Search
viernes 3 julio 2020
  • :
  • :

Arqueólogos hallan la estructura maya más antigua y grande conocida hasta ahora en el mundo en Tabasco (México)

Por Extranotix

El “monumento maya más antiguo” del mundo desenterrado en México NO contiene homenajes a la “élite”, lo que sugiere que la antigua civilización era más igualitaria de lo que se pensaba.

Se ha descubierto un templo maya de 3.000 años de antigüedad en México , lo que lo convierte en el monumento más antiguo y más grande de la antigua civilización.

El sitio del templo en Tabasco, México, fue descubierto por un equipo multidisciplinario de arqueólogos e investigadores de diversas universidades del extranjero y de México.

Los profesores Takeshi Inomata y Daniela Triadan, de la Universidad de Arizona, con la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), son quienes encabezan al equipo que descubrió el sitio nombrado Aguada Fénix en 2017 y que tras tres años de investigaciones dan ahora a conocer sus hallazgos.

El equipo multidisciplinario e internacional, cuenta con colaboradores de instituciones japonesas, europeas, estadounidenses y centroamericanas, continuará trabajando en Aguada Fénix y hará un análisis de la zona más amplio con el equipo aéreo, con el fin de recuperar más información de los sitios aledaños.

En las investigaciones se cuenta con el apoyo de trabajadores locales de los poblados de Naranjito, San Pedro y El Triunfo de las municipios de Balancán y Emiliano Zapata, puntualizó la doctora Vázquez López.

El sitio, llamado Aquada Fénix, tiene 1.4 kilometros de largo y hasta 15 metros de alto, lo que lo hace más grande que las pirámides mayas y los palacios de períodos posteriores.

Fue construido entre 800 aC y 1,000 aC, según el equipo detrás del descubrimiento.

Una de las revelaciones más notables del hallazgo fue la falta total de esculturas de piedra relacionadas con gobernantes y élites, como cabezas colosales y tronos, que se ven comúnmente en otros templos mayas.

Esto sugiere que las personas que lo construyeron fueron más igualitarias que las generaciones posteriores de mayas.

Desde el suelo, es imposible decir que la meseta donde se descubrió este sitio esconde algo extraordinario, dijo el equipo de investigación.

Sin embargo, desde el cielo, con ojos láser, y debajo de la superficie, con datación por radiocarbono, se hizo evidente cuán históricamente importante era la ubicación.

El descubrimiento marca un momento de grandes cambios en Mesoamérica y tiene varias implicaciones para lo que sabemos sobre el período, dijo Inomata.

Primero, los arqueólogos tradicionalmente pensaban que la civilización maya se desarrolló gradualmente.

Hasta ahora, se pensaba que las pequeñas aldeas mayas comenzaron a aparecer entre 1,000 y 350 a. C., lo que se conoce como el período Preclásico Medio.

Esto coincidió con el uso de la cerámica y algunos cultivos de maíz.

En segundo lugar, el sitio se parece al antiguo centro de civilización olmeca de San Lorenzo, al oeste en el estado mexicano de Veracruz, pero sin las estatuas dedicadas a los gobernantes y la élite que se encuentran en el sitio olmeca.

Esto sugiere menos desigualdad social que San Lorenzo y destaca la importancia del trabajo comunitario en los primeros días de los mayas.

“Siempre se ha debatido si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron independientemente”, dijo Inomata. “Entonces, nuestro estudio se centra en un área clave entre los dos”.

El período en que se construyó Aguada Fénix marcó una brecha en el poder, después del declive de San Lorenzo y antes del surgimiento de otro centro olmeca, La Venta.

Durante este tiempo, hubo un intercambio de nuevas ideas, como la construcción y los estilos arquitectónicos, entre varias regiones del sur de Mesoamérica.

“Durante períodos posteriores, hubo poderosos gobernantes y sistemas administrativos en los que se ordenó a la gente que hiciera el trabajo”, dijo Inomata.

‘Pero este sitio es mucho antes, y no vemos la evidencia de la presencia de poderosas élites. Creemos que es más el resultado del trabajo comunitario “, dijo Inomata.

Los hallazgos del equipo han sido publicados en la revista Nature.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario