Fuente: noticiasholisticas

Visto en: TierraPura.Org

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmó los acuerdos sobre la incorporación de cuatro nuevas regiones a su país: las repúblicas de Donetsk y Lugansk y las regiones de Zaporozhie y Jersón.

El mandatario prometió defender los nuevos territorios de la Federación Rusa y acusó de farsantes a los líderes del occidente anglosajón: “Los acuerdos que declaran son una farsa. Las promesas de no ampliar la OTAN hacia el Este han resultado ser una farsa. Todo lo que escuchamos es que Occidente defiende un orden basado en reglas. ¿Quién ha visto estas normas? ¿Con quién estaban de acuerdo? Esto es una tontería. Está diseñado para los tontos. Rusia no vivirá con esas reglas amañadas”.

Putin continuó en su discurso criticando con fuerza: “Occidente no tiene ningún derecho a opinar sobre democracia (…) Fue el llamado Occidente el que pisoteó el principio de inviolabilidad de las fronteras. Y ahora está decidiendo a su antojo quién tiene derecho a la autodeterminación y quién no, quién no lo merece. No está claro por qué lo deciden, ni quién les dio ese derecho. Se lo dieron ellos mismos”.

El mandatario ruso se reunió en el Salón de San Jorge del Gran Palacio del Kremlin con los jefes de las administraciones de estas regiones: Denís Pushilin, de la República Popular de Donetsk (RPD), Leonid Pásechnik, de la República Popular de Lugansk (RPL), Evgueni Balitski, de la región de Zaporozhie, y Vladímir Saldo, de la región de Jersón.

Tras la firma, los cuatro líderes de pie junto a Putin, escucharon el himno ruso por primera vez como los jefes de las nuevas entidades de la Federación de Rusia.

La incorporación de territorios fue celebrada por el pueblo ruso en la Plaza Roja.

Los residentes de estos territorios expresaron su voluntad de integrarse a Rusia durante los referendos que se celebraron desde el 23 al 27 de septiembre. Esta decisión fue apoyada por el 99,23% de los votantes en la RPD, el 98,42% en la RPL, el 87,05% en la región de Jersón y el 93,11% en la región de Zaporozhie.

Según la legislación rusa, la firma de un acuerdo de incorporación de nuevos territorios a la Federación de Rusia irá seguida de un dictamen del Tribunal Constitucional sobre la conformidad de estos actos con la Constitución rusa. Después, los acuerdos deben ser ratificados en el Parlamento.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ofreció un discurso ante la cúpula política del país en el Gran Palacio del Kremlin.

El mandatario comenzó su discurso dirigiéndose a los ciudadanos de Rusia, así como a los de las regiones de Jersón y Zaporozhie, la RPL y la RPD y aseguró que los referendos representan la voluntad de millones de personas.

“Es un derecho inalienable del pueblo. Se basa en la unidad histórica en cuyo nombre vencieron generaciones de nuestros antepasados”, insistió Putin.

“En 1991, la gente se encontró aislada de su patria. Las personas se anteponen al hecho. No entendían del todo lo que estaban haciendo en ese entonces. Pero eso no importa ahora. La URSS ya no existe, no podemos recuperar el pasado. Rusia no lo necesita, no aspiramos a ello. Pero no hay nada más fuerte que el deseo de la gente de volver a la verdadera Patria”. Señaló que fueron los últimos líderes soviéticos los que “arruinaron” el país sin tener en cuenta la opinión popular.

Rusia garantizará la seguridad de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, así como de las provincias de Jersón y Zaporozhie, y ayudará a reconstruir su infraestructura, declaró el presidente ruso.

“Defenderemos nuestra tierra con todas las fuerzas y medios a nuestro alcance, lo haremos todo para garantizar la vida segura de nuestra gente, es la gran misión de liberación de nuestro pueblo”, afirmó el líder ruso.

Subrayó que “trabajaremos, sin lugar a dudas, para elevar el nivel de la seguridad”.
Rusia, prometió, reconstruirá las ciudades y aldeas, “restaurará y desarrollará las empresas industriales, fábricas, infraestructura, sistemas sociales, de pensiones, de salud y de educación”.

“No discutiremos la elección de los pueblos de Donetsk, Lugansk, Zaporozhie y Jersón, la hicieron y Rusia no la traicionará”, enfatizó. “Haremos juntos que los ciudadanos de las nuevas regiones sientan el apoyo de todo el pueblo de Rusia, de todo el país, de todas las repúblicas, provincias y regiones de nuestra patria grande”, dijo Putin.

“Los acuerdos que declaran son una farsa. Las promesas de no ampliar la OTAN hacia el Este han resultado ser una farsa. Todo lo que escuchamos es que Occidente defiende un orden basado en reglas. ¿Quién ha visto estas normas? ¿Con quién estaban de acuerdo? Esto es una tontería. Está diseñado para los tontos. Rusia no vivirá con esas reglas amañadas”.

Agregó que su país defenderá sus valores frente a las ambiciones hegemónicas de ciertos Estados: “Las pretensiones a la hegemonía mundial chocaron más de una vez en el pasado con la valentía y la resistencia de nuestro pueblo, Rusia siempre será Rusia, y también ahora defenderemos nuestros valores y nuestra Patria”, dijo Putin.

“Occidente no tiene ningún derecho a opinar sobre democracia (…) Fue el llamado Occidente el que pisoteó el principio de inviolabilidad de las fronteras. Y ahora está decidiendo a su antojo quién tiene derecho a la autodeterminación y quién no, quién no lo merece. No está claro por qué lo deciden, ni quién les dio ese derecho. Se lo dieron ellos mismos. Este Occidente no tiene derecho a valorarlo, no tiene ni ha tenido nunca derecho a tartamudear siquiera sobre la libertad de la democracia”, observó Putin.

“Occidente durante años ha afirmado que están llevando democracia a otros pueblos, pero la realidad es totalmente contraria. EEUU es el único país del mundo que uso dos veces armas nucleares, aniquilando las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. EEUU y el Reino Unido convirtieron en ruinas a Dresde, Colonia y otras ciudades alemanas sin ninguna necesidad bélica, solo con el objetivo de asustar e intimidar a todo el mundo”.

También Putin recordó que Occidente es responsable de “la destrucción de África, de China donde promovían la adicción a las drogas y cazaban a personas como si fueran animales”. En palabras de Putin, todo esto es “sumamente ajeno a la naturaleza humana” y “estamos orgullosos de que fue nuestro país el que se puso a la cabeza de la lucha anticolonial. Putin también acusó a Occidente de racismo, recordando la rusofobia, la abolición de la cultura. “Las élites occidentales son lo que fueron y siguen siendo: colonialistas”, enfatizó.

“Washington exige más y más sanciones contra Rusia y la mayoría de los políticos europeos acceden obedientemente. Aunque se den cuenta de que se trata de la desindustrialización de Europa. No se trata de algo insignificante, sino de una traición directa a los pueblos”, reflexionó.

“No se puede alimentar a la gente con dólares y euros. La capitalización inflada de las redes sociales no puede dar calefacción a una casa. Los políticos tienen que convencer a la gente de que coma menos y se caliente menos. Y los que hacen preguntas al respecto son señalados como extremistas. Califican a Rusia como una fuente de problemas. Mienten de nuevo”, subrayó.

Apuntó a EEUU y Gran Bretaña por el atentado contra NordStream: “Los anglosajones han recurrido al sabotaje al proceder a la destrucción de la infraestructura energética paneuropea. ¿Quién lo hizo? Quien se benefició de ello, lo hizo”.

“Es evidente que el modelo neocolonial al está destinado al fracaso, pero sus dueños se aferran. Occidente está dispuesto a trascender cualquier cosa para preservar ese sistema neocolonial que le permite parasitar, saquear esencialmente el mundo a costa del poder del dólar y de la imposición tecnológica para cobrar verdaderos tributos a la humanidad, para extraer la principal fuente de riqueza no ganada, la renta hegemónica”, dijo el presidente ruso.

“En todo el mundo, incluidos Europa y Estados Unidos, como he dicho, tenemos muchos simpatizantes, sentimos y vemos su apoyo”, señaló Putin.

El presidente ruso añadió que actualmente se desarrolla un movimiento anticolonial de liberación contra la “hegemonía unipolar” en diferentes países y sociedades. “Su subjetividad no hará más que aumentar. Es esta fuerza la que determinará la futura realidad geopolítica”, dijo Putin.

Putin terminó su discurso con las palabras: “La verdad está detrás de nosotros. Rusia está detrás”. “El campo de batalla al que nos ha llamado el destino es el campo de batalla por nuestro pueblo, por una gran Rusia histórica. Nuestros valores son la humanidad, la misericordia y la compasión. Como dijo el filósofo Iván Ilín: “si considero que mi patria es Rusia, significa que amo, contemplo y pienso en ruso, canto y hablo en ruso”. Somos nosotros los que tomamos esa decisión hoy. Tenemos a la verdad de nuestro lado. Rusia está detrás de nosotros”, enfatizó.

Deja una respuesta

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja un comentario