Verdades de Covid: Ataques sin precedentes a médicos y expertos científicos

Traducido de Expose-News por TierraPura.org

La pandemia de Covid-19 es uno de los eventos de enfermedades infecciosas más manipulados de la historia, caracterizado por las mentiras oficiales en un flujo interminable dirigido por las burocracias gubernamentales, las asociaciones médicas, las juntas médicas, los medios de comunicación y las agencias internacionales.

Hemos sido testigos de una larga lista de invasiones sin precedentes en la práctica médica, incluyendo ataques a expertos médicos, destrucción de carreras médicas entre los doctores que se niegan a participar en la matanza de sus pacientes y una reglamentación masiva de la atención sanitaria, dirigida por individuos no capacitados con enorme riqueza, poder e influencia.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un presidente, gobernadores, alcaldes, administradores de hospitales y burócratas federales están determinando los tratamientos médicos no basados en información precisa de base científica o incluso basada en la experiencia, sino para forzar la aceptación de formas especiales de atención y “prevención” -incluyendo el remdesivir, el uso de respiradores y, en última instancia, una serie de vacunas de ARN mensajero esencialmente no probadas.

Por primera vez en la historia del tratamiento médico, los protocolos no se están formulando basándose en la experiencia de los médicos que tratan con éxito al mayor número de pacientes, sino en individuos y burocracias que nunca han tratado a un solo paciente, como Anthony Fauci, Bill Gates, EcoHealth Alliance, los CDC, la OMS, los funcionarios estatales de salud pública y los administradores de hospitales.

Los medios de comunicación (televisión, periódicos, revistas, etc.), las sociedades médicas, las juntas médicas estatales y los propietarios de las redes sociales se han autoproclamado como la única fuente de información sobre esta supuesta “pandemia”. Se han eliminado páginas web, se ha demonizado a médicos clínicos y expertos científicos con grandes credenciales en el campo de las enfermedades infecciosas, se han destruido carreras y se ha tachado de “desinformación” y “mentiras peligrosas” toda la información discrepante, incluso cuando procede de los mejores expertos en los campos de la virología, las enfermedades infecciosas, los cuidados críticos pulmonares y la epidemiología.

Estos apagones de la verdad se producen incluso cuando esta información está respaldada por amplias citas científicas de algunos de los especialistas médicos más cualificados del mundo. Increíblemente, incluso individuos, como el Dr. Michael Yeadon, un ex científico jefe retirado y vicepresidente de la división científica de la compañía farmacéutica Pfizer en el Reino Unido, que acusó a la compañía de fabricar una vacuna extremadamente peligrosa, es ignorado y demonizado. Además, él, junto con otros científicos altamente cualificados han declarado que nadie debería tomar esta vacuna.

El Dr. Peter McCullough, uno de los expertos más citados en su campo, que ha tratado con éxito a más de 2.000 pacientes de Covid utilizando un protocolo de tratamiento precoz (que los llamados expertos ignoraron por completo), ha sido víctima de un ataque particularmente despiadado por parte de quienes se benefician económicamente de las vacunas. Ha publicado sus resultados en revistas revisadas por expertos, informando de una reducción del 80% de las hospitalizaciones y del 75% de las muertes al utilizar el tratamiento temprano. A pesar de ello, sufre una serie implacable de ataques por parte de los controladores de la información, ninguno de los cuales ha tratado a un solo paciente.

Ni Anthony Fauci, ni el CDC, ni la OMS, ni ningún establecimiento médico gubernamental ha ofrecido nunca ningún tratamiento temprano que no sea Tylenol, hidratación y llamar a una ambulancia una vez que se tenga dificultad para respirar. Esto no tiene precedentes en toda la historia de la atención médica, ya que el tratamiento temprano de las infecciones es fundamental para salvar vidas y prevenir complicaciones graves.

Estas organizaciones médicas y los perros falderos federales no sólo no han sugerido el tratamiento temprano, sino que han atacado a cualquiera que intentara iniciar dicho tratamiento con todas las armas a su disposición: pérdida de la licencia, eliminación de los privilegios hospitalarios, vergüenza, destrucción de la reputación e incluso arresto.

Un buen ejemplo de este atropello a la libertad de expresión y al suministro de información sobre el consentimiento informado es la reciente suspensión por parte de la junta médica de Maine de la licencia médica de la Dra. Meryl Nass y la orden de que se someta a una evaluación psiquiátrica por recetar Ivermectina y compartir su experiencia en este campo. Conozco personalmente a la Dra. Nass y puedo dar fe de su integridad, brillantez y dedicación a la verdad. Sus credenciales científicas son impecables. Este comportamiento por parte de una junta de licencias médicas recuerda a la metodología del KGB soviético durante el período en que los disidentes eran encarcelados en gulags psiquiátricos para silenciar su disidencia.

Otros ataques sin precedentes

Otra táctica sin precedentes es destituir a los médicos disidentes de sus puestos como editores de revistas, revisores y retractarse de sus artículos científicos de las revistas, incluso después de que estos artículos hayan sido impresos. Hasta este evento pandémico, nunca había visto que se retractaran tantos artículos de revistas, la gran mayoría promoviendo alternativas al dogma oficial, especialmente si los artículos cuestionan la seguridad de las vacunas.

Normalmente, un artículo o estudio presentado es revisado por expertos en la materia, lo que se denomina revisión por pares. Estas revisiones pueden ser bastante intensas y minuciosas en los detalles, insistiendo en que se corrijan todos los errores del artículo antes de su publicación. Así, a menos que se descubra un fraude o algún otro problema oculto importante después de que el artículo esté impreso, éste permanece en la literatura científica.

En la actualidad, asistimos a un creciente número de excelentes artículos científicos, escritos por los mejores expertos en la materia, que son retirados de las principales revistas médicas y científicas semanas, meses e incluso años después de su publicación. Una revisión cuidadosa indica que en demasiados casos los autores se atrevieron a cuestionar el dogma aceptado por los controladores de las publicaciones científicas, especialmente en lo que respecta a la seguridad, los tratamientos alternativos o la eficacia de las vacunas.

Estas revistas dependen de la amplia publicidad de las empresas farmacéuticas para sus ingresos. Se han dado varios casos en los que poderosas empresas farmacéuticas han ejercido su influencia sobre los propietarios de estas revistas para que eliminen los artículos que cuestionan de algún modo los productos de estas empresas.

Peor aún es el diseño real de artículos médicos para promocionar medicamentos y productos farmacéuticos que implican estudios falsos, los llamados artículos fantasma. Richard Horton es citado por The Guardian diciendo que “las revistas se han convertido en operaciones de lavado de información para la industria farmacéutica”. Se ha demostrado que los artículos fraudulentos “escritos por fantasmas” patrocinados por los gigantes farmacéuticos han aparecido regularmente en las principales revistas clínicas, como JAMA y New England Journal of Medicine, y nunca han sido retirados a pesar del abuso científico demostrado y la manipulación de los datos.

Los artículos escritos por fantasmas implican el uso de empresas de planificación cuyo trabajo es diseñar artículos que contengan datos manipulados para apoyar un producto farmacéutico y luego hacer que estos artículos sean aceptados por las revistas clínicas de alto impacto, es decir, las revistas con más probabilidades de afectar a la toma de decisiones clínicas de los médicos. Además, suministran a los médicos en la práctica clínica reimpresiones gratuitas de estos artículos manipulados.

The Guardian encontró 250 empresas dedicadas a este negocio de la escritura fantasma. El último paso en el diseño de estos artículos para su publicación en las revistas más prestigiosas es reclutar a expertos médicos reconocidos de instituciones prestigiosas, para que añadan su nombre a estos artículos. Estos autores médicos contratados reciben una remuneración al aceptar añadir su nombre a estos artículos preescritos o lo hacen por el prestigio de tener su nombre en un artículo de una prestigiosa revista médica.

Es de vital importancia la observación de los expertos en el campo de la publicación médica de que no se ha hecho nada para detener este abuso. Los especialistas en ética médica han lamentado que debido a esta práctica generalizada “no se puede confiar en nada”. Aunque algunas revistas insisten en la información de divulgación, la mayoría de los médicos que leen estos artículos ignoran esta información o la excusan, y varias revistas dificultan la divulgación exigiendo al lector que encuentre las declaraciones de divulgación en otro lugar. Muchas revistas no vigilan estas declaraciones y las omisiones de los autores son comunes y no se castigan.

En cuanto a la información que se pone a disposición del público, prácticamente todos los medios de comunicación están bajo el control de estos gigantes farmacéuticos u otros que se benefician de esta “pandemia”. Sus historias son todas iguales, tanto en contenido como en redacción. Diariamente se producen encubrimientos orquestados y se ocultan al público datos masivos que exponen las mentiras generadas por estos controladores de la información.

Todos los datos que llegan a los medios de comunicación nacionales (televisión, periódicos y revistas), así como las noticias locales que usted ve todos los días, provienen únicamente de fuentes “oficiales”, la mayoría de las cuales son mentiras, distorsiones o están completamente fabricadas de la nada, todo con el objetivo de engañar al público.

Los medios de comunicación televisivos reciben la mayor parte de su presupuesto publicitario de las empresas farmacéuticas internacionales, lo que crea una influencia irresistible para informar de todos los estudios inventados que apoyan sus vacunas y otros supuestos tratamientos. Sólo en 2020 las industrias farmacéuticas gastaron 6.560 millones de dólares en este tipo de publicidad. La publicidad televisiva de las farmacéuticas ascendió a 4.580 millones, un increíble 75% de su presupuesto. Eso compra mucha influencia y control sobre los medios de comunicación.

Expertos de fama mundial en todos los campos de las enfermedades infecciosas son excluidos de la exposición en los medios de comunicación y de las redes sociales si de alguna manera se desvían en contra de las mentiras y distorsiones inventadas por los fabricantes de estas vacunas. Además, estas empresas farmacéuticas gastan decenas de millones en publicidad en las redes sociales, con Pfizer a la cabeza con 55 millones de dólares en 2020.

Si bien estos ataques a la libertad de expresión son lo suficientemente aterradores, aún peor es el control prácticamente universal que los administradores de los hospitales han ejercido sobre los detalles de la atención médica en los hospitales. Estos asalariados ahora dan instrucciones a los médicos sobre los protocolos de tratamiento que deben cumplir y los tratamientos que no deben utilizar, sin importar lo perjudiciales que sean los tratamientos “aprobados” o lo beneficiosos que sean los tratamientos “no aprobados”.

Los administradores de hospitales dictan a los médicos

Nunca en la historia de la medicina estadounidense los administradores de los hospitales han dictado a sus médicos cómo deben practicar la medicina y qué medicamentos pueden utilizar. El CDC no tiene autoridad para dictar a los hospitales o a los médicos sobre los tratamientos médicos. Sin embargo, la mayoría de los médicos cumplieron sin la menor resistencia.

La Ley Federal de Atención Médica fomentó este desastre humano al ofrecer a todos los hospitales de EE. UU. hasta 39.000 dólares por cada paciente de la UCI al que pusieran respiradores, a pesar de que desde el principio era obvio que los respiradores eran una de las principales causas de muerte entre estos confiados e incautos pacientes. Además, los hospitales recibían 12.000 dólares por cada paciente que ingresaba en la UCI, lo que explica, en mi opinión y en la de otros, por qué todas las burocracias médicas federales (CDC, FDA, NIAID, NIH, etc.) hacían todo lo posible para impedir los tratamientos tempranos que salvan vidas.

Dejar que los pacientes se deterioren hasta el punto de necesitar hospitalización, significaba mucho dinero para todos los hospitales. Un número creciente de hospitales está en peligro de quiebra, y muchos han cerrado sus puertas, incluso antes de esta “pandemia”. La mayoría de estos hospitales son ahora propiedad de empresas nacionales o internacionales, incluidos los hospitales universitarios.

También es interesante observar que con la llegada de esta “pandemia” hemos sido testigos de un aumento de las cadenas corporativas de hospitales que compran varios de estos hospitales en riesgo financiero. Se ha observado que estos gigantes hospitalarios están utilizando miles de millones en ayudas federales de Covid para adquirir estos hospitales en peligro financiero, aumentando aún más el poder de la medicina corporativa sobre la independencia de los médicos. Los médicos expulsados de sus hospitales tienen dificultades para encontrar otras plantillas de hospitales a las que incorporarse, ya que también pueden ser propiedad del mismo gigante corporativo.

Como resultado, las políticas de mandato de vacunas incluyen a un número mucho mayor de empleados de hospitales. Por ejemplo, la Clínica Mayo despidió a 700 empleados por ejercer su derecho a rechazar una vacuna experimental peligrosa y esencialmente no probada. La Clínica Mayo hizo esto a pesar de que muchos de estos empleados trabajaban durante lo peor de la epidemia y están siendo despedidos cuando la variante Omicron es la cepa dominante del virus, tiene la patogenicidad de un resfriado común para la mayoría y las vacunas son ineficaces para prevenir la infección.

Además, se ha demostrado que la persona asintomática vacunada tiene un título nasofaríngeo del virus tan alto como una persona infectada no vacunada. Si el propósito del mandato de la vacuna es prevenir la propagación del virus entre el personal del hospital y los pacientes, entonces son los vacunados los que presentan el mayor riesgo de transmisión, no, los no vacunados. La diferencia es que una persona enferma no vacunada no iría a trabajar, el propagador asintomático vacunado sí.

Lo que sí sabemos es que los principales centros médicos, como la Clínica Mayo, reciben decenas de millones de dólares en subvenciones del NIH cada año, así como dinero de los fabricantes farmacéuticos de estas “vacunas” experimentales. En mi opinión, esa es la verdadera consideración que impulsa estas políticas. Si esto se pudiera demostrar en un tribunal, los administradores que hacen estos mandatos deberían ser procesados con todo el peso de la ley y demandados por todas las partes perjudicadas.

El problema de la quiebra de los hospitales se ha agudizado cada vez más debido a los mandatos de vacunación de los hospitales y al consiguiente gran número de personal hospitalario, especialmente de enfermería, que se niega a ser vacunado a la fuerza. Todo esto no tiene precedentes en la historia de la atención médica. Los médicos de los hospitales son responsables del tratamiento de sus pacientes individuales y trabajan directamente con estos pacientes y sus familias para iniciar estos tratamientos. Las organizaciones externas, como los CDC, no tienen autoridad para intervenir en estos tratamientos y hacerlo expone a los pacientes a graves errores por parte de una organización que nunca ha tratado a un solo paciente de Covid-19.

Los CDC ordenan a los hospitales que sigan protocolos de tratamiento mortales

Cuando comenzó esta pandemia, los hospitales recibieron la orden del CDC de seguir un protocolo de tratamiento que provocó la muerte de cientos de miles de pacientes, la mayoría de los cuales se habrían recuperado si se hubieran permitido los tratamientos adecuados. La mayoría de estas muertes se podrían haber evitado si se hubiera permitido a los médicos utilizar un tratamiento temprano con productos como la ivermectina, la hidroxicloroquina y una serie de otros fármacos y compuestos naturales seguros.

Se ha calculado, basándose en los resultados obtenidos por los médicos que tratan con éxito a la mayoría de los pacientes de covid, que de las 800.000 personas que, según se nos dice, murieron a causa del covid, 640.000 no solo podrían haberse salvado, sino que, en muchos casos, podrían haber recuperado su estado de salud anterior a la infección si se hubiera utilizado el tratamiento precoz obligatorio con estos métodos probados.

Esta negligencia en el tratamiento temprano constituye un asesinato en masa. Eso significa que 160.000 habrían muerto realmente, mucho menos que el número de personas que murieron a manos de las burocracias, las asociaciones médicas y las juntas médicas que se negaron a defender a sus pacientes. Según los estudios sobre el tratamiento temprano de miles de pacientes por parte de médicos valientes y atentos, entre el setenta y cinco y el ochenta por ciento de las muertes podrían haberse evitado.

Increíblemente, se impidió a estos doctores expertos salvar a estas personas infectadas por Covid-19. Debería ser una vergüenza para la profesión médica que tantos médicos siguieran sin pensar los protocolos mortales establecidos por los controladores de la medicina.

Covid nunca cumplió los criterios para una pandemia

También hay que tener en cuenta que este acontecimiento nunca cumplió los criterios de una pandemia. La Organización Mundial de la Salud cambió los criterios para convertirlo en pandemia. Para que se considere una pandemia, el virus debe tener una alta tasa de mortalidad para la gran mayoría de las personas, cosa que no ocurrió (con una tasa de supervivencia del 99,98%), y no debe tener ningún tratamiento conocido, cosa que este virus tenía, de hecho, un número creciente de tratamientos muy exitosos.

Las medidas draconianas establecidas para contener esta “pandemia” inventada nunca han demostrado tener éxito, como el enmascaramiento del público, los cierres y el distanciamiento social. Una serie de estudios cuidadosamente realizados durante temporadas de gripe anteriores demostraron que las máscaras, de cualquier tipo, nunca habían impedido la propagación del virus entre el público.

Las máscaras son perjudiciales

De hecho, algunos estudios muy buenos sugerían que las mascarillas en realidad propagaban el virus al dar a la gente una falsa sensación de seguridad y otros factores, como la observación de que la gente rompía constantemente la técnica de esterilización al tocarse la mascarilla, al quitársela de forma incorrecta y por la fuga de aerosoles infecciosos alrededor de los bordes de la mascarilla. Además, las mascarillas se desechaban en aparcamientos, caminos de ronda, se colocaban en las mesas de los restaurantes y se metían en bolsillos y bolsos.

A los pocos minutos de ponerse la mascarilla, se pueden cultivar una serie de bacterias patógenas de las mascarillas, lo que supone un alto riesgo de neumonía bacteriana para las personas inmunodeprimidas y un mayor riesgo de meningitis para los niños. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida cultivó más de 11 bacterias patógenas del interior de la mascarilla que llevan los niños en las escuelas.

También se sabía que los niños no corrían prácticamente ningún riesgo de enfermar por el virus ni de transmitirlo.

Además, también se sabía que llevar una mascarilla durante más de 4 horas (como ocurre en todas las escuelas) provoca una hipoxia significativa (bajos niveles de oxígeno en sangre) y una hipercapnia (altos niveles de CO2), que tienen una serie de efectos nocivos para la salud, entre ellos el de perjudicar el desarrollo del cerebro del niño.

Sabemos que el desarrollo del cerebro continúa mucho después de los años de escuela primaria. Un estudio reciente descubrió que los niños nacidos durante la “pandemia” tienen un coeficiente intelectual significativamente más bajo, pero los consejos escolares, los directores de escuela y otros burócratas de la educación obviamente no se preocupan.