Un equipo de investigadores alemanes entrenó a la IA para imitar la danza de las abejas. La IA usó las señales únicas para controlar los movimientos de las abejas dentro de la colmena.

Los humanos pronto podrían comunicarse con los animales, ya que los científicos de todo el mundo están utilizando la inteligencia artificial para hablar con las abejas, los elefantes y las ballenas, pero un experto teme que el poder pueda usarse para manipular las especies salvajes.

Hablando en una entrevista con Vox, Karen Bakker de la Universidad de Columbia Británica dijo que un equipo de investigadores en Alemania está usando IA para decodificar patrones en sonidos no humanos, como el baile de las abejas y los ruidos de baja frecuencia de los elefantes, lo que permite que la tecnología no solo para comunicarse, sino también para controlar a los animales salvajes.

Bakker explicó que la IA que habla con animales se puede agregar a los robots que “esencialmente pueden romper la barrera de la comunicación entre especies”, pero también señala que el avance plantea cuestiones éticas.

Permitir que los humanos hablen con diferentes especies podría crear un “sentido más profundo de parentesco, o un sentido de dominio y capacidad de manipulación para domesticar especies salvajes que nunca como humanos hemos podido controlar previamente”.

Los humanos han buscado durante mucho tiempo la capacidad de hablar con los animales y han hecho varias películas basadas en la idea, como Doctor Dolittle de 1967.

La idea ya no es solo la trama de una película y los científicos han descubierto métodos exitosos para hablar el lenguaje animal.

En 2018, los investigadores del Centro Dahlem para el aprendizaje automático y la robótica en Alemania diseñaron el RoboBee que imita el baile de las abejas, que se utiliza para transmitir información entre sí.

El robot, que no se parece en nada a una abeja real, está diseñado como una esponja con alas y unido a una varilla que controla sus movimientos.

El equipo entrenó al robot para imitar los mismos movimientos de la danza del meneo, que consiste en diferentes formas de flujo de aire y vibraciones, y engañó a las abejas para que “escucharan”.

Se descubrió que algunas de las abejas seguían las instrucciones del RoboBee, como dónde moverse dentro de la colmena o detenerse por completo.

Bakker, quien recientemente publicó un libro titulado ‘Los sonidos de la vida: cómo las tecnologías digitales nos están acercando a los mundos de los animales y las plantas’, dijo a Vox que el próximo paso de la investigación del alemán es plantar varios robots en diferentes colmenas para ver si la colonia acepta las máquinas como propias.

‘Y entonces tendríamos un grado de control sin precedentes sobre la colmena; esencialmente habremos domesticado esa colmena de una manera que nunca antes lo habíamos hecho ‘, le dijo a Vox.

Aquí es donde Bakker analiza los problemas éticos que podrían surgir de la capacidad, y señala que tales tecnologías podrían llevar a que los humanos exploten el uso de animales.

Sin embargo, tiene la esperanza de que las habilidades se utilicen para permitir que la persona promedio “sintonice con los sonidos de la naturaleza”.

Los elefantes son conocidos por sus poderosos rugidos donde lanzan sus trompas al aire, pero estas majestuosas criaturas también emiten sonidos de baja frecuencia que pasan desapercibidos para el oído humano.

Bakker analiza el trabajo de una zoóloga e investigadora en bioacústica, Katie Payne, quien usó inteligencia artificial para captar los sonidos infrasónicos.

Payne describió los sonidos “como un extraño latido en su pecho, una extraña sensación de inquietud”, dijo Bakker a Vox.

“Y así es como a menudo, como humanos, podemos sentir el infrasonido”, continuó.

Junto con las abejas y las ballenas, un equipo de científicos internacionales lanzó recientemente un ambicioso proyecto para escuchar, contextualizar y traducir la comunicación de los cachalotes, con el objetivo de “hablar”  con los majestuosos animales marinos.

Este proyecto, llamado Proyecto CETI (Iniciativa de Traducción de Cetáceos), también está utilizando IA para interpretar los sonidos de clic, o ‘codas’, que hacen los cachalotes para comunicarse entre sí.

El equipo, que lanzó el Proyecto CETI en octubre de 2021, utiliza el procesamiento del lenguaje natural o NLP, un subcampo de la inteligencia artificial centrado en el procesamiento del lenguaje humano escrito y hablado, que se entrenará en cuatro mil millones de codas de cachalote.

El plan es hacer que la IA correlacione cada sonido con un contexto específico, una hazaña que llevará al menos cinco años, según los investigadores.

Si el equipo logra estos objetivos, el siguiente paso sería desarrollar e implementar un chatbot interactivo que entabla un diálogo con los cachalotes que viven en la naturaleza.

Bakker señala que los humanos se han comunicado con animales en el pasado, específicamente con primates, pero lo han hecho desde una “visión muy centrada en el ser humano”, como enseñarles a los animales el lenguaje de señas.

Sin embargo, usar IA es una forma de usar el lenguaje propio de la criatura para comunicarse. La tecnología analiza señales únicas vinculadas a comportamientos y patrones para crear el lenguaje.

“Lo que [estos investigadores] están haciendo no es tratar de enseñar el lenguaje humano a esas especies, sino compilar, esencialmente, diccionarios de señales y luego intentar comprender qué significan esas señales dentro de esas especies”, dijo al medio, dijo Bakker a Vox. 

Fuente: Daily Mail

Visto en: BV

Deja una respuesta

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja un comentario