Search
sábado 4 diciembre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Obesidad es causada por qué comemos, no por cuánto comemos

Un nuevo estudio de la Sociedad Estadounidense de Nutrición puede refutar la teoría de que la cantidad que comemos impulsa la obesidad. En cambio, la investigación encontró que lo que comemos juega un papel mucho más importante en nuestra salud. Los hallazgos podrían tener implicaciones importantes para el tratamiento de la obesidad en el futuro.

Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revelan que más del 40% de los adultos estadounidenses son obesos. La obesidad aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes tipo 2, cánceres y otros problemas de salud.

Según las Pautas dietéticas para estadounidenses del USDA, perder peso “requiere que los adultos reduzcan la cantidad de calorías que obtienen de los alimentos y bebidas y aumenten la cantidad gastada a través de la actividad física”.

Sin embargo, este consejo de pérdida de peso proviene del obsoleto ‘modelo de equilibrio energético’, que dice que el aumento de peso se produce al consumir más calorías de las que se pueden quemar.

En nuestro mundo moderno, es más fácil que nunca aumentar de peso debido a la mera accesibilidad a las calorías. Las ciudades tienen restaurantes de comida rápida a lo largo de las carreteras principales que atraviesan todas las ciudades. En las tiendas de comestibles, verá más pasillos llenos de refrigerios hipercalóricos y apetecibles sin nutrientes. Tenemos muchas calorías disponibles, pero no las calorías adecuadas .

FACTORES AGRAVANTES A LOS QUE NOS ENFRENTAMOS HOY

Para agravar la epidemia de obesidad, las personas llevan vidas más sedentarias que en cualquier otro momento de la historia. Hemos logrado grandes avances en la creación de un mundo más automatizado, lo que significa menos trabajo físico. En cambio, pasamos nuestros días sentados en un escritorio o parados en un lugar durante horas y horas.

Debido a estas condiciones sociales, las tasas de obesidad continúan aumentando en todo el mundo, pero especialmente en los países desarrollados.

Décadas de anuncios de salud pública instando a las personas a comer menos y hacer más ejercicio no han tenido éxito. Sin embargo, los científicos han desarrollado una nueva teoría sobre las verdaderas razones detrás de la crisis de la obesidad .

En lugar de centrarse en la cantidad que comemos, dicen que debemos prestar más atención a lo que los alimentos que comemos.

EL MODELO CARBOHIDRATO-INSULINA PUEDE EXPLICAR LA EPIDEMIA DE OBESIDAD

La investigación de la Sociedad Estadounidense de Nutrición publicada en The American Journal of Clinical Nutrition revela fallas en el modelo de equilibrio energético. Los autores argumentan que un nuevo modelo, el modelo carbohidrato-insulina, proporciona una mejor comprensión de lo que impulsa la obesidad. Además, este modelo sienta las bases para estrategias de pérdida de peso más efectivas y permanentes.

El Dr. David Ludwig, endocrinólogo del Boston Children’s Hospital y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, dirigió el estudio. Dice que el modelo de balance energético no tiene en cuenta las razones biológicas del aumento de peso.

“DURANTE UN PERÍODO DE CRECIMIENTO ACELERADO, POR EJEMPLO, LOS ADOLESCENTES PUEDEN AUMENTAR LA INGESTA DE ALIMENTOS EN 1.000 CALORÍAS AL DÍA. PERO, ¿COMER EN EXCESO CAUSA EL ESTIRÓN DEL CRECIMIENTO O EL ESTIRÓN HACE QUE EL ADOLESCENTE TENGA HAMBRE Y COMA EN EXCESO? “

El modelo de balance energético dice que comer en exceso y no hacer suficiente ejercicio causa obesidad . Por otro lado, el modelo carbohidrato-insulina establece que lo que comemos, no cuánto comemos, es lo que más importa. El modelo más reciente apunta a las opciones alimentarias modernas como el principal impulsor de la epidemia de obesidad.

Los alimentos demasiado procesados ​​y de alto índice glucémico con carbohidratos simples desencadenan respuestas hormonales que alteran nuestro metabolismo. Este ciclo hace que nuestro cuerpo almacene más grasa, haciéndonos ganar peso y volvernos obesos, en algunos casos.

Además, cuando comemos carbohidratos altamente procesados, nuestro cuerpo produce más insulina y suprime la secreción de glucagón. Esto indica a las células grasas que almacenen más calorías, lo que significa que quedan menos calorías para alimentar los músculos y otros tejidos.

Entonces, el cerebro percibe que el cuerpo carece de energía, lo que desencadena la respuesta del hambre. El metabolismo también disminuye para conservar energía. Este proceso crea un círculo vicioso, en el que seguimos hambrientos a pesar de comer muchas calorías. No importa cuánto coma si no obtiene suficientes nutrientes.

LO QUE COMEMOS IMPORTA MÁS QUE CUÁNTO COMEMOS

Entonces, para comprender adecuadamente la crisis de la obesidad, debemos considerar no solo cuánto comemos, sino también lo que comemos. Todos los alimentos afectan nuestras hormonas y metabolismo, ya sea de forma negativa o positiva.

Por supuesto, debemos comer alimentos enteros y frescos, no procesados ​​hechos en un laboratorio. Sin embargo, el modelo de balance energético no tiene en cuenta esto, ya que asume que todas las calorías son iguales.

El modelo de carbohidratos-insulina se remonta a principios del siglo XX, pero The American Journal of Clinical Nutrition ofrece un enfoque más completo. Está escrito por un equipo de 17 científicos, investigadores clínicos y expertos en salud pública reconocidos internacionalmente. En su artículo, el equipo compiló muchos estudios e investigaciones sobre el modelo carbohidrato-insulina. Han identificado varias hipótesis que resaltan las diferencias en los dos modelos para guiar estudios futuros.

Los autores dicen que el modelo carbohidrato-insulina podría tener enormes implicaciones para el control del peso y los tratamientos para la obesidad . En lugar de alentar a las personas a comer menos, el modelo de carbohidratos e insulina ofrece una estrategia más eficaz: comer alimentos de mayor calidad.

Según el Dr. Ludwig:

“REDUCIR EL CONSUMO DE CARBOHIDRATOS DE RÁPIDA DIGESTIÓN QUE INUNDARON EL SUMINISTRO DE ALIMENTOS DURANTE LA ERA DE LA DIETA BAJA EN GRASAS DISMINUYE EL IMPULSO SUBYACENTE DE ALMACENAR GRASA CORPORAL. COMO RESULTADO, LAS PERSONAS PUEDEN PERDER PESO CON MENOS HAMBRE Y LUCHA”.

Los autores agregaron que se necesitan estudios futuros para brindar conclusiones definitivas sobre ambos modelos. Incluso existe la posibilidad de generar modelos más nuevos que apliquen mejor los hallazgos. Piden un debate constructivo y “colaboraciones entre científicos con diversos puntos de vista para probar las predicciones en una investigación rigurosa e imparcial”.

PENSAMIENTOS FINALES: PUEDE QUE NO SEA LA CANTIDAD QUE COMEMOS; ES LO QUE COMEMOS

Durante décadas nos han dicho que bajemos de peso. Simplemente necesitamos comer menos de lo que quemamos. Suena muy sencillo, pero este consejo no siempre funciona. La teoría proviene del modelo de balance de energía, que toma el enfoque estándar de calorías dentro y fuera.

Sin embargo, los científicos han formulado un nuevo modelo conocido como modelo carbohidrato-insulina, una estrategia de pérdida de peso más eficaz. Dice que nuestras elecciones de alimentos son más importantes que la cantidad que comemos.

Por lo tanto, si está tratando de perder peso, no se concentre tanto en comer menos. Incorpore más alimentos integrales y frescos, lo que lo dejará sintiéndose más lleno por más tiempo. Así como su automóvil no puede funcionar con una pésima gasolina, su cuerpo y su mente no pueden funcionar con alimentos de mala calidad. Como dijo Hipócrates: “Deja que tu alimento sea tu medicina”.

Por Kristen Lawrence. Artículo en inglés

Visto en: EcoPortal.net




Deja una respuesta

Deja un comentario