respalden el confinamiento por cuarentena de grupos de personas posiblemente infectadas”, y concluyeron,

“Las consecuencias negativas de la cuarentena a gran escala son tan extremas (confinamiento forzado de personas enfermas con el pozo; restricción total del movimiento de grandes poblaciones; dificultad para hacer llegar suministros críticos, medicamentos y alimentos a las personas dentro de la zona de cuarentena) que esta mitigación la medida debe ser eliminada de una consideración seria”.

Los autores señalaron que durante epidemias de influenza anteriores, los grandes eventos públicos se cancelaron ocasionalmente; sin embargo, no encontraron evidencia “de que estas acciones hayan tenido un efecto definitivo sobre la gravedad o la duración de una epidemia”, y argumentan que “cerrar teatros, restaurantes, centros comerciales, grandes tiendas y bares… tendría graves consecuencias perjudiciales”. La revisión presentó evidencia clara de que el cierre de escuelas resultaría ineficaz y enormemente dañino. Tampoco encontraron evidencia de la utilidad de las máscaras fuera del entorno hospitalario.

Henderson y sus colegas concluyeron su revisión con este principio primordial de buena salud pública: “La experiencia ha demostrado que las comunidades que enfrentan epidemias u otros eventos adversos responden mejor y con menos ansiedad cuando el funcionamiento social normal de la comunidad se ve menos interrumpido”.

No hace falta decir que no hicimos caso de ninguno de estos consejos en marzo de 2020. En cambio, seguimos adelante con los encierros, las máscaras, el distanciamiento social y el resto. Cuando nos enfrentamos a COVID, rechazamos los principios probados de salud pública y, en cambio, adoptamos el modelo de bioseguridad no probado. Ahora estamos viviendo las consecuencias de esta elección.