Covid-19: por qué Dinamarca está a punto de abandonar la vacunación

Por Hugues Maillot / lefigaro.fr

Traducido por el equipo de sott.net

Tras haber decidido levantar la mayoría de las restricciones, el país escandinavo podría abandonar por completo su programa de vacunación a finales de febrero.

Se trata de un paso más en el impulso de «vivir con el virus». Desde el 1 de febrero, Dinamarca ha optado, al igual que el Reino Unido, por volver a «la vida de antes», poniendo fin a las máscaras y a los pases sanitarios, y reabriendo los clubes nocturnos, bares y restaurantes sin restricciones, a pesar de que el número de casos es récord.

Aunque sigue siendo «recomendable» aislarse durante cuatro días en caso de que la prueba sea positiva, los casos de contacto ya no se ven obligados a entrar en cuarentena.

Pero desde el viernes 11 de febrero, el país escandinavo ha ido más allá. En un comunicado de prensa que pasó relativamente desapercibido en nuestro país, se esboza lo que parece un abandono puro y duro de la vacunación a corto plazo. Una primicia mundial desde el inicio de la pandemia de la Covid-19.

Así, el gobierno danés ha anunciado inicialmente que no ofrecerá más dosis de la vacuna a su población. Las personas mayores o de riesgo no recibirán la cuarta dosis y los menores de 18 años no recibirán la tercera. Lo más importante es que el programa de vacunación podría suspenderse por completo «a más tardar en primavera».

«El Consejo Nacional de Salud seguirá de cerca la evolución de la epidemia en las próximas semanas, y esperamos poder anunciar las fechas de cierre del programa de vacunación a finales de febrero», dice el comunicado.

Inmunidad considerada suficiente

Las autoridades danesas justifican esta decisión basándose en varios criterios. En primer lugar, una tasa de vacunación que consideran suficiente. Según cifras del Statens Serum Institut, instituto de investigación sobre enfermedades infecciosas, citadas por el periódico Politiken, el 80,9% de los 5,8 millones de daneses habían sido vacunados hasta el 11 de febrero, de los cuales el 61,4% había recibido una dosis de refuerzo. Se trata de uno de los mejores índices de Europa, según datos de Our World in Data, sólo superado por Portugal.

En comparación, el 79% de la población francesa está actualmente vacunada, de la cual el 55% con la tercera dosis, según cifras del Ministerio de Sanidad. «En Dinamarca, tenemos un nivel de vacunación muy alto», dijo el gobierno en su comunicado de prensa, refiriéndose a un «nivel muy alto de inmunidad protectora» entre la población.

Sin embargo, según admite el propio gobierno, Dinamarca tiene una proporción muy alta y aún creciente de casos diarios. Con cerca de 8.000 casos por millón de habitantes, con una media de siete días a partir del 13 de febrero, el país se sitúa, por ejemplo, muy por delante de Francia (algo más de 2.000 casos por millón de habitantes).

Pero «podemos ver los primeros signos de que la epidemia está cambiando», señala el Gobierno. Además, los hospitales daneses no están en alerta. Según los datos de Nuestro Mundo en Datos, el 13 de febrero el país tenía cuatro pacientes en estado crítico por millón de habitantes.

Los ingresos hospitalarios, en cambio, no han dejado de aumentar desde principios de octubre. Sin embargo, las autoridades danesas no están preocupadas, ya que señalan el bajo riesgo de Omicron y la próxima primavera. «Sabemos por experiencia que el número de infecciones disminuye con el cambio de estación», dice el comunicado.

«Menor efecto» de la vacunación con Omicron

El Gobierno reitera su opinión de que la tercera dosis para los más pequeños y la cuarta para los mayores no es necesaria.

«El Consejo Nacional de Salud ha evaluado previamente que los residentes de las residencias de ancianos y las personas mayores de 85 años están bien protegidos con una tercera dosis», dice el comunicado.

«Como vemos que la epidemia se está extinguiendo, y porque la temporada cambiará pronto, no tiene sentido proponer una cuarta dosis», dijo la Jefa de la Oficina Médica de Dinamarca, Bolette Søborg.

En el caso de los daneses menores de 18 años, el Consejo Nacional de Salud considera que este grupo de edad «ya tiene un alto nivel de inmunidad y corre poco riesgo de contraer una forma grave de Covid-19 con Omicron».

Aunque las autoridades reconocen la eficacia de la vacunación con la variante Delta para los niños de 5 a 11 años, y se congratulan de su éxito (se ha vacunado a la mitad de este grupo de edad), ahora creen que tiene «un efecto menor con Omicron».

Basándose en todas estas pruebas, el gobierno danés podría ser el primero en cerrar su programa de vacunación, a partir de la primavera. Se espera que se anuncie un calendario a finales de febrero.

Pero el país escandinavo sigue siendo cauto. «Por supuesto, seguiremos de cerca la epidemia, y estamos dispuestos a reconsiderar esta decisión si, en contra de nuestras expectativas, una cuarta ola primaveral o nuevas variantes preocupantes golpean nuestro país», resumió Bolette Søborg.