La carrera de una joven de 29 años se “estrelló” tras la lesión provocada por la vacuna COVID de Pfizer

Traducido de ChildrensHealthDefense.org por TierraPura.org

En una entrevista exclusiva con The Defender, Hayley López, que desarrolló el síndrome de taquicardia ortostática postural a los 29 años tras su primera dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer, ya no puede trabajar porque no puede pasar las pruebas médicas requeridas.

A los 29 años, Hayley López tenía una prometedora carrera por la que había trabajado 12 años, como controladora aérea en una de las instalaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA) más concurridas de Estados Unidos.

El 8 de octubre de 2021, esa carrera se estrelló 15 minutos después de que López recibiera su primera, y única, dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech.

En una entrevista exclusiva con The Defender, López, que ahora tiene 30 años, compartió su historia, incluyendo las lesiones que sufrió y los desafíos que experimentó al tratar de obtener un diagnóstico y tratamiento.

“Unos 15 minutos después de la inyección, noté dolor en el brazo y en el pecho”, dijo López. “Después, noté mareos, falta de aliento, problemas de memoria y tartamudeo en tres días, y fue entonces cuando supe que algo iba realmente mal”.

López buscó ayuda en un centro de atención urgente, y mientras estaba allí, dijo, entraba y salía de la conciencia.

“Mis otros síntomas incluyen espasmos, dolor de nervios, fatiga, presión arterial alta, ritmo cardíaco alto, palpitaciones, mareos, sensación de vértigo y migrañas”, dijo López.

“Todavía sufro todos los síntomas, ahora, ocho meses después”.

López no quería la vacuna, pero bajo la orden ejecutiva de la administración Biden, los trabajadores federales estaban obligados a vacunarse o ser despedidos.

“Quiero que la gente sepa que yo era una persona normal y sana de 29 años que intentaba desenvolverse en la vida”, dijo López.

“Trabajé muy duro para llegar a donde estoy en mi carrera y, en ese momento, sentí que mi mundo se acabaría si perdía mi trabajo. Me vacuné para mantener mi trabajo y ahora puede acabar con mi carrera”.

Para López, los síntomas que experimentó casi inmediatamente después de recibir la inyección de Pfizer fueron sólo una parte de sus problemas. También tuvo dificultades para encontrar un médico que pudiera diagnosticar su enfermedad y que no descartara su preocupación de que los síntomas estuvieran relacionados con la vacuna.

“Sinceramente, podría seguir hablando del sistema sanitario y de lo mal que te tratan cuando estás lesionado por una vacuna”, dijo López. “Fui a un total de 32 citas con 17 médicos diferentes en siete meses”.

Los dos primeros médicos que vio en la atención urgente le dijeron que era una coincidencia que los síntomas se desarrollaran inmediatamente después de la vacuna.

“Parecían más preocupados por asegurarme que no era por la vacuna que por tratarme”, dijo.

Algunos de los “diagnósticos” que recibió fueron despectivos -sólo “relacionados con el estrés”, le dijeron los médicos-, mientras que otros rozaron el sexismo.

“Mis pruebas seguían siendo normales, así que mi médico asumió que era sólo ansiedad”, dijo López. “Incluso los especialistas me dijeron que se debía a ‘mi ciclo’ y que ‘muchas mujeres tienen las mismas molestias’”.

Según López, recibió una serie de diagnósticos erróneos, como costocondritis, síndrome inflamatorio multisistémico, COVID largo, ansiedad y depresión.

“Salía de cada cita con el médico con lágrimas en los ojos porque sabía que estaban equivocados”, dijo López. “Sabía que algo estaba mal en mí y sabía que no estaba sólo en mi cabeza”.

López obtuvo un diagnóstico después de leer por casualidad sobre el síndrome de taquicardia postural ortostática (POTS), una enfermedad que afecta al flujo sanguíneo y puede provocar síntomas como mareos, desmayos y aumento de los latidos del corazón, síntomas que aparecen al levantarse de una posición reclinada.

“La primera vez que leí sobre el POTS, lloré porque era como leer sobre mí misma”, dice López. “Descubrí el POTS por mi cuenta. No recibí ninguna información ni orientación de un médico”.

Cuando finalmente acudió a un médico especializado en POTS, “supo enseguida que tenía POTS y entendió mis luchas con los médicos anteriores, porque todos sus pacientes con POTS pasan por lo mismo”, dijo López.

El POTS ha impedido a López trabajar, dijo:

“Sigo siendo empleada de la FAA, pero no puedo trabajar. Tengo que mantener una autorización médica, al igual que los pilotos de las aerolíneas, para hacer mi trabajo”.

“Me han quitado la autorización médica y no sé si la recuperaré.

“Me puse la vacuna para mantener el trabajo que me gusta y ahora esa misma vacuna me impide, desde el punto de vista médico, hacer mi trabajo”.

López recibió alguna ayuda económica del programa federal de compensación a los trabajadores -45 días de continuación de la paga-, ya que las lesiones que sufrió se consideraron una lesión laboral. Sin embargo, todavía está esperando que le aprueben una indemnización más allá de los 45 días iniciales.

López informó de sus lesiones al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS). Recibió respuesta del VAERS “unos seis meses después de que lo denunciara, y solicitaron información actualizada sobre mi lesión por la vacuna”.

Sin embargo, en el momento de escribir este artículo, uno de los diagnósticos erróneos que recibió sigue apareciendo en su expediente del VAERS.

“Mi estado no se ha actualizado en el VAERS desde que envié información adicional a petición suya hace casi dos meses”. En el informe sigue figurando su diagnóstico erróneo, dijo.

Los últimos datos disponibles de VAERS muestran 429 informes de POTS con 310 casos atribuidos a Pfizer, 99 informes atribuidos a Moderna y 20 informes a Johnson & Johnson. Los informes se presentaron entre el 14 de diciembre de 2020 y el 3 de junio de 2022.

López dijo que sus lesiones continúan impactando “cada aspecto” de su vida.

“En un mal día, tengo problemas para caminar desde el sofá hasta mi cocina para conseguir un vaso de agua”, dijo. “En un buen día, no puedo caminar más de dos minutos, así que no puedo ir a la tienda o sacar a mi perro a pasear. Tengo suerte si soy capaz de cocinar la cena”.

Incluso tiene problemas para hablar. “A menudo me detengo a mitad de frase porque he olvidado de qué estaba hablando o he olvidado una simple palabra”.

Como tiene desmayos, sólo puede ducharse cuando su marido está en casa, dice.

“Llevo un monitor de muñeca para mi ritmo cardíaco y tengo detección de caídas para alertar a mi marido si me desmayo”.

Además de trabajar como controladora aérea, López era piloto privada y le gustaba volar. Tampoco ha podido dedicarse a esa actividad tras su vacunación.

“No he podido volar; las autorizaciones médicas para los controladores aéreos y los pilotos tienen el mismo certificado”, dijo.

Las lesiones causadas por la vacuna también afectaron a las relaciones con personas que antes estaban cerca de ella.

“He perdido a personas cercanas a mí porque o bien no quieren oír o creen que la vacuna puede causar daños, o simplemente no les importa”, dijo.

Aunque López dijo que no tiene conocimiento de otros controladores aéreos que hayan tenido una experiencia similar a la suya, sí sabe de “unos cuantos pilotos” afectados por las vacunas.

“Estoy segura de que hay muchas personas dentro de la industria de la aviación que tienen miedo de denunciar las lesiones causadas por las vacunas, ya que perderían sus autorizaciones médicas y, a su vez, perderían sus puestos de trabajo”.

Para López, su experiencia pone de manifiesto la importancia de concienciar sobre las lesiones causadas por las vacunas y sobre afecciones como el POTS.

“Hay que concienciar a la comunidad médica sobre el POTS”, dijo. “Lo único raro de las lesiones por vacunas es que rara vez se habla de ellas. El POTS no tiene cura y puede ser de por vida”.