“Se va a poner realmente horrible”: las facturas de gas y electricidad en Europa podrían aumentar al 4,5 % de los ingresos disponibles en 2023

Por Charles Kennedy de OilPrice.com

Visto en: ZeroHedge

Cuanto más altas sean las facturas de energía en Europa, mayores serán las posibilidades de un impuesto sobre las ganancias inesperadas para las empresas de energía y los servicios públicos, ya que los gobiernos se verán obligados a aliviar la creciente presión sobre las finanzas de los hogares, dice Citigroup.

Europa en su conjunto podría ver un aumento en la factura de servicios públicos de más del 3 por ciento del producto interno bruto (PIB) hasta 2024, escribieron los analistas de Citigroup Global Markets Piotr Dzieciolowski, Jenny Ping y Antonella Bianchessi en una nota el lunes publicada por Bloomberg .

Las facturas de gas y electricidad en Europa podrían aumentar hasta el 4,5 % del ingreso familiar disponible en 2023, frente al 3,5 % en 2021. Las facturas de servicios públicos podrían aumentar aún más hasta el 4,8 % del ingreso familiar disponible en 2024, según analistas de Citi.  

En los países de Europa del Este, donde los precios de las materias primas representan una mayor parte de las facturas, es probable que el ingreso disponible se reduzca más, dice el banco de inversión.

Según una encuesta de Citi, una cuarta parte de los encuestados en Europa de entre 18 y 29 años afirma que no podría pagar sus facturas a tiempo si las facturas aumentaran una décima parte.   

Las facturas han estado aumentando en Europa desde el otoño de 2021, cuando la escasez de gas natural provocó un aumento de los precios del gas y la electricidad. La invasión rusa de Ucrania presionó aún más los ingresos de los hogares, ya que las facturas de servicios públicos aumentaron con los precios de las materias primas que se dispararon.

España y Portugal fijaron un tope en el precio del gas utilizado para generar electricidad, luego de que la UE les permitiera hacerlo, reconociendo sus requerimientos energéticos excepcionales.

Fuera de la UE, en el Reino Unido, los altos precios de la energía están afectando a los hogares y a los proveedores de energía en un mercado que se ha dado cuenta de que la crisis del costo de vida en Gran Bretaña no va a desaparecer pronto y empeorará aún más el próximo invierno.

El Reino Unido cuenta con un llamado tope de precio de energía, que protege a los hogares de facturas excesivamente altas al limitar el precio que los proveedores pueden transferirles, pero que además representa una carga para los proveedores de energía.

Pero como el precio tope se elevó significativamente en abril, debido a los altos precios de la energía en los seis meses anteriores a la decisión del regulador del mercado de energía, Ofgem, en febrero, los hogares tienen cada vez más dificultades para pagar sus facturas de energía.

La crisis del costo de la vida “va a ser realmente horrible” en octubre, dijo Keith Anderson, director ejecutivo de uno de los proveedores más grandes, ScottishPower ,  a  un comité del Parlamento el mes pasado.