Denunciantes médicos militares revelan abortos espontáneos, defectos de nacimiento y tasas de infertilidad que se dispararon en 2021 después de la llegada de las vacunas contra el COVID

La semana pasada, el senador Ron Johnson organizó una nueva conferencia en Washington DC llamada «Segunda opinión» que contó con muchos de los mismos oradores de su evento anterior celebrado en DC en noviembre de 2021Conoce más sobre lo sucedido en el evento celebrado en Noviembre del año pasado en el siguiente artículo:

Uno de los oradores en este evento grabado de 5 horas el lunes pasado fue el abogado Thomas Renz, quien en el poco tiempo que se le asignó, testificó que tres profesionales médicos militares se habían convertido en denunciantes, arriesgando sus carreras, para exponer los datos contenidos en la base de datos médica del Departamento de Defensa, bajo juramento y bajo pena de perjurio, con respecto a la explosión de abortos espontáneos que aumentaron en casi un 300 % en 2021, un aumento de casi un 300 % en los casos de cáncer y un aumento de más del 1000 % en lesiones neurológicas, que tienen un impacto directo sobre los pilotos que vuelan en el ejército.

Renz declaró que «se está experimentando con nuestros soldados, que están siendo heridos y, a veces, posiblemente asesinados».

Después de este brevísimo testimonio en la presentación de 5 horas del Senador Johnson, Renz hizo un par de entrevistas en los medios alternativos donde amplió lo que testificó en la conferencia del Senador Johnson en DC, y en una entrevista en OAN declaró:

Junto con el aumento del 300% en abortos espontáneos, también tenemos un aumento del 150% en defectos de nacimiento.

Hombres, si quieren que las cosas no les funcionen, vimos que el promedio de 2.100 para la infertilidad masculina saltó a 7.551. Eso es un aumento del 350 %.

La infertilidad femenina aumentó en un 471%.

Y aquí está la parte más condenatoria de esta información que Renz informa de los denunciantes que comparten datos de la base de datos médica del Departamento de Defensa: estos aumentos porcentuales se miden sobre el promedio de los datos de los últimos 5 años, que incluyeron el año 2020, el año en que comenzó el COVID, lo que significa que todos estos aumentos comenzaron en el año 2021, cuando se implementaron las vacunas.

La base de datos VAERS del gobierno de EE. UU. corrobora los datos de los denunciantes militares con respecto a las muertes fetales después de las vacunas contra el COVID-19

A partir de la actualización del viernes 28 de enero de 2022 de los datos de VAERS, se han informado 3.389 muertes fetales en el VAERS luego de una vacuna experimental contra el COVID-19. (Fuente)

A modo de contraste, durante los 31 años anteriores después de todas las vacunas aprobadas por la FDA, ha habido un total de 2.499 muertes fetales, usando exactamente los mismos parámetros de búsqueda. (Fuente)

  • 80 muertes fetales por año después de vacunas aprobadas por la FDA
  • 3128 muertes fetales por año después de las vacunas experimentales COVID-19

(Nota: ahora tenemos 13 meses de datos sobre las vacunas contra el COVID-19, así que se tomó el total, se dividió por 13 y luego se multiplicó por 12 para obtener el número anual).

Y estos números de muertes fetales son solo lo que se informa, pues abemos que el VAERS está muy por debajo de los eventos reales.

Hace unos días, la Dra. Jessica Rose publicó un artículo sobre el «factor no informado» en el VAERS, basado en lo que estos denunciantes militares revelaron de la base de datos médica militar con respecto a los «abortos espontáneos».

Con base en lo que informan las fuerzas armadas sobre abortos espontáneos después de las inyecciones contra el COVID-19 de mujeres embarazadas, la Dra. Rose calculó que el factor no informado para abortos espontáneos es x49.

El VAERS informa de 3,389 muertes fetales luego de las vacunas contra el COVID-19, por lo que basándonos en los datos de la Dra. Rose el número real estaría más cerca de 166.061 muertes fetales.

BitChute HealthImpactNews

Visto en: Trikooba News