Los supuestos “cráneos con cuernos” hallados en una excavación

Por Erick Sumoza  /  Ufo Spain

El hallazgo de restos extraños alrededor del mundo no es nada nuevo y, de hecho, son catalogados como «anomalías». Quizás, uno de los más sorprendentes, fue uno cráneos con cuernos encontrado en Sayre.

Durante una excavación arqueológica en el condado de Bradford, Pensilvania, en la década de 1880, se desenterrando varios cráneos humanos. La anatomía de todos era correcta, excepto por unos cráneos con cuernos.

Estos estaban a 2 pulgadas por encima de la ceja y, el «hombre» dueño de aquel cráneo, midió alrededor de 2 metros.

El cráneo con cuernos de Bradford

A finales de 1880, un equipo de científicos hizo una expedición al noreste del estrado de Pensilvania, cerca de la frontera con el estado de Nueva York.

En el grupo estaba el historiador del estado y 2 profesores, así como un miembro de la jerarquía de la iglesia presbiteriana. Se abrieron camino hasta un pueblo llamado Sayre, donde se interesaron por una serie de túmulos funerarios.

P.G. Donehoo, de la iglesia, y os profesores A. B. Skinner y W. K. Moorehead del Museo de Investigación estadounidense y lAcademia Phillips en Andover, llevaron al equipo al lugar para empezar una cuidadosa excavación. Lo que encontraron los dejó totalmente sorprendidos.

Al excavar minuciosamente la tierra y las rocas, la expedición se encontró con varios esqueletos de hombres. La fecha del entierro de los esqueletos se estimó alrededor del año 1200 d. C.

Hasta el momento, no era algo extraño. Luego hicieron el trabajo de rutina de medir los restos y observar de cerca la estructura.

Sorprendentemente, los hombres habían medido más de 2 metros de altura. Una altura bastante sorprendente para la época.

Pero lo más enigmático, es que eran cráneos con cuernos reales que eran parte integral de cada cráneo. Aunque resulte imposible, eran gigantes 2.13 metros con cuernos que murieron hace 800 años.

¿Qué sucedió realmente?

Los expertos, emocionados, envolvieron cuidadosamente los restos para enviarlos al Museo de Investigación Estadounidense en Filadelfia, para un examen más determinado. En la instalación, los expertos estuvieron desconcertados por los misteriosos esqueletos durante meses.

Más tarde, se afirmó que los cráneos se habían perdido, extraviado o robado del museo. Ni Donehoo, Skinner ni Moorehead describieron el hallazgo de esqueletos humanos en Sayre como que tenían gigantismo o protuberancias con cuernos en sus informes oficiales de excavación.

Los artículos sobre estos cráneos con cuernos, de alguna manera, desaparecieron y nunca más se volvieron a ver.

¿Por qué escondieron estos resultados? Aunque no existe forma de probar este suceso, es extraño como no existe ni una sola evidencia, tampoco, de la investigación ni de los túmulos.