Por Extranotix

En 1984, la comunidad británica de oceanólogos sumergió un aparato de investigación en las aguas cercanas a Groenlandia. El objetivo inicial era estudiar la flora y la fauna a más de 2 kilómetros de profundidad. El proceso transcurrió con normalidad. Pero luego sucedió algo que estuvo oculto al público durante tres largas décadas.

Recién en 2016 se revelaron los detalles del evento. Resultó que el aparato de investigación había detectado la presencia de un objeto grande que se movía a gran velocidad. Se calcula que medía 15 metros de largo, y tenía forma de cigarro gigante.

Los científicos pensaron que podría tratarse de un banco de peces o una criatura desconocida. Pero, después de un estudio detallado, demostró que era muy probable, que se trataba de un aparato hecho por el hombre.

El informe de los oceanólogos afirma que el objeto dorado de 15 metros tenía un casco plano sin ojos de buey y sin turbinas. Navegó hasta la sonda de investigación, permaneció cerca durante varios segundos y, a una tremenda velocidad de hasta 300 nudos, se alejó en una dirección desconocida.

Al mismo tiempo, el equipo no registró ninguna onda que pudiera captarse al encontrarse con un submarino terrestre. Resultó que el objeto funcionaba con un principio de movimiento desconocido y, en general, era un vehículo dorado incomprensible.

Sorprendentemente, este no es el único caso en que el “cigarro dorado” estuvo a la vista de las personas. En las aguas de Suecia, Dinamarca y Groenlandia, este objeto ha aparecido en los radares de los militares y científicos al menos 4 veces.

En 1999, cerca de Suecia, durante un ejercicio naval, este OVNI fue detectado por un equipo de radar. La velocidad de movimiento es de unos 270 nudos. Los ejercicios tuvieron que suspenderse debido a su aparición.

En 2011, durante una inmersión de un aparato de investigación de Dinamarca y Gran Bretaña en aguas de Groenlandia, un objeto desconocido nadó cerca a una profundidad de 1700 metros. Según las descripciones, parecía el mismo “cigarro dorado”, y detrás de él flotaban otros dos dispositivos más pequeños en forma de disco.

En 2017, en aguas de Dinamarca, dos buques de guerra registraron un objeto submarino desconocido que navegaba a una velocidad de 280 nudos. En aquel momento, los países de la OTAN decidieron capturar, como se describió entonces, a un submarino espía ruso, pero fracasaron. El aparato se movió tan rápido y a lo largo de una trayectoria tan intrincada que la tecnología terrestre no pudo atraparlo ni dispararle.

Un caso similar ocurrió cerca de Suecia en 2020. Entonces los militares occidentales volvieron a culpar a los rusos, aunque existen serias dudas de que la humanidad, en principio de esta etapa de desarrollo, sea capaz de crear tales dispositivos. Sus características técnicas están muy por delante de los análogos existentes en la humanidad.

Deja una respuesta

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja un comentario