Los crímenes de la industria farmacéutica

Por Rod Driver / The Daily Sceptic

Traducido por el equipo de Sott.net

Richard Horton, redactor jefe de The Lancetobservó en una ocasión:

La historia de la medicina está plagada de maravillosos resultados iniciales que, con el paso del tiempo, resultan no ser tan maravillosos o, de hecho, incluso adversos… hay toda una serie de ejemplos recientes en los que los datos preliminares suscitaron mucho entusiasmo y provocaron cambios en la práctica clínica y, finalmente, nos dimos cuenta de que habían hecho más daño que bien. ¿Por qué nunca aprendemos estas lecciones?

La industria farmacéutica fabrica medicamentos con fines médicos. La industria hace una gran campaña para reforzar las patentes en todo el mundo, aunque muchos economistas son muy críticos con las patentes en medicina. En algunos casos, los medicamentos patentados se venden por miles de veces más de lo que costarían si no hubiera patentesEsta industria ilustra algunos de los peores aspectos del poder empresarial, los delitos corporativos y los “almuerzos gratis” (o rentas) que enriquecen a los ejecutivos y accionistas.

Costes sociales, beneficios privados

Las primeras fases de la investigación y el desarrollo de medicamentos suelen financiarse con fondos públicos, y las universidades y los gobiernos de todo el mundo pagan gran parte de los costes. Las empresas no suelen participar hasta que las primeras pruebas resultan prometedoras. Como señaló un comentarista:

Todo el ecosistema en el que se aloja la innovación (patentes, derechos de autor, financiación, universidades, investigación, transferencia de conocimientos, normas de propiedad, regulación para garantizar normas comunes) se crea conjuntamente entre lo público y lo privado.

Sin embargo, las empresas que reciben las patentes se quedan con los beneficios. Una vez que tienen la patente de un medicamento, las empresas pueden cobrar lo que maximice sus beneficios. En otras palabras, lo que los más ricos puedan pagar.

En un caso extremo, un medicamento llamado Cerezyme costaba más de 200.000 dólares por un año de tratamiento, a pesar de que casi todo el desarrollo se había financiado con fondos públicos. Los sistemas sanitarios de los países ricos acaban racionando los medicamentos debido a su coste.

En estas circunstancias, permitir que las empresas privadas se queden con todos los beneficios de los medicamentos patentados, cuyo desarrollo se ha financiado en gran parte con fondos públicos, no tiene sentido. Es un ejemplo de cómo la economía está amañada para transferir una inmensa riqueza a manos de los ejecutivos y accionistas de las grandes empresas, mientras se perjudica a los demás.

Para colmo, se calcula que hasta un tercio de los nuevos medicamentos no son más eficaces que los existentes. El gobierno canadiense publicó una revisión de los 61 medicamentos patentados en Canadá en 2018. Concluyó que sólo uno era lo que se llama un avance, y 56 proporcionaban poca o ninguna mejora en comparación con los medicamentos existentes.

El Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH) realizó un amplio estudio publicado en 2002 para comprobar si los medicamentos existentes para la hipertensión arterial funcionaban. Algunos de los fármacos se encontraban entre los más vendidos del mundo, pero el estudio descubrió que los diuréticos antiguos funcionaban tan bien o mejor que cualquier otro. Los diuréticos costaban 37 dólares al año. Los otros fármacos probados costaban entre 230 y 715 dólares al año, y sin embargo los médicos prescribían mayoritariamente los fármacos más caros.

Se han gastado enormes cantidades de dinero en medicamentos para la diabetes, como Avandia, que resultaron ser ineficaces. Cuando se introdujeron por primera vez, se promocionaron inicialmente como salvavidas. El medicamento contra la gripe, Tamiflu, tenía un valor mínimo, pero se compraron reservas masivas contra la gripe H1N1 en 2009 debido a datos de investigación engañosos y a los grupos de presión de las empresas. El fabricante, Roche, ocultó datos para engañar a todo el mundoEsto debería ser considerado un delito grave, pero en realidad no es ilegal.

El fraude y el engaño están muy extendidos

Si un fármaco es realmente eficaz, no requiere de marketing. Los estudios científicos adecuados demuestran sus beneficios, y los médicos y las redes sanitarias de todo el mundo lo utilizarán. Sin embargo, como la mayoría de los medicamentos no son muy eficaces, las empresas tienen que gastar enormes cantidades para “persuadir” a los médicos de que los receten. Esto incluye regalos, vacaciones y otros incentivos (un eufemismo de soborno). Muchos médicos están dispuestos a aceptarlo. En algunos países también hay una gran cantidad de publicidad general. En total, se gasta más en marketing que en investigación. Este marketing lo pagan en última instancia las personas que compran los medicamentos, lo que hace que sean mucho más caros.

Muchos de los nuevos medicamentos son imitaciones. Es decir, variaciones de medicamentos existentes. Buenos ejemplos son Cialis y Levitra, que son variaciones de Viagra. Las empresas tienen un oligopolio, por lo que pueden controlar los precios. Se gastan enormes sumas en la comercialización de estos medicamentos copiados, pero si no existieran nadie los echaría de menos.

Todas las grandes empresas farmacéuticas han sido condenadas por vender fármacos perjudiciales, a veces mortales. La industria ha sido multada con más de 50.000 millones de dólares en los últimos veinte años. En 2012, la empresa farmacéutica Glaxo Smith Kline (GSK) fue multada con 3.000 millones de libras esterlinas en EEUU por venta indebida de medicamentos; por fraude, soborno y cobro excesivo; por pagar lujosos incentivos a los médicos; por encubrir pruebas de investigación negativas; y por hacer afirmaciones falsas sobre los medicamentos. GSK también ha sido multada en India, Sudáfrica y GB. Aunque estas cifras parecen importantes, no son suficientes para disuadir a las empresas de seguir cometiendo estos delitos. Las ventas de un solo medicamento pueden valer muchas veces estas cantidades, por lo que, en lo que respecta a las empresas, el delito compensa. Ningún individuo es procesado por delitos penales. En 1997, algunas empresas farmacéuticas fueron multadas por operar un cártel mundial de fijación de precios. Un autor ha llegado a decir que la definición oficial de delincuencia organizada describe muy bien las actividades de las empresas farmacéuticas.

La industria tiene un largo historial de exagerar los beneficios de sus fármacos, subestimar los inconvenientes y ocultar los resultados negativos. Un estudio reciente ha demostrado que, en el mundo real, los fármacos suelen ser cuatro veces más perjudiciales de lo que afirman los fabricantes. Los efectos adversos hospitalizan a un cuarto de millón de personas en GB y a dos millones en EEUU cada año. El analgésico Vioxx causó 55.000 muertes, pero los datos fueron ocultados por el fabricante, Merck. El fármaco para la diabetes Avandia provocó un gran número de infartos, derrames cerebrales y muertes. Un comentarista experto afirmó que:

Hasta que no se generalicen las sanciones significativas y la posibilidad de encarcelar a los directivos de las empresas responsables de estas actividades, las empresas seguirán defraudando al Gobierno y poniendo en peligro la vida de los pacientes.

Numerosos estudios han demostrado que cuando las empresas pagan la factura, es más probable que la investigación arroje resultados que apoyen los nuevos medicamentos. En otras palabras, ahora hay pruebas abrumadoras de que las empresas farmacéuticas manipulan la investigación. Las empresas prueban sus propios medicamentos, por lo que las pruebas se diseñan hábilmente para enfatizar los beneficios y subestimar los daños. Los ensayos negativos no siempre se publican. Pueden salirse con la suya gracias a una regulación inadecuada.

La industria farmacéutica gasta más que cualquier otra en hacer grupo de presión en el Gobierno de EEUU, gastando 280 millones de dólares en 2018. El propósito de esto es mantener la regulación de la industria favorable a sus intereses. El regulador estadounidense se llama Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). No tiene fondos suficientes, ha mostrado poco interés en la seguridad y no tiene análisis de seguridad continuos y a largo plazo. Además, tiene graves conflictos de intereses, ya que muchos de sus empleados están vinculados a la industria. El antiguo jefe de la FDA pasó a trabajar para la empresa farmacéutica Pfizer. Muchos ex miembros del Congreso de los EUA han aceptado trabajos como grupos de presión para la industria farmacéutica.

Sorprendentemente, la situación regulatoria en Gran Bretaña es aún peor. El regulador de GB (MHRA) no ha procesado con éxito a una sola empresa, y las multas suman apenas 73.300 libras. El regulador se jactó en 2012 de haber dado 467 advertencias y 151 amonestaciones, pero estas no tuvieron ningún efecto. Las leyes y los reglamentos no se aplican, y los conflictos de intereses existen en todo el sistema de aprobación de medicamentos.

Todos estos factores han actuado durante la covid. Cada vez es más preocupante que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya sido capturada por los intereses farmacéuticos. También hay pruebas de que la investigación universitaria ha sido manipulada por los financiadores. El afán de lucro en manos de empresas con inmenso poder parece corromper todo lo que toca. Las inyecciones etiquetadas como “vacunas” son descritas por gobiernos y fabricantes como “seguras y eficaces”, pero las pruebas demuestran que la supuesta eficacia se ha exagerado enormemente, los daños a corto plazo han sido mayores de lo que se afirma y los daños a largo plazo siguen siendo desconocidos. Los gobiernos han pagado enormes cantidades a empresas privadas, como Pfizer, por estos fármacos experimentales, dando a los accionistas y a los ejecutivos un almuerzo gratis más allá de sus sueños. Han indemnizado a las empresas contra la responsabilidad de cualquier daño que puedan causar los medicamentos, disminuyendo su incentivo para garantizar su seguridad.

Dentro del sistema farmacéutico, el hecho de centrarse en el beneficio empresarial, en lugar de en la necesidad médica, tiende a empujar en la dirección equivocada, creando incentivos perversos. En otras palabras, las empresas con ánimo de lucro siempre tratarán de afirmar que sus medicamentos son más eficaces y menos dañinos de lo que realmente son, y pueden obtener más beneficios cometiendo sobornos y fraudes. La industria farmacéutica es un ejemplo flagrante de una industria que “no sirve para nada”. Falla a las poblaciones de los países ricos y pobres.

¿Posibles soluciones?

Debo subrayar que, al hablar de soluciones, no tengo ningún sesgo ideológico fuerte hacia los mercados o el Estado. Todas las economías exitosas han sido combinaciones de ambos. El principal objetivo del sistema farmacéutico debería ser eliminar los motivos financieros para manipular los ensayos farmacológicos y minimizar el gasto en marketing. Para ello podría ser necesario que una organización sin ánimo de lucro se encargara de las pruebas a gran escala de posibles medicamentos. Esto tendría que ser mucho más transparente que la investigación actual llevada a cabo por empresas privadas. Los productos farmacéuticos podrían ser un área en la que la eliminación de las patentes beneficiaría a la sociedad, de modo que no habría medicamentos sobrevalorados ni beneficios inesperados (en el futuro escribiré un artículo sobre problemas más generales con las patentes). Todos los medicamentos exitosos, desarrollados principalmente a través de medios públicos, estarían disponibles para que todos los países los fabricaran de la forma más barata posible. Las empresas privadas podrían seguir participando en otros aspectos del proceso, como la investigación temprana o la fabricación de medicamentos.

Durante generaciones se ha debatido sobre la conveniencia de nacionalizar parcialmente el sistema, lo que ha resurgido recientemente. Sus defensores sugieren que así se podrían obtener los mismos medicamentos por una fracción del coste. No habría incentivos financieros para cometer fraudes o sobornos, ni medicamentos de imitación, ni un marketing costoso, ni grupos de presión, ni batallas legales sobre patentes, ni privar a los países pobres de medicamentos. Pero, ¿habría incentivos políticos y burocráticos perversos en su lugar para aparentar el éxito y ocultar el fracaso? ¿Los organismos públicos harían un mejor trabajo para desarrollar los medicamentos que necesitamos?

Si tiene alguna idea sobre la mejor manera de reformar la industria farmacéutica, háganoslo saber.