Documentos filtrados exponen cómo la Agencia de los Estados Unidos para el desarrollo ocultó millones de dólares en el alivio del Covid para financiar el control de la población y el aborto

Fuente: https://www.revolver.news/2022/04/leaked-docs-show-usaid-disguised-millions-population-control-as-covid-relief/

Autor: Sophie Antenora. (Sophie Antenora es el seudónimo de una ex empleada del gobierno federal de EE.UU.)

Traduccion y correccion de la traduccion: El Blog de Skiper

Los recibos exclusivos de un acuerdo de subvención de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) del 2020 muestran que el gobierno federal envió millones de dólares de los contribuyentes en fondos para el aborto y propaganda de control de la población disfrazada de subvenciones de alivio del COVID en el extranjero.

La subvención, canalizada al notorio grupo de eugenesia Pathfinder International, no parece ser un incidente único. Más bien, es parte de un esquema federal multimillonario que usó sigilosamente los “esfuerzos de socorro en casos de desastre” pandémicos para avanzar en el control de la población en el extranjero. Una mirada más cercana revela una agenda corrupta de décadas en USAID en la que las élites izquierdistas han utilizado el dinero de los contribuyentes para financiar sus prioridades ideológicas a expensas del pueblo estadounidense.

Subvenciones federales: una máscara para la corrupción

Canalizar dinero oscuro a través de subvenciones deliberadamente vagas es un método que Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo ha utilizado durante décadas para explotar los desastres mundiales y promover la agenda de la élite globalista. El proceso de concesión de subvenciones federales es complicado por una razón. Excluye al pueblo estadounidense de la verdad sobre cómo se gasta su dinero y cómo el enorme motor del gobierno se ha vuelto rebelde sin su consentimiento. Las subvenciones se han convertido en el mecanismo elegido por los burócratas para abusar de su poder y utilizar su “pericia” para ignorar a los estadounidenses comunes que les pagan. Las subvenciones son un Caballo de Troya desplegado por el Estado Administrativo para desviar fondos hacia actividades maliciosas, a menudo bajo los auspicios de la justicia y la preocupación humanitaria.

Una de estas subvenciones, obtenida en su forma completa exclusivamente por Revolver, fue autorizada por un burócrata de bajo nivel de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo en julio del 2020 para enviar $500,000 a Pathfinder a través de un programa llamado subrepticiamente “Respondiendo a COVID-19 en áreas críticas de Etiopía”. El vago título refleja docenas de subvenciones redactadas de manera similar que el gobierno desembolsó a varias organizaciones “humanitarias” que operan como frentes para el control de la población y otras prioridades globalistas.

Se pueden encontrar escasos detalles sobre subvenciones como esta en USASpending.gov, un sitio web federal que afirma permitir a los usuarios rastrear detalles sobre los pagos de subvenciones, dando un sentido ilusorio de responsabilidad al gasto federal. Pero aparte de los perfiles delgados de USASpending, que incluyen los nombres de las organizaciones receptoras, los montos totales en dólares y las descripciones de una oración, no hay nada más que ver.

Resulta que esta instantánea apenas araña la superficie. Las historias reales se encuentran dentro de los acuerdos de subvención, instrumentos legales utilizados por las agencias federales para delinear contratos financieros con las organizaciones que financian. Estos rastros de papel entre los burócratas de la agencia y los agentes externos explican adónde va el dinero de los contribuyentes y por qué. Pero a diferencia de USAspending, los acuerdos de subvención siguen siendo inaccesibles para el público e incluso para los funcionarios designados políticamente que trabajan en el Poder Ejecutivo. Quienes quieren llevar la rendición de cuentas se enfrentan a una bestia burocrática ardua e incongruente. Bloqueadas en bases de datos gubernamentales que varían de agencia en agencia, las subvenciones federales reciben poca o ninguna supervisión, aparte de perfiles nebulosos que a menudo ocultan realidades insidiosas.

El esquema globalista para el control de la población “COVID”

Por ejemplo, si bien USAID afirmó que se envió dinero a Pathfinder para “responder al COVID-19”, el acuerdo de subvención describe cuál era la intención real: aumentar los servicios sexuales y reproductivos para 1,5 millones de etíopes. La subvención pasa por alto esto al pretender que la financiación de USAID apoyaría los esfuerzos del gobierno para “suprimir” COVID-19. Pero el verdadero virus que Pathfinder quería suprimir era la cantidad de “embarazos no deseados” y “otros resultados adversos para la salud sexual y reproductiva” que, según argumentó, crecerían sin control durante la pandemia (4-5).

La justificación es clara como el agua: Pathfinder usaría fondos de los contribuyentes estadounidenses para afianzar los servicios de salud sexual, incluidos el aborto y el control de la natalidad, en los países en desarrollo durante una crisis mundial. ¿Cómo?. Manipulando al público a través de campañas de mensajes que declaraban que estos servicios de salud eran “esenciales”, “orientando” al personal a adoptar estos mensajes y asegurando que los abortos y el control de la natalidad se brindaran en establecimientos de salud “seguros” (13, 22).

A través de un programa llamado “Transformar”, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo financió camionetas móviles y vehículos con audio para transmitir mensajes de propaganda sobre el control de la natalidad y el COVID-19 en espacios públicos como mezquitas, estaciones de televisión y anuncios de radio. El mismo proyecto envió a más de 800 trabajadores de la salud a inyectar a las mujeres etíopes anticonceptivos peligrosos y de larga duración.

Fuente: Pathfinder

Aparato de Control de Población de USAID

El pasado venenoso y la relación incestuosa de Pathfinder con el gobierno federal de los EE.UU. merecen otra exposición. Desde sus inicios, la organización ha sido un arma discreta pero poderosa en el esquema de larga data de Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo para implementar el control de la población global.

Financiada casi exclusivamente por Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo, la organización fue una creación del eugenista Clarence Gamble como parte de la estrategia de mediados del siglo XX para hacer cumplir la eugenesia a través de la rápida incorporación y dispersión de anticonceptivos, abortos y esterilizaciones forzadas. Operando a través de USAID, Pathfinder estuvo al frente de una campaña fallida de control de la natalidad que distribuyó anticonceptivos inseguros y mortales en la década de 1970. 

Pathfinder lideró la lucha mundial por el derecho al aborto y demandó al gobierno de los EE.UU. por protecciones pro-vida como la Política de la Ciudad de MéxicoPathfinder elogió ampliamente esta historia hasta el año pasado, cuando la mayor parte se eliminó del sitio web externo después de que los hijos de Gamble abandonaron la organización. alegando que estaba encubriendo el pasado eugenésico de su padre y otros escándalos.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) ha sido durante mucho tiempo el alma de escoria como Pathfinder y organizaciones relacionadas que sobreviven gracias al opaco y corrupto proceso de subvenciones federales. Esta subvención es solo una parte de millones de dólares en respuesta a “COVID” que el gobierno federal puso en marcha para forzar una agenda de control de población en las gargantas de los países en desarrollo. 

A pesar de los grandes avances de la Administración Trump para despojar de fondos federales a las organizaciones de izquierda, especialmente para la financiación global del aborto, el socavamiento continuo del personal nefasto y la coordinación del Estado Administrativo mantuvieron la puerta abierta a millones en subvenciones pagadas a entidades ambiguas como PathfinderThe PopulationCouncil, Intrahealth InternationalJSI y otros agentes de control de la población. 

A finales de 2020, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo había comprometido más de $1.3 mil millones solo en programas globales de alivio del COVID, un número que se ha disparado a más de $9 mil millones con el uso ampliado de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo por parte del régimen de Biden.

Conclusión

Esta no sería la primera vez que esto sucede, y ciertamente no será la última. Si este nivel de coordinación ocurrió en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo, no se sabe cuán extenso se extiende el aparato de subvenciones entre otras agencias ejecutivas. En los últimos tres años, los contribuyentes estadounidenses han experimentado lo que puede hacer este abuso desenfrenado de sus fondos, y los denunciantes y las solicitudes de la Ley por la Libertad de la Información (FOIA) han desvelado algunos de los caprichos más destructivos del proceso de subvenciones del gobierno de EE.UU. hasta la fecha.

Fue a través de una subvención que EE.UU. se convirtió en la mayor parte interesada en la investigación de ganancia de función nociva en el centro del Laboratorio de Virología de Wuhan. Fue a través de una subvención que los Institutos Nacionales de Salud (NIH) pusieron en funcionamiento una tubería de órganos y tejidos para bebés en la Universidad de Pittsburgh para el “progreso” científico infundado. Y fue a través de subvenciones que el Departamento de Educación y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) enviaron miles de millones de dólares a “organizaciones sin fines de lucro de justicia” y “organizadores comunitarios” que lideraron protestas de izquierda sobre el clima, la inmigración y la raza, los mismos grupos responsables de desplegar manifestantes de Black Lives Matter para quemar ciudades estadounidenses en el verano de 2020.

La agenda que permite que esta arma monstruosa prospere a partir de la fiesta del amor entre los burócratas federales y los actores de élite globalistas es algo que el pueblo estadounidense rechaza. Se acerca un ajuste de cuentas, y comienza con exponer su mano.