Lo que la película de Marvel ‘Vengadores’ puede enseñarnos sobre la agenda de despoblación globalista

Por WND News Center

Visto en:  Lifesitenews

La historia muestra que a los ideólogos megalómanos no les importa cuántos millones de personas mueren en la búsqueda de sus ideologías fallidas. Así surge una de las lecciones universales de los Vengadores: cuando los planes de los poderosos fallan, son los impotentes quienes pagan el precio.

En la película de Marvel  “Avengers: Infinity War”, Thanos, un superser de otro planeta, busca seis gemas, las Infinity Stones, para ponerlas en el Infinity Gauntlet, un arma que, cuando se completa, permite a quien lo usa extinguir la mitad de toda la vida en el universo con solo un chasquido de sus dedos.

Thanos es elegido como un supervillano, pero se considera un altruista. Le explica a otro personaje de Marvel, el Dr. Steven Strange, que fue testigo de la destrucción de su propio planeta, Titán, y que sus motivos para usar el Infinity Gauntlet son puramente benéficos:

“Titán era como la mayoría de los planetas: demasiadas bocas y pocas para todos. Y cuando nos enfrentamos a la extinción, ofrecí una solución… simplemente podía chasquear los dedos y todos dejarían de existir”.

Thanos descarta la acusación de genocidio de Strange. “A eso lo llamo ‘misericordia’”, dice. “Las decisiones más difíciles requieren las voluntades más fuertes”.

Aquí, en el mundo real, tenemos nuestra propia clase de deidades autoproclamadas que intentan gobernar el planeta, incluidos Bill Gates y la Fundación Bill y Melinda Gates, Klaus Schwab y su Foro Económico Mundial (FEM), el ejército de secuaces del FEM que se han abierto camino en los gobiernos nacionales de todo el mundo y en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos dioses insignificantes, y los innumerables otros que predican su dogma, exigen que adoremos en el altar del “cambio climático”, implementando políticas que propugnan sin cuestionar, supuestamente para salvarnos a todos de la destrucción.

De acuerdo con la metáfora de Marvel, aquí hay seis “joyas” de nuestras vidas sobre las cuales los titanes locos del “cambio climático” buscan el control: energía, producción de alimentos, vivienda, moneda, leyes/aplicación de la ley y gobernanza. En cada uno, exigen la implementación de políticas que, según insisten, “salvarán el planeta”.

Estas élites muestran el tipo de arrogancia que siempre precede a la catástrofe. Asumen que son tan brillantes y omniscientes que pueden anticipar cada eventualidad, cada posible inconveniente. Cualquier estudiante de historia debería poder desacreditar esa afirmación, pero eventos muy recientes ofrecen otro ejemplo significativo.

En 2018, el gobierno de Sri Lanka impuso regulaciones agrícolas impulsadas por la agenda de “cambio climático” del WEF. Se prohibió todo abono no orgánico. En dos años, la producción agrícola colapsó. Luego, la economía en general. La semana pasada, los disturbios en la ciudad capital obligaron a los líderes gubernamentales a huir del país.

Otras naciones no parecen estar recibiendo el mensaje. Inglaterra está tratando de incitar a los agricultores a “retirarse”. El gobierno de los Países Bajos ha anunciado un plan para cerrar una cierta cantidad de granjas y ranchos para ayudar a mejorar los efectos del “cambio climático”. (Se rumorea que el WEF planea comprar tierras agrícolas holandesas.

Esto no es descabellado; el devoto del WEF, Bill Gates, es ahora el propietario de tierras agrícolas más grande de los Estados Unidos). Los agricultores y ciudadanos holandeses han tomado las calles en protesta. Protestas similares han estallado en Alemania, Italia, España, Polonia y Armenia.

Hay muchas razones para creer que las políticas de vivienda y energía impulsadas por el “cambio climático” producirán resultados igualmente deprimentes. Aún más siniestro, las otras tres “piedras” están vinculadas a la  aplicación  de cualquier política que nuestros titanes del “cambio climático” logren implementar. Una moneda digital puede ser manipulada por quienes la controlan, y la riqueza real puede congelarse o tomarse de quienes se oponen al régimen.

Como ya hemos visto en otros contextos aquí en los Estados Unidos, los ciudadanos respetuosos de la ley pueden ser atacados por las fuerzas del orden público por defenderse a sí mismos o a sus propiedades, y se los caracteriza como “insurrectos” o “terroristas domésticos” por protestar contra lo que creen. ser acciones gubernamentales ilícitas o desacertadas. Y la soberanía de las naciones independientes es el último impedimento para la implementación global de los objetivos propuestos por los semidioses del “cambio climático”.

Por otra parte, tal vez el fracaso de la política sea parte del plan. Una consecuencia del ambientalismo en general, el movimiento del “cambio climático” ha adoptado muchos de los principios más extremos del ambientalismo, incluida la reducción de la población. 

A pesar de las predicciones espectacularmente erróneas de su éxito de ventas de 1970 “La bomba demográfica”, el autor Paul Ehrlich todavía es considerado el abuelo del ambientalismo basado en la población. 

Ehrlich sostiene que la población ideal de la Tierra es de menos de 2 mil millones de personas, una actitud que el escritor científico Alex Berezow ha descrito como “abiertamente misantrópica (y) vagamente genocida”.

Hacia el final de “Infinity War”, queda claro que los planes de Thanos no se han desarrollado como él imaginó. Él, como todos los megalómanos, no se culpa a sí mismo sino a sus víctimas, quienes se niegan a estar debidamente agradecidas con Thanos por las inconmensurables pérdidas que han causado sus acciones. En respuesta, Thanos decide duplicar sus métodos.

“Pensé que al eliminar la mitad de la vida, la otra mitad prosperaría”, se queja Thanos a los Vengadores sobrevivientes. Pero me has demostrado que eso es imposible. Mientras haya quienes recuerden lo que fue, siempre habrá quienes sean incapaces de aceptar lo que puede ser. Sé lo que debo hacer. Trituraré este universo hasta su último átomo y luego, con las piedras que has recolectado para mí, crearé uno nuevo… un universo agradecido.

La historia muestra que a los ideólogos megalómanos (piensen en Pol Pot, Mao Zedong y Josef Stalin) no les importa cuántos millones de personas mueran en la búsqueda de sus ideologías fallidas. Así surge una de las lecciones universales en el arco de la historia de Thanos: cuando los planes de los poderosos fallan, son los impotentes quienes pagan el precio.

Thanos y el Infinity Gauntlet son ficción, pero las amenazas  a las que nos  enfrentamos son reales. Aquellos que quieren el control global sobre nuestras naciones y nuestras vidas nunca deben obtenerlo.