Inundaciones en Pakistán: ¿Una advertencia o una geoingeniería preventiva?

Fuente: https://www.globalresearch.ca/pakistan-floods-warning-pre-emptive-geoengineering/5792868

Autor: Peter Koenig*

Traducción, corrección de la traducción y subrayado del texto relevante: El Blog de Skiper

Si alguien piensa que las recientes inundaciones monzónicas paquistaníes extremas y el derrocamiento del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, instigado por Estados Unidos, son pura coincidencia, podría estar totalmente equivocado. No hay coincidencias.

Dentro del marco de tiempo de la Agenda 2030 de la ONU, o el Gran Reinicio, todo está conectado. Durante una conferencia reciente en Suiza sobre geoingeniería, un profesor de una de las principales universidades técnicas europeas comenzó su presentación diciendo: no hay necesidad de explicar que la ola actual de olas de calor extremo en todo el hemisferio norte, durante un período récord sin interrupción, es geoingeniería. Así que concentrémonos en cómo se hace.

Si el calor y la sequía se pueden diseñar con geoingeniería, también se pueden manipular artificialmente las lluvias extremas y las inundaciones.

El 25 de julio de 2018, Pakistán, un país con una población estimada en 2022 de cerca de 230 millones, eligió a los miembros de la 15.ª Asamblea Nacional y las cuatro Asambleas Provinciales, así como a su nuevo Primer Ministro.

Las elecciones de 2018 no estuvieron exentas de violencia. Pero los resultados fueron una clara victoria para Imran Ahmed Khan, un socialista islámico del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI). Vea la tabla de abajo:

Inundaciones en Pakistán: ¿una advertencia o una geoingeniería preventiva?

El PTI se define a sí mismo como un movimiento anti-statu quo que aboga por una democracia islámica igualitaria. El partido tiene como objetivo desmantelar la discriminación religiosa en Pakistán. Afirma ser el único partido no dinástico de la política principal de Pakistán.

Las elecciones de 2018 dejaron en claro que la gente estaba harta del “statu quo” manejado por Estados Unidos. Al igual que la gran mayoría de las naciones del mundo, los paquistaníes también buscaban la autonomía soberana entre los estados nación del mundo. La noción de un mundo globalista y bajo el cetro de Washington, no era de los paquistaníes. Imran Khan fue un primer ministro popular, del tipo que nunca tuvo Pakistán desde la independencia, en 1947.

El 10 de abril de 2022, impulsado por una moción parlamentaria de desconfianza instigada por Washington «silenciosa», digamos corrupta, Khan perdió por un estrecho margen contra una mayoría de 174 votos (de 342) en la Asamblea Nacional. Se vio obligado a dejar la Oficina del Primer Ministro, convirtiéndose así en el primer primer ministro paquistaní en perder un voto de censura.

Inmediatamente, Muhammad Shehbaz Sharif tomó juramento como el nuevo primer ministro, como el vigésimo tercer y actual primer ministro de Pakistán, a partir del 11 de abril de 2022. El Sr. Shehbaz Sharif ocupó el segundo lugar en las elecciones de 2018 con el 24,35% de votos frente al 31,82% de Khan. El Sr. Shehbaz Sharif es el líder del partido Liga Musulmana de Pakistán (Nawaz) – PML(N), un partido político conservador liberal y de centro-derecha.

La PML(N) está aliada con EE.UU. y, por tanto, Washington se apuntó el golpe de Estado perfecto; un golpe preventivo, por así decirlo. Los principales medios de comunicación apenas mencionan el motivo del voto de censura. Como de costumbre, se les paga por informar sobre los intereses occidentales, no sobre los intereses del pueblo, y mucho menos sobre los valores de la democracia.

El golpe no fue tomado a la ligera por la mayoría del pueblo pakistaní. Votaron abrumadoramente por Imran Khan. La gente esperaba condiciones de vida mejores y más estables y, sobre todo, la independencia de la influencia occidental ejercida por Washington.

¿Monzón de geoingeniería?
Como consecuencia de este golpe de Estado, los paquistaníes salieron masivamente a las calles. El malestar popular estaba creciendo, cuando llegó el monzón, un monzón extraordinario. Según los informes de CNN, las precipitaciones en todo el país son 2,87 veces más altas que el promedio nacional de 30 años, y algunas provincias recibieron cinco veces más precipitaciones que su promedio de 30 años.

La temporada del monzón en Pakistán generalmente se extiende desde julio hasta mediados de septiembre. Este año comenzó a mediados de junio, “coincidiendo” con el pico del levantamiento popular pro-Khan. El monzón golpeó con una severidad extraordinaria, alcanzando su punto máximo en la última semana de agosto de 2022, y aún continúa.

Islamabad se apresuró a seguir la línea occidental de fenómenos climáticos

El ministro del clima de Pakistán advirtió que Pakistán se encuentra en la «primera línea» de la crisis climática mundial después de que las lluvias monzónicas sin precedentes azotaran el país desde mediados de junio. En este momento, unos 5 millones de personas se vieron directamente afectadas, más de 1200 personas murieron a causa de las inundaciones repentinas y hasta un millón se quedaron sin hogar.

Associated Press (AP) informó de que casi medio millón de personas se hacinaron en campamentos después de perder sus hogares en inundaciones generalizadas. La CNN agregó que la provincia sureña de Sindh, que ha sido gravemente afectada por las inundaciones, solicitó a la ONU 1 millón de tiendas de campaña, mientras que la provincia vecina de Baluchistán, en gran parte sin electricidad, gas e Internet, solicitó 100.000 tiendas de campaña.

Las inundaciones extremas han golpeado particularmente el centro-oeste del norte de Pakistán y la provincia sureña de Sindh. Dañó puentes y redes de carreteras en todo Pakistán y cultivos agrícolas. En la provincia de Sindh, el 90% de la agricultura fue aniquilada. El daño a la agricultura en todo el país probablemente producirá escasez de alimentos y una caída de los ingresos por exportaciones. Es un desastre económico, en todas las formas posibles.

El sector agrícola de Pakistán   juega un papel central en la economía del país. Aporta cerca del 20% del PIB y absorbe el 42,3 por ciento de la fuerza laboral. También es una fuente importante de ingresos de divisas y estimula el crecimiento en otros sectores.

La yuxtaposición de estas inundaciones extremas a la política paquistaní puede mostrar cómo se conectan los puntos. El derrocamiento del muy popular primer ministro Imran Khan, inspirado en Washington, creó un levantamiento popular masivo y duradero. Si no se controlaba, podía traer de vuelta al ex primer ministro Khan. ¿Qué mejor manera que desviar la atención de la gente de la política que creando luego un desastre mortal?. ¿Y esto disfrazado de un monzón extremo, nunca antes experimentado en la historia de Pakistán?.

La muerte y la destrucción, que imponen un desastre económico devastador, nunca han sido un obstáculo para la agenda diabólica de quienes están detrás de la Agenda 2030 y el Gran Reinicio. Y el WEF es solo una agencia ejecutora para la camarilla financiera corporativa y de élite.

Recuerde: si el calor y la sequía se pueden diseñar con geoingeniería, también se pueden manipular artificialmente las lluvias extremas y las inundaciones. Ampliamente documentado: “Las Técnicas de Modificación Ambiental (ENMOD) constituyen instrumentos de “guerra climática”. Son una parte integral del arsenal militar estadounidense:

“La modificación del clima se convertirá en parte de la seguridad nacional e internacional y podría hacerse unilateralmente… Podría tener aplicaciones ofensivas y defensivas e incluso usarse con fines de disuasión. La capacidad de generar precipitaciones, niebla y tormentas en la Tierra o de modificar el clima espacial… y la producción de clima artificial son parte de un conjunto integrado de tecnologías militares”.

Estudio encargado por la Fuerza Aérea de los EE. UU.:  El clima como multiplicador de fuerzas, apropiarse del clima en 2025, agosto de 1996

Solo siendo consciente del plan, y viendo más allá de las cortinas de los engaños fatales, superando la propaganda de mentiras las 24 horas del día, los 7 días de la semana, la humanidad podrá superar este ataque implacable.

*Peter Koenig  es analista geopolítico y ex economista sénior del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde trabajó durante más de 30 años en todo el mundo. Da conferencias en universidades de Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para revistas en línea y es autor de Implosion: un thriller económico sobre la guerra, la destrucción ambiental y la codicia corporativa; y coautor del libro de Cynthia McKinney «When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis» (Clarity Press, 1 de noviembre de 2020).

Peter es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG). También es miembro principal no residente del Instituto Chongyang de la Universidad Renmin de Beijing.