Search
martes 29 septiembre 2020
  • :
  • :

El nacimiento de la sociedad sin efectivo

Foto: Pixabay

Como todos sabemos a estas alturas, toda la crisis de la corona fue y es una excusa para The Great Reset. Y, como sabe cualquiera que haya seguido el espacio de pronóstico financiero durante la última década, “el gran reinicio” se ha utilizado casi de manera intercambiable con “el reinicio de la moneda mundial” para describir el colapso del antiguo sistema de Bretton Woods centrado en el dólar y el aumento de un nuevo orden monetario internacional.

No debería sorprender, entonces, que el Gran Reinicio posterior a la coronacrisis promocionado por el Foro Económico Mundial y sus compañeros de viaje globalistas se base en un reinicio de la moneda global. Pero este reinicio de la moneda global tiene un marcado sabor tecnocrático del siglo XXI.

La forma que está tomando este reinicio de la moneda se revela en los últimos titulares del mundo de la banca central:

Sí, para sorpresa de absolutamente nadie, los banqueros centrales están utilizando “El gran reinicio” como una cortina de humo para pasar de contrabando a través de una de sus fantasías más preciadas: la sociedad sin efectivo. Pronto, los bancos centrales emitirán monedas digitales nacionales y rastrearán cada transacción en la economía en tiempo real.

Y si pudiste leer ese último párrafo sin sentir un escalofrío recorrer tu columna vertebral, entonces necesitas ponerte al día sobre lo que implica la sociedad sin efectivo y por qué hay que resistirla con cada fibra de nuestro ser.

Primero, los detalles.

El “dólar digital” sobre el que el comité bancario del Senado de los Estados Unidos está celebrando audiencias es la misma propuesta de dólar digital de la que hablé en mi podcast sobre The Greatest Depression en marzo pasado. Como recordará, el Foro Económico Mundial está promoviendo el Proyecto del Dólar Digital (sorpresa, sorpresa) y es vendido al público a través del viejo truco de la Guerra Fría de “los rusos chinos lo están haciendo, ¡así que nosotros también tenemos que hacerlo!”

Específicamente, como explicaron los expertos globalistas en su artículo de opinión del Wall Street Journal sobre la idea el año pasado:

“Proponemos un dólar digital, un protocolo de cadena de bloques aprobado por el gobierno, creado y mantenido por un grupo no gubernamental independiente pero administrado por bancos y otras organizaciones de pago confiables. El efectivo que ingrese al sistema se cambiaría por dólares estadounidenses digitales en una cadena de bloques, con el efectivo depositado en cuentas especiales de depósito en garantía mantenidas por la Reserva Federal”.

En otras palabras, la buena gente de la Fed sería la contraparte invisible que vigila con amor el sistema de dinero digital. ¿Qué podría salir mal?

El dólar digital que se propone es un tipo de “moneda digital del banco central” (CBDC), sobre la que el Banco de Pagos Internacionales (también conocido como el banco central de los bancos centrales) estaba escribiendo en 2017. De hecho, la idea se remonta aún más atrás, a una criptomoneda propuesta por un banco central administrado por la Fed llamada Fedcoin (no bromeo).

Como expliqué el año pasado, el objetivo de estas “monedas digitales del banco central” es aprovechar The Bitcoin Psyop presentando la sociedad sin efectivo como el nuevo y moderno giro de esa cosa de bitcoin / criptografía de la que hablan todos los chicos geniales. Por supuesto, este concepto de “Fedcoin” subvierte por completo el ímpetu fundamental de bitcoin y la criptomoneda desde el principio, un punto resaltado y subrayado en la propuesta original de “Fedcoin”: “(Fedcoin) reintroduce un punto central de control para la moneda del sistema otorgando a un banco central la capacidad de establecer el suministro de tokens en una cadena de bloques de Fedcoin”.

En otras palabras: “Hola chicos, ¿conocen esa idea de hacer obsoletos a los bancos centrales al quitarles el poder de creación de dinero por completo y eludir a todos los intermediarios del sistema bancario? Bueno, esto es exactamente así, excepto que vamos poner todo el poder sobre este sistema en manos del banco central”. Lamentablemente, pocos en el público podrán siquiera ver la flagrante contradicción.

Y, dado que esto ahora se presenta como una especie de carrera armamentista monetaria con esos cobardes chinos y su yuan digital propuesto, puede apostar a que una buena parte del público abrazará esta nueva moneda con los brazos abiertos.

Como el investigador Steven Guinness ha estado documentando meticulosamente en su blog durante los últimos meses, esta introducción de las monedas digitales del banco central en Inglaterra y en otros lugares está siendo acelerada por el Banco de Pagos Internacionales en la parte posterior del “Great Reset” del Foro Económico Mundial. “y está programado para estar listo para 2025. El actual pandemonio estafador solo ayuda a preparar al público para que se prepare para intercambiar su efectivo sucio y cargado de virus por Fedcoins virtuales saludables.

Pero aún así, esto puede parecer una actualización tecnológica de nuestros sistemas de pago. La gente paga cada vez más con tarjetas o aplicaciones de pago de todos modos, entonces, ¿qué diferencia hay si eliminamos el efectivo por completo?

He trabajado mucho en la sociedad sin efectivo a lo largo de los años, pero es uno de esos conceptos que es tan grande y tan difícil de imaginar en su totalidad que vale la pena revisarlo aquí. Para tener una idea de cómo la sociedad sin efectivo no se trata de conveniencia de pago sino de control sobre todos los aspectos de sus vidas, mire este breve video que la ACLU publicó hace una década y media:

Este video ni siquiera tenía la intención de advertir sobre la sociedad sin efectivo. La desafortunada víctima de esta transacción de pizza termina siendo obligada a pagar en efectivo porque su tarjeta de crédito está al máximo. Sin embargo, esta es la visión de la sociedad sin efectivo en pocas palabras. En la sociedad sin efectivo, todo su historial de pagos y toda la información vinculada a ese historial será claramente visible para quienes tengan acceso a él. Y si el gobierno emite un decreto sobre lo que puede o no puede comprar, ese decreto se hará cumplir en el punto de venta. En ese momento, la libertad solo se encontrará en la contraeconomía.

Si quieres tener una idea de cómo será ese futuro, imagina el siguiente escenario:

Sales a caminar tarde por la noche. Llegas a un semáforo en rojo, pero no hay nadie alrededor. Vacilas un momento, vuelves a comprobar que realmente no hay nadie a la vista y luego cruzas la intersección. En los dos segundos que tardas en cruzar la calle, una gran pantalla LED sobre la calle se ilumina con tu foto y tu nombre. Dos segundos después de eso, sientes un zumbido en su bolsillo. Al sacar tu teléfono, encuentras un mensaje de tu banco informándote que has sido multado por cruzar imprudentemente y que tu puntaje de crédito social se ha reducido.

Al día siguiente, te encuentras en el aeropuerto, preparándote para abordar un vuelo para visitar a tu familia en el otro lado del país. Cuando vayas a registrarte, recibirás un mensaje de que tu puntaje de crédito social es demasiado bajo y no se te permitirá abordar el avión. Enfurecido, maldices a la aerolínea, al sistema de crédito social del gobierno, a sus leyes de imprudencia e incluso al propio gobierno.

Sin que lo sepas, alguien ha grabado tu arrebato y lo ha subido a las redes sociales, donde se te identifica rápidamente. La policía llega a tu casa al día siguiente y te lleva al centro, donde te encadenan en una silla y te obligan a retractarte de tus declaraciones sobre el gobierno.

¿Suena como algo salido de una novela de ciencia ficción distópica? Bueno, no lo es. Es solo una representación mundana de la vida cotidiana en la China actual.

¿Se implementó el reconocimiento facial para monitorear las calles y emitir automáticamente multas por cruzar imprudentemente y otras infracciones menores? Listo.

¿Los puntajes de crédito social están ligados a su capacidad para abordar el transporte público o acceder a los servicios gubernamentales? Listo.

¿La policía arrastra a gente por despotricar airadamente sobre el gobierno y los encadena hasta que se retractan? Listo.

La sociedad sin efectivo es mucho más que cómo pagamos las cosas en la tienda. Vinculado a un sistema de vigilancia tecnológica persistente, representa el control final sobre nuestras vidas. ¿Puede haber alguna duda de por qué el Foro Económico Mundial y el Banco de Pagos Internacionales están trabajando en conjunto con los bancos centrales del mundo y organizaciones como Better Than Cash Alliance, cofundada por Bill Gates, para allanar el camino para que esta pesadilla se convierta en realidad?

-James Corbett-

Visto en: La Verdad Nos Espera

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario