La fertilidad masculina cae ‘significativamente’ en los meses posteriores a la vacuna contra el COVID de Pfizer: estudio

Por LifeSiteNews

Los hallazgos se producen después de incesantes informes de los principales medios de comunicación de que las inyecciones de COVID no tienen ningún efecto perjudicial sobre la fertilidad masculina.

Un nuevo estudio ha concluido que la fertilidad masculina se reduce durante varios meses después de la inyección de COVID-19 de Pfizer.

Un estudio israelí en coautoría de siete médicos y que se sometió a una revisión completa por pares tomó muestras de donantes de esperma y descubrió que entre 75 y 120 días después de la inyección, la concentración de esperma masculino se redujo en un 15,4 %, mientras que la motilidad de los espermatozoides disminuyó en un 22,1 %.

Publicado el 17 de junio de 2022, el estudio analizó muestras de 37 donantes de esperma, con edades comprendidas entre los 21 y los 30 años, comenzando antes de recibir una vacuna contra el COVID-19 de Pfizer y finalizando unos cinco meses después. Los periodos de tiempo de las muestras tomadas fueron:

  • T0: Antes de la vacunación
  • T1: 15 – 45 días después de la vacunación
  • T2: 75 – 120 días después de la vacunación
  • T3: 150 o más después de la vacunación

El estudio escribió que si bien “no se encontró ningún cambio significativo” en la concentración o motilidad de los espermatozoides en T1 (15 a 45 días después de la inyección), la concentración de espermatozoides fue “significativamente más baja” en las muestras tomadas en el período de prueba T2. 

Se encontró que las muestras T2 de concentración de espermatozoides eran “significativamente más bajas debido a una disminución de -15,4%” que las anteriores a la vacunación, escribieron los autores. 

Esto se tradujo en una reducción promedio de 12 millones/ml de concentración de espermatozoides durante las muestras T2, en comparación con las muestras previas a la vacunación. También se observó una reducción promedio de 31,2 millones de espermatozoides móviles durante el mismo período de tiempo. 

En particular, los autores no dijeron cuál era la concentración de esperma antes de la vacunación, pero trataron de disipar los temores al agregar que se encontró una “recuperación” en las muestras tomadas más tarde en la etapa de prueba T3, aunque no se dieron detalles en este punto en el estudio sobre en qué consistió la “recuperación”.

Una reducción promedio de 12 millones/ml en la concentración de espermatozoides en los 37 hombres es significativa, dado que la Organización Mundial de la Salud actualmente sugiere que la fertilidad masculina se considera normal si hay más de 15 millones de espermatozoides por mililitro. Cualquier valor inferior se considera poco saludable.

Más adelante en el estudio, se dieron más detalles sobre la “recuperación” informada que se encontró en las muestras tomadas durante la etapa T3, que se realizaron en “174,8 ± 26,8 días” o entre casi cinco y siete meses después de la vacunación.

Captura de pantalla de la tabla de datos del estudio.

El estudio no examinó el efecto de las inyecciones de refuerzo sobre la fertilidad masculina.

Los autores concluyeron que “la respuesta inmunitaria sistémica después de la vacuna BNT162b2 [Pfizer] es una causa razonable para la concentración transitoria de semen y la disminución de TMC”, pero agregaron que “el pronóstico a largo plazo sigue siendo bueno”.

Agregaron que “si bien a primera vista, estos resultados pueden parecer preocupantes, desde una perspectiva clínica confirman informes anteriores sobre la seguridad y confiabilidad general de las vacunas a pesar de los efectos secundarios menores a corto plazo”.

Conscientes del daño que los hallazgos del estudio podrían causar a los programas de promoción de la vacunación, los autores agregaron además que “[d]ado que la información errónea sobre temas relacionados con la salud representa una amenaza para la salud pública, nuestros hallazgos deberían respaldar los programas de vacunación”.

Tales hallazgos no son nuevos para quienes han estado advirtiendo sobre los peligros que representan las inyecciones de COVID-19. A principios de este año, el abogado  Thomas Renz reveló datos de denunciantes sobre los disparos de los médicos de las Fuerzas Armadas de EE. UU.

Renz le dijo a LifeSiteNews que hubo un aumento del 344 % en la infertilidad masculina en 2021, en comparación con el promedio de cinco años desde 2016 hasta 2020. 

La infertilidad femenina también aumentó significativamente en un 471 %, al igual que los abortos espontáneos en un 279 % en comparación con el promedio de cinco años anterior.

Los propios datos del ensayo de Pfizer mostraron que a los participantes masculinos se les indicó que se abstuvieran de tener relaciones sexuales o de usar condones, mientras estaban activamente en el ensayo. La propia documentación de la vacuna señaló que “no había sido evaluada por el potencial de causar carcinogenicidad, genotoxicidad o deterioro de la fertilidad masculina”.

La instrucción de abstenerse o usar un condón se extendió por 28 días después de la última inyección, para “eliminar el riesgo de seguridad reproductiva”.

El nuevo estudio israelí probablemente presentará un cambio en los principales informes sobre la seguridad de las inyecciones de COVID-19. Reuters ha minimizado constantemente los temores sobre los problemas de fertilidad masculina después de una inyección, escribiendo solo en abril de este año que “las afirmaciones de que la vacuna COVID-19 causa infertilidad masculina aún no tienen respaldo, dijeron expertos a Reuters, a pesar de las publicaciones recientes en las redes sociales que reviven la acusación de larga data. ”