Austria no obligará a vacunarse contra el Covid-19

Por LifeSiteNews

El ministro de salud de Austria ha declarado que la controvertida ley que obliga a todos los adultos a vacunarse contra el COVID será abolida en julio.

El ministro Johannes Rauch hizo el anuncio durante una conferencia de prensa celebrada hoy. La ley se aprobó originalmente en noviembre del año pasado y originalmente se suponía que entraría en vigencia en febrero de 2022. Sin embargo, después de problemas técnicos y una reevaluación por parte de la comisión oficial de vacunación obligatoria, se suspendió hasta hoy.

Herwig Kollaritsch, uno de los cuatro miembros de la comisión de vacunación obligatoria, dijo que en lugar de hablar de inyecciones obligatorias para todos, debería considerarse la vacunación obligatoria para ciertos grupos, por ejemplo, personas mayores.

Si bien la ley se suspendió, podría haberse reactivado y aplicado en cualquier momento, y muchos comentaristas pensaron que esto podría suceder este otoño, cuando es probable que el número de casos de COVID comience a aumentar nuevamente. Sin embargo, con la abolición total de esta ley, la vacunación obligatoria no podrá establecerse tan rápidamente. El Parlamento austríaco tendría que aprobar una nueva ley y el Consejo Federal austríaco tendría que aprobarla. Este es un proceso que suele tardar al menos unas pocas semanas.

El ministro de salud de Austria justificó la decisión de abolir la ley afirmando que las circunstancias en noviembre de 2021, cuando se aprobó originalmente la ley, eran muy diferentes a las actuales. En ese entonces, Delta era la variante dominante, y Rauch afirma que los hospitales estaban al borde de ser abrumados.

También afirmó que la vacunación obligatoria no hará que nadie se vacune y citó una encuesta en la que el 13% de los austriacos dijeron que nunca se vacunarían con una inyección contra el COVID, incluso si se les amenazara con sanciones.

Además, Rauch reconoció que la ley y la discusión al respecto han causado profundas divisiones en la sociedad, las empresas y las familias. Agregó que muchos otros problemas, como la guerra en Ucrania, la inflación y la crisis energética están provocando tensiones en la sociedad. Por lo tanto, se necesitará más solidaridad y cohesión en los próximos meses y años.

Sin embargo, Rauch también declaró que las máscaras, las pruebas y las vacunas de refuerzo seguirán siendo medidas contra el COVID.

Finalizó su declaración reconociendo que “la pandemia” también ha causado daños psicológicos, especialmente a niños, niñas y adolescentes.

Sin embargo, esta podría no ser la última palabra. Alexander Tschugguel del Instituto St. Boniface, un apasionado opositor de la ley , tradujo un tuit aleccionador del Dr. Marcus Franz, quien calificó la decisión de abandonar la ley como una «finta».

“Quien lea atentamente la nueva Ley de Epidemias sabe que con ella las verdaderas vulneraciones de nuestros derechos fundamentales son posibles directamente a través de la Secretaría de Salud, sin el parlamento”.

La reacción inicial de Tschugguel fue más de celebración, acreditando el Santo Rosario y la resistencia de los austriacos al mandato de su abolición.

El activista católico agregó que “el pueblo austriaco no olvidará todo el daño que [los políticos austriacos] les causaron en los últimos meses y años, no lo harán”.