La vida bajo el estricto bloqueo exponen a Shanghái como una ciudad postapocalíptica

Redacción BLes.com

Visto en: TierraPura.org

En los últimos días, Shanghai, el centro financiero mundial y la mayor ciudad de China, se ha convertido en el epicentro del último brote de Covid-19 en la China continental.

Sin embargo, a diferencia de la mayor parte del resto del mundo, que ha pasado a la fase de adaptación a la pandemia, el régimen chino sigue persistiendo con su rígida política de tolerancia cero. El continuo bloqueo de la ciudad de Shanghai ha provocado la escasez de productos de primera necesidad, lo que ha desatado la ira entre sus residentes.

Los vídeos que circulan por Twitter han captado escenas que el gobierno chino no quiere revelar al mundo: la vida bajo el bloqueo.

En Internet, algunos vídeos muestran a los residentes de Shanghai siendo golpeados por los trabajadores de prevención de la epidemia.

En un vídeo, una mujer es empujada a la fuerza a un autobús para ser llevada a las instalaciones de cuarentena. Cuando expresa su descontento y protesta, una persona con trajes de protección contra riesgos la golpea y la patea. En el clip, una persona plantea una pregunta: “¿Por qué golpeáis así a la gente, sois todavía humanos?”.

En otro vídeo, un grupo de personal con trajes de seguridad COVID rodea a un hombre y lo golpea físicamente varias veces.

Además, hay un vídeo que muestra a una mujer de mediana edad gritando desesperadamente en una zona residencial del distrito de Huangpu (Shanghai): “¡Nadie se preocupa por nosotros! El gobierno no se preocupa por nosotros, el distrito de Huangpu no se preocupa por nosotros y el comité de vecinos tampoco se preocupa por nosotros. ¿Cómo podemos vivir? Ayúdennos”.

En otro vídeo que circula en las redes sociales se oye a los residentes de Shanghai gritar desde los apartamentos de los rascacielos tras 7 días seguidos de cierre de la ciudad. La persona que graba el vídeo teme que haya problemas importantes.

El 14 de abril, 9 días después del cierre de la ciudad, un vídeo muestra que los residentes de algunas comunidades de Nueva Pudong (Shanghai) rompieron el bloqueo y se reunieron para protestar en la calle Xiangnan. Según las imágenes, algunas personas coreaban consignas y otras gritaban “¡Que caiga el PCC!”.

Otras imágenes muestran a los residentes de Shanghai caminando por la calle, gritando consignas y protestando. En respuesta al suceso, el gobierno de Shanghai envió al lugar un gran número de policías armados con trajes de protección para expulsar por la fuerza a la multitud.

El bloqueo extremo y las políticas de control en Shanghái han hecho que la ira y la frustración de la gente contra el gobierno se acumulen cada vez más, y que su resistencia también aumente. Recientemente, un vídeo en línea mostraba a los residentes de muchos distritos golpeando gongs y tambores para pedir suministros de alimentos. Además, hay muchas escenas de resistencia colectiva contra el gobierno al no someterse a las pruebas de ácido nucleico.

En la noche del 18 de abril circularon por Internet numerosos vídeos que mostraban que en distritos de Shanghái como Haiqingpu, Jiading y Putuo, los ciudadanos se reunían agitando ollas, bandejas y otros objetos y gritando colectivamente “Necesitamos suministros”. Algunos residentes hicieron esto mientras marchaban fuera del edificio, mientras que los que no podían salir se quedaron en el edificio para golpear sus cosas y gritar como locos.

Además, las imágenes en línea muestran que los residentes de Shangai se negaron a bajar las escaleras para realizar las pruebas de ácido nucleico. Muchos residentes también pusieron el aviso en sus puertas, diciendo “El resultado de la autoprueba es negativo, se niega a tomar la prueba de ácido nucleico”.

Un vídeo muestra una zona residencial en la que muy pocas personas bajaron al lugar de la prueba de ácido nucleico organizada para tomar muestras.

Otro vídeo muestra a un funcionario del gobierno preguntando a un grupo de propietarios de una zona residencial si quieren bajar a hacerse la prueba de ácido nucleico. Todos ellos respondieron casi unánimemente que “no quieren”.

La gente da diferentes razones para negarse a realizar la prueba de ácido nucleico. Algunos dijeron: “Ácido nucleico todos los días, suficiente tormento”. Algunos condenaron la toma constante de muestras de ácidos nucleicos como una forma de aumentar el riesgo de contaminación cruzada, e incluso hubo declaraciones como: “Si seguimos haciendo esto, nuestra comunidad se convertirá en un hospital de campaña”.

Algunos residentes se expresaron condenando las políticas del PCC: “Puede que Covid-19 no provoque la muerte, pero si se tortura a la gente para que se hagan las pruebas de esta manera, si se malgastan los recursos nacionales y se cierran los hospitales, si sigue habiendo escasez de medicamentos para otras enfermedades, si sigue siendo así, la gente morirá. ¿Tienen que esperar a que la gente muera en masa para dejar de hacerlo?”.

Alguien sugirió “negociar con la autoridad”, pidiendo a los vecinos que no se quejen del personal de la junta vecinal, porque también son “impotentes”.

Como informó Reuters el 17 de abril, el Grupo de Trabajo del Consejo de Estado del PCC y el gobierno de Shanghai se fijaron el objetivo político de “una sociedad sin Covid” para el 20 de abril. Poco después, las autoridades de Shanghai anunciaron que todos los empleados se someterían a la prueba del Covid-19 del 18 al 21 de abril, y que la sala de aislamiento requería una prueba de ácido nucleico una vez al día. Al mismo tiempo, más comunidades ordenaron suspender las compras en grupo para coordinarse con la política de “Cero covid”, lo que hizo que los suministros fueran aún más escasos.

El cierre de Shanghái ha creado “una gran hambruna”, y muchos han muerto por inanición o por estar enfermos sin un tratamiento médico adecuado. Esto ha creado una creciente rabia en la sociedad. En Weibo, la primera frase del himno nacional de China “¡Levántate, los que no quieren ser esclavos!” se convirtió en una tendencia, pero fue rápidamente censurada en esta plataforma.

Según el New York Times, hasta el 9 de abril, el gobierno de Shanghai había convertido más de 100 lugares públicos, entre ellos escuelas públicas y edificios de oficinas de gran altura, en hospitales provisionales improvisados llamados “fangcang” para el aislamiento médico a gran escala. Zong Ming, vicealcalde de Shanghai y jefe adjunto del grupo líder de la ciudad para la prevención y el control de epidemias, celebró una rueda de prensa el 9 de abril sobre la prevención y el control de la nueva neumonía por coronavirus en Shanghai. Dijo que los “fangcang” están destinados a albergar a más de 160.000 personas que han dado positivo en las pruebas de Sars-CoV-2.

Según los documentos publicados en la revista The Lancet (VOLUME 395, ISSUE 10232, P1305-1314), el 18 de abril de 2020: “Los hospitales refugio Fangcang son un concepto novedoso de salud pública. Se implementaron por primera vez en China en febrero de 2020 para hacer frente al brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) de 2019. Los hospitales de refugio Fangcang en China eran hospitales temporales a gran escala, construidos rápidamente mediante la conversión de lugares públicos existentes, como estadios y centros de exposiciones, en instalaciones de atención sanitaria.”

Como informó Reuters el 17 de abril, el Grupo de Trabajo del Consejo de Estado del PCC y el gobierno de Shanghai se fijaron el objetivo político de “una sociedad sin Covid” para el 20 de abril. Poco después, las autoridades de Shanghai anunciaron que todos los empleados se someterían a la prueba del Covid-19 del 18 al 21 de abril, y que la sala de aislamiento requería una prueba de ácido nucleico una vez al día. Al mismo tiempo, más comunidades ordenaron suspender las compras en grupo para coordinarse con la política de “Cero covid”, lo que hizo que los suministros fueran aún más escasos.

El cierre de Shanghái ha creado “una gran hambruna”, y muchos han muerto por inanición o por estar enfermos sin un tratamiento médico adecuado. Esto ha creado una creciente rabia en la sociedad. En Weibo, la primera frase del himno nacional de China “¡Levántate, los que no quieren ser esclavos!” se convirtió en una tendencia caliente, pero fue rápidamente censurada en esta plataforma.

Según el New York Times, hasta el 9 de abril, el gobierno de Shanghai había convertido más de 100 lugares públicos, entre ellos escuelas públicas y edificios de oficinas de gran altura, en hospitales provisionales improvisados llamados “fangcang” para el aislamiento médico a gran escala. Zong Ming, vicealcalde de Shanghai y jefe adjunto del grupo líder de la ciudad para la prevención y el control de epidemias, celebró una rueda de prensa el 9 de abril sobre la prevención y el control de la nueva neumonía por coronavirus en Shanghai. Dijo que los “fangcang” están destinados a albergar a más de 160.000 personas que han dado positivo en las pruebas de Sars-CoV-2.

Según los documentos publicados en la revista The Lancet (VOLUME 395, ISSUE 10232, P1305-1314), el 18 de abril de 2020: “Los hospitales refugio Fangcang son un concepto novedoso de salud pública. Se implementaron por primera vez en China en febrero de 2020 para hacer frente al brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) de 2019. Los hospitales de refugio Fangcang en China eran hospitales temporales a gran escala, construidos rápidamente mediante la conversión de lugares públicos existentes, como estadios y centros de exposiciones, en instalaciones de atención sanitaria.”

Dijo: “Mucha gente se quejó, y algunos gritaron que era demasiado oloroso para dormir”.

Además de angustiar a sus propios ciudadanos, el cierre de Shanghai también perjudica a las empresas y afecta a la economía china.

Según la CNN, Shanghai tiene el mayor PIB de todas las ciudades chinas -4,32 billones de yuanes (o 679.000 millones de dólares)- y el tercer mercado de valores del mundo por el valor de las empresas que cotizan en él.

Según el Dr. Xie Tian, profesor de la Universidad de Carolina del Sur Aiken, basándose en los datos del PIB total de Shanghai, si la ciudad portuaria suspende la producción, China perderá unos 50.000 millones de dólares al mes.

Este análisis es similar al cálculo de un grupo económico de la Universidad China de Hong Kong, que proyectó que los cierres del PCCh probablemente le cuesten al país al menos 46.000 millones de dólares al mes, o más del 3% del PIB, en producción económica perdida, según Bloomberg. Esa es la estimación mínima y el impacto podría duplicarse si más ciudades endurecen las restricciones.