Un nuevo estudio revela que las vacunas de ARNm en realidad perjudican la inmunidad a largo plazo contra el Covid en comparación con los no vacunados

Traducido de TheGatewayPundit.com por TierraPura.org 

Un nuevo estudio realizado por científicos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) y Moderna Inc. demostró que las vacunas de ARNm perjudican la inmunidad a largo plazo contra el Covid-19 después de contraer la infección en comparación con las personas no vacunadas.

Los investigadores realizaron un ensayo de eficacia de la vacuna controlado con placebo, publicado en medRxiv el mes pasado, para evaluar la seropositividad de los anticuerpos anti-nucleocápsides (anti-N Ab) en la eficacia de la vacuna Moderna tras la infección por Covid-19.

“Para evaluar la evidencia de una infección previa en una persona con un historial de vacunación contra el COVID-19, debe utilizarse una prueba que evalúe específicamente los anticuerpos anti-N. La infección anterior se determina mejor mediante una prueba serológica que indique la presencia de anticuerpos anti-N”, según los CDC.

El estudio analizó los datos de 1.789 participantes (1.298 receptores de placebo y 491 receptores de la vacuna) con infección por Covid-19 en 99 centros de Estados Unidos durante la fase ciega (hasta marzo de 2021).

El estudio concluye que los anticuerpos anti-nucleocápsidos (Abs anti-N) pueden tener una menor sensibilidad en los pacientes vacunados con Moderna que se infectan. El estudio también menciona que la respuesta de los anticuerpos anti-N en personas no vacunadas ha sido reportada como duradera, con estimaciones de vida media que van de 68 a 283 días.

Entre los participantes con la enfermedad Covid-19 confirmada, sólo 21 de 52 (40%) de las personas que recibieron las inyecciones de Moderna tenían anticuerpos, en comparación con los que recibieron el placebo, 605 de 648 (93%).

Alex Berenson publicó un análisis en profundidad en su Substack:

Las personas no vacunadas son mucho más propensas a desarrollar una amplia inmunidad de anticuerpos tras las infecciones por Covid que las personas que han recibido vacunas de ARNm, según muestra un nuevo estudio.

Los investigadores ya sabían que muchas personas vacunadas no adquieren anticuerpos contra el coronavirus completo después de infectarse con Covid.

Las personas no vacunadas casi siempre adquieren anticuerpos contra la proteína de la nucleocápside, que cubre el núcleo del ARN del virus, así como contra su proteína de la espiga, que permite al virus atacar nuestras células. Las personas vacunadas suelen carecer de esos anticuerpos contra la nucleocápside y sólo tienen anticuerpos contra la proteína de la espiga.

Los investigadores examinaron el desarrollo de anticuerpos anti-nucleocápsidos en personas que habían formado parte del ensayo clínico de Moderna y que estaban infectadas por Covid. Como esperaban, los científicos descubrieron que las personas vacunadas tenían muchas menos probabilidades de desarrollar los anticuerpos anti-nucleocápsidos. Sólo el 40% de las personas que recibieron las vacunas tenían anticuerpos, frente al 93% de las que no lo hicieron.

Pero luego dieron un paso más. Como las personas infectadas habían participado en el ensayo, se había medido con precisión su carga viral cuando se descubrió que tenían Covid. Así, los investigadores pudieron comparar a personas vacunadas y no vacunadas que tenían las mismas cantidades de virus en la sangre.

Una vez más, descubrieron que las personas no vacunadas eran mucho más propensas a desarrollar anticuerpos anti-nucleocápsidos que las vacunadas. Una persona no vacunada con una infección leve tenía un 71% de posibilidades de generar una respuesta inmunitaria que incluyera esos anticuerpos. Una persona vacunada tenía un 15% de posibilidades.

El gráfico que debería preocupar a los vacunados: la línea amarilla muestra las probabilidades de que una persona no vacunada desarrolle anticuerpos anti-nucleocápsidos contra el Sars-Cov-2, estratificados por carga viral. La línea azul muestra las mismas probabilidades para una persona que recibió una inyección de ARNm.

Una persona no vacunada tiene casi un 60% de posibilidades de desarrollar anticuerpos incluso con una infección extremadamente leve; una persona vacunada necesita casi 100.000 veces más virus en su sangre para tener la misma posibilidad.

Como informó anteriormente Gateway Pundit, un nuevo informe publicado a principios de este año por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que las personas no vacunadas que se recuperaron del COVID-19 estaban mejor protegidas que las vacunadas y no infectadas previamente durante la reciente oleada delta.

Los investigadores evaluaron los datos de 1,1 millones de casos de Covid-19 entre los adultos de California y Nueva York (que representan el 18% de la población estadounidense) del 30 de mayo al 20 de noviembre de 2021.

“Sin embargo, al observar el verano y el otoño de 2021, cuando el Delta se volvió predominante en este país, sobrevivir a una infección previa ahora proporcionaba una mayor protección”, dijo el epidemiólogo de los CDC Benjamin Silk.

El estudio confirmó algo que ya sabíamos desde hace tiempo: la “inmunidad natural” adquirida a través de una infección previa de COVID es más potente que las vacunas experimentales.