El comité de bioética del Consejo de Europa ahora permite la modificación genética de embriones humanos

Por LifeSiteNews

Se emitieron aclaraciones para enfatizar que la investigación en la edición del genoma con fines ‘preventivos, diagnósticos y terapéuticos’ cae dentro de los límites de la Convención de Oviedo, pero esa también es una forma de decir que la investigación está permitida bajo estas disposiciones.

El Convenio de Oviedo es el único texto internacional vinculante que pretende proteger los derechos humanos y la dignidad del ser humano en el campo de las técnicas y prácticas médicas y biológicas. Vinculado al Consejo de Europa, el Convenio va a sufrir una modificación de las pautas para su interpretación. Esto conducirá a la apertura de lagunas en su prohibición general de editar el genoma humano en el embrión humano. 

En junio de 2021 se creó un grupo de trabajo a petición del Comité de Bioética del Consejo de Europa (COE), encargado de “aclarar” el artículo 13 del Convenio de Oviedo, que contiene una prohibición total de editar el embrión humano en los siguientes términos : 

“Una intervención que pretenda modificar el genoma humano sólo podrá realizarse con fines preventivos, diagnósticos o terapéuticos y siempre que no tenga por objeto introducir ninguna modificación en el genoma de alguno de sus descendientes.” 

En otras palabras, cualquier edición del genoma del embrión humano cuya modificación fuera hereditaria fue declarada fuera de los límites de la Convención, y así lo entendió el artículo 13. Se permitió la edición con fines médicos, clínicos, para ayudar a las personas enfermas o para prevenir enfermedades en las personas. 

En el campo de la bioética, sin embargo, el progreso científico y las condiciones cambiantes se han utilizado durante mucho tiempo como excusas para modificar las normas existentes con el paso del tiempo, adaptando las leyes a los deseos y requisitos de la investigación. La competencia internacional y la «necesidad» de mantenerse al día con las naciones que no tienen tales regulaciones juegan un papel en este conjunto de normas siempre a la deriva. Las leyes de bioética francesas, por ejemplo, dan un buen ejemplo de esta mentalidad: incluyen una “cláusula de revisión” de cinco años por la cual se invita a los legisladores a actualizarlas continuamente, y esto nunca conduce a una protección adicional para la vida humana y el medio ambiente. Genoma humano. 

La Convención de Oviedo data de 1997 y fue firmada por 35 estados miembros del COE. Veintinueve de ellos son miembros plenos de la Convención y se han comprometido a acatar sus disposiciones. Se negoció para abordar “las preocupaciones sobre la mejora genética o la ingeniería genética de la línea germinal al limitar los propósitos de cualquier intervención en el genoma humano, incluso en el campo de la investigación, a la prevención, el diagnóstico o la terapia”, según el Comité de Derechos Humanos y Biomedicina de el COE . Prohibía claramente editar embriones a los que se les permitiría desarrollarse como seres humanos modificados genéticamente. 

“Este artículo estuvo guiado por el reconocimiento de las perspectivas positivas de la modificación genética con el desarrollo del conocimiento del genoma humano; sino también por la mayor posibilidad de intervenir y controlar las características genéticas de los seres humanos, generando preocupación sobre posibles usos indebidos y abusos”, agregó el Comité en su declaración de junio de 2021 anunciando el trabajo hacia una “aclaración” de la letra del Artículo 13. 

En su 18.ª reunión plenaria del 1 al 4 de junio de 2021, el Comité decidió: “Teniendo en cuenta los aspectos técnicos y científicos” de los desarrollos recientes en la edición del genoma humano “así como las cuestiones éticas que plantean, consideró que las condiciones no eran reunidos para una modificación de lo dispuesto en el artículo 13.”  

Este comentario lacónico podría haber significado que el Comité no estaba preocupado por la creciente capacidad de modificar o “editar” el ADN –lo que el profesor Jérôme Lejeune llamó “el mensaje de la vida”– o que la prohibición contenida en el Convenio de Oviedo no debe ser alterada. para seguir protegiendo el código genético humano. Pero al decidir “aclarar” cuándo se permite tal edición, incluso en investigación, con fines “preventivos, diagnósticos y terapéuticos”, el Comité ya estaba abriendo la puerta a una interpretación más laxa. 

Al final resultó que, las aclaraciones adoptadas un año después , en junio de 2022, por el Comité Directivo de Derechos Humanos en las áreas de Biomedicina y Salud (CDBIO), y presentadas a fines del mes pasado al Comité de Ministros del COE , se emitieron en particular para enfatizar que la investigación en la edición del genoma con fines «preventivos, diagnósticos y terapéuticos» cae dentro de los límites de la Convención de Oviedo, pero esa también es una forma de decir que la investigación está permitida bajo estas disposiciones. 

El contexto, el contenido y la “importancia” de estas modificaciones fueron presentados en un video por la presidenta de CDBIO, Anne Foras, quien destacó que la tecnología CRISPR ha hecho que la edición del genoma sea simple, económica y aplicable a una amplia variedad de organismos. El video subrayó las «mejoras significativas en la atención médica humana» que podrían resultar de la nueva técnica. Sin embargo, también recordó que su uso en gametos y embriones humanos plantea “cuestiones éticas, legales y sociales, en particular cuando una modificación del genoma podría transmitirse a las generaciones futuras”. 

Pete Mills, miembro del Comité Directivo, explicó que el Artículo 13 fue redactado para prohibir la ingeniería del genoma humano para propósitos inaceptables como la “mejora humana”. Agregó que los fines deben ser “médicos” pero que las intervenciones para obtener “conocimientos” frente a estos fines “también se pueden realizar”. Estos incluirían un mejor conocimiento de los trastornos genéticos y el “desarrollo de medios para tratar, diagnosticar o prevenir la aparición de tales enfermedades o trastornos”, tanto en el campo de la intervención clínica como en el de la investigación. 

Anne Foras explicó que las nuevas aclaraciones muestran que las disposiciones del artículo 13 también se aplican plenamente a la investigación, y dijo que la «prevención, el diagnóstico y el tratamiento» de «enfermedades o trastornos» se aplican a las «dolencias» que se definen comúnmente en los estándares internacionales. . 

Sin embargo, el hecho de que la ingeniería genética de embriones humanos para investigación ahora sea considerada “ética” por la Convención de Oviedo fue convenientemente dejado en una bruma de declaraciones repetitivas. 

Généthique.org, el sitio de noticias de bioética editado por la Fondation Jérôme Lejeune en Francia, emitió una clara explicación de lo que está en marcha: “La última prohibición restante es sobre el uso de gametos, embriones o sus precursores modificados con fines reproductivos. Al hacerlo, el único texto internacional vinculante en bioética ahora permite la edición del genoma de embriones humanos”. 

El impulso por editar el genoma humano ya ha llevado a Francia, que ratificó la Convención en 2011 (pero no sus protocolos adicionales, incluido el que prohibía la clonación humana) a legalizar la creación de “embriones transgénicos” o “quimeras” mediante la modificación de su genoma e incluso introduciendo elementos animales en embriones humanos. Francia interpretó que la Convención permitía esta transgresión adicional en sus leyes de bioética más recientes en 2021. Tales movimientos de los estados miembros de la Convención pueden haber influido en la decisión del Comité de modificar el texto a través de una «aclaración», evitando así una modificación de la propia Convención. que han requerido un voto unánime y nunca habrían sido aprobados por algunos estados.