Cuidado con la falsa bandera nuclear que culparía a Rusia

Por Kevin Barrett  /  The Unz Review

Traducido por el equipo de Sott.net

E. Michael Jones dice que si alguien hace estallar una bomba nuclear, serán los Estados Unidos, no los rusos.

El Dr. E. Michael Jones emitió una inquietante advertencia en el programa False Flag Weekly News de esta semana:

El Coronel (Douglas) MacGregor estuvo ayer en una plataforma diciendo que no hay evidencia alguna de que los rusos estén planeando usar armas nucleares. No lo necesitan. Tienen una superioridad militar abrumadora en este momento, ya que se están preparando para la ofensiva de otoño. Así que me parece que de lo que realmente estamos hablando aquí es de que Estados Unidos haga estallar una bomba nuclear y se lo atribuya a Rusia. En caso de que no te hayas dado cuenta, ya lo hicieron con el oleoducto, así que ¿por qué no lo harían con un arma nuclear?

La advertencia de Jones llega en medio de indicios de que los dirigentes estadounidenses están considerando activamente la posibilidad de una guerra nuclear. Joe Biden anunció recientemente que el mundo está al borde del apocalipsis nuclear. Su gobierno parece estar preparándose para esa eventualidad:

El miércoles, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU. anunció que gastaría 290 millones de dólares para conseguir una cantidad no revelada de Nplate, el medicamento de Amgen para los trastornos de la sangre, que ha sido aprobado para tratar las lesiones de las células sanguíneas causadas por el síndrome de radiación aguda (ARS) tanto en niños como en adultos.

La Unión de Científicos Preocupados (Union of Concerned Scientists) está de acuerdo en que un festival nuclear que acabe con la civilización está más cerca que nunca. Su Reloj del Juicio Final está actualmente ajustado a la «puerta del juicio final», a 100 segundos de la medianoche. Este es el peor «ajuste de la fatalidad» desde que el Reloj del Juicio Final fue inaugurado en 1947.

Biden y los principales medios de comunicación están culpando preventivamente a Putin. Dicen que Rusia está perdiendo, que se está desesperando y que es probable que recurra a un ataque nuclear.

Pero analistas con experiencia militar, como el coronel Douglas MacGregor y Larry Johnson, discrepan. Señalan que los cacareados avances ucranianos son relativamente insignificantes. Como escribe Johnson:

Rodar por amplias llanuras abiertas representa un momento de bienestar, pero este territorio no es defendible una vez que Rusia decida contraatacar… Rusia está provocando a Ucrania para que tome territorio y luego se enfrente a la tarea de intentar tomar una ciudad que Rusia tenga en su poder, como Kherson… Ucrania tendrá que llevar a cabo un asalto frontal a la ciudad de Kherson y, para ello, tendrá que concentrar tropas y equipos que serán objetivos fáciles para la artillería, los misiles y las bombas rusas.

Si Rusia estuviera realmente perdiendo, ¿no se rendirían rápidamente a los Estados Unidos las naciones que no respetan las sanciones y que representan el 85% de la población de la Tierra, cortando su comercio con Rusia y suplicando el perdón del Tío Sam? ¿Y los saudíes y el resto de la OPEP+ no se pondrían del lado de Biden en lugar de Putin? Pero eso no está ocurriendo.

Por el contrario, parece que la mayoría de los líderes mundiales apuestan por los rusos, no por los estadounidenses. Conocen el resultado militar real. Saben que el ejército ucraniano de antes de la guerra está en su mayor parte destruido, que Ucrania ha sufrido pérdidas atroces y que las alocadas correrías contra las llanuras vacías no defendidas son un truco de relaciones públicas desesperado, no una amenaza real para el éxito del SMO ruso. Los rusos se están concentrando para su ofensiva de invierno, y cuando llegue, Ucrania perderá todo lo que ha ganado y más, preparando el terreno para una resolución decisiva del conflicto.

Así que son los ucranianos y sus patrocinadores neoconservadores estadounidenses -no los rusos- los que están desesperados. ¿Cómo de desesperados? Bueno, Zelenski quiere que los Estados Unidos bombardeen preventivamente a Rusia, así de desesperado.

Pero los estadounidenses saben que eso es imposible. No se puede bombardear preventivamente a la mayor potencia nuclear del mundo sin destruirse a sí mismo en el proceso.

Hay indicios de que los funcionarios estadounidenses están molestos con los cañones sueltos ucranianos como Zelenski, que «primero bombardea y luego pregunta».

El New York Times publicó recientemente un artículo apenas coherente titulado «EE.UU. cree que los ucranianos estuvieron detrás del asesinato de Darya Dugina» que parecía ser una especie de mensaje de la CIA a los rusos, o a los ucranianos, o a los vasallos de EE.UU., o alguna combinación de los mismos, insistiendo en que «los estadounidenses estamos muy, muy enfadados con los exaltados ucranianos que mataron a Darya Dugina, y nos preocupa que los ucranianos hagan más cosas imprudentemente estúpidas».

El gobierno de Estados Unidos es la última entidad en la Tierra que debería decir a otras personas que no hagan cosas imprudentemente estúpidas. Pero esta vez puede que tengan razón.

Una cosa extremadamente estúpida que podrían hacer los exaltados ucranianos es desencadenar una falsa bandera nuclear diseñada para culpar a Rusia. Quizá haya una facción de la CIA a la que no le guste esa idea, y el artículo del New York Times es una especie de ataque preventivo contra ella.

En cualquier caso, si una o más nubes de hongos radiactivos se levantan sobre Ucrania o sus alrededores, independientemente de si fue hecho por los exaltados ucranianos o los operativos especiales de Estados Unidos o sus secuaces polacos o Blackwater o los mismos tipos que volaron Nordstream o el equipo que asesinó a Darya Dugina o los mentirosos que soñaron con el Fantasma de Kiev y los Mártires Malhablados de la Isla de la Serpiente, no importará realmente, porque todos sabemos que los medios de propaganda neoconservadores histéricos culparán a Putin y clamarán al unísono por su sangre; Zelenski exigirá el Armagedón inmediato; y en general todo el infierno se desatará, figurativa y quizás literalmente. Si la gente cree la propaganda, nos enfrentaremos a un escenario de Tercera Guerra Mundial.

Por eso es importante compartir este artículo y difundir a lo largo y ancho la noticia de que, si se dispara una bomba nuclear, será el bando estadounidense-ucraniano, no el ruso, el que lo haya hecho.