Vaxxidentes: Se disparan los accidentes de tráfico alcanzando el nivel más alto en décadas

Por Ejército Remanente

La gran pregunta es ¿por qué? ¿Por qué los accidentes de tráfico están alcanzando niveles insensatos desde que comenzó la pandemia? Las inyecciones COVID-19 han echado por tierra una década y media de avances en la reducción de los accidentes.

La gran pregunta es ¿por qué? ¿Por qué los accidentes de tráfico están alcanzando niveles insensatos desde que comenzó la pandemia? La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) incluso lo predijo para 2021, estimando que al menos 44 estados de EE.UU. verían un «aumento de las muertes por tráfico». ¿Cómo podían saberlo de antemano?

Las muertes en accidentes implicando de varios vehículos en ciudades y carreteras urbanas aumentaron un 16%. Para las personas de 65 años o más, las muertes en vehículos aumentaron un 14%. En el caso de los peatones, el número de muertes aumentó un 13%, incluyendo las muertes diurnas. Las muertes de motociclistas incluso aumentaron un 9% y las de ciclistas un 5%.

270 millones de estadounidenses que han sido vacunados coinciden con un aumento masivo de dos años en las muertes relacionadas con el tráfico.

Casualmente, mientras 270 millones de estadounidenses tienen su sangre contaminada con óxido de grafeno y nanopartículas de metales pesados que causan coágulos de sangre, miocarditis y síndrome de muerte súbita del adulto (SADS), los comunistas de Washington, D.C. culpan oportunamente a las infraestructuras. La seguridad es lo primero. Excepto que no hay nada «seguro» en las inyecciones experimentales tóxicas que nunca han pasado las pruebas clínicas ni han recibido la aprobación completa de la Food and Drug Administration (FDA).

El gobierno de Biden culpa a los problemas de infraestructura, lo que significa que de repente los baches y los puentes viejos están matando a la gente en masa? Se trata de las peores estadísticas de accidentes desde 2005 y del mayor incremento porcentual anual NUNCA visto en la historia del Sistema de Análisis de accidentes mortales.

He aquí la patética excusa para estas muertes masivas, en boca del Secretario de Transporte de los Estados Unidos, Pete Buttigieg:

«Con nuestra Estrategia Nacional de Seguridad en las Carreteras y el proyecto de ley bipartidista del Presidente sobre infraestructuras, estamos dando pasos decisivos para ayudar a invertir esta devastadora tendencia y salvar vidas en nuestras carreteras.»

43.000 estadounidenses murieron en las carreteras de Estados Unidos en 2021, la cifra más alta en 16 años.

Un 10% más que en 2020, los «accidentes» de coche se suceden a diestro y siniestro, y ahora aumentan cada año durante la estafa de la gripe de Wuhan. En 2022, se espera que hasta 50.000 estadounidenses mueran en accidentes de tráfico, pero las razones de estos accidentes no cuadran.

La NHTSA ni siquiera ha intentado explicar POR QUÉ sospecha que todos estos choques han alcanzado su punto máximo a los 16 años desde que comenzó la pandemia. California, Texas y Florida son las regiones más afectadas por estas muertes relacionadas con el tráfico, así como Washington D.C., donde el residente Biden es incapaz de encontrar el camino por sí solo después de una conferencia.

Oh, pero la Governors Highway Safety Association(GHSA) culpa a la velocidad, el alcohol, las drogas y la conducción distraída del aumento masivo de muertes en el tráfico. La culpa es de todo menos de las inyecciones de COVID, y continuará a medida que más y más estadounidenses reciban «inyecciones de refuerzo» que exacerban estas «vacunas» (accidentes inducidos por vacunas) donde la gente se desmaya, tiene arritmias, tiene ataques de pánico o muere mientras conduce, y el gobierno culpa a todo lo demás, incluyendo los baches y los mensajes de texto.

Las inyecciones de COVID-19 han echado por tierra una década y media de avances en la reducción de los accidentes de tráfico, las lesiones y las muertes, pero a nadie se le permite hablar de ello ni publicar estadísticas al respecto.

Los medios de comunicación y las agencias gubernamentales disfrazan los «accidentes de tráfico» como accidentes de tráfico en carreteras llenas de baches.

¿Acaso se trata del «cisne negro» que los medios de comunicación independientes llevan advirtiendo desde el inicio de la campaña de vacunación masiva contra COVID-19? ¿Deberíamos culpar a la ira en la carretera y a los baches por el aumento masivo de las muertes relacionadas con los vehículos?

¿O las cada vez más frecuentes salidas de vía responden a otras causas?

¿Qué pasa con todos esos pilotos de avión, atletas y personal militar que mueren repentinamente, poco después de ser inyectados con óxido de grafeno?

Tal vez sea hora de hacer autopsias a todos estos supuestos «accidentes» que ocurren en todas las carreteras de Estados Unidos, y ver si los conductores tienen misteriosos coágulos de sangre que no contienen mucha sangre en absoluto, sino materiales elásticos y gomosos y metales pesados que se acumulan en el sistema vascular, causando el síndrome de muerte súbita del adulto. Tal vez la próxima vez le echen la culpa al calentamiento global.

Fuentes incluídas:

NHSTA.gov

NaturalNews.com

TheEpochTimes.com

La Quinta Columna

Citizens-news