La Reina Isabel II y el Príncipe Carlos de Inglaterra pidieron “una campaña de tipo militar” contra el Cambio Climático, ya que “el tiempo se acabó”

Por Kontrainfo

El heredero de la corona británica, el príncipe Carlos de Inglaterra, uno de los principales impulsores del “Gran Reseteo” de la economía mundial, junto al Foro de Davos, pidió este lunes que el mundo se ponga “en pie de guerra” contra el “cambio climático”, ya que “el tiempo, literalmente, se acabó”.

El príncipe participa de la cumbre representando a la reina Isabel II y dio la bienvenida a los líderes mundiales que asisten a la COP26, la cumbre climática venida a menos por la ausencia de los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping, que se celebra en la ciudad escocesa de Glasgow, Reino Unido, y los instó a ver el calentamiento planetario “como una amenaza existencial similar a la guerra”.

El heredero de la corona británica, devenido en paladín ecologista, advirtió que nuestros “esfuerzos no pueden ser una serie de iniciativas independientes que corren en paralelo” e indicó que la escala y el alcance de la situación requieren una solución a nivel de sistemas globales, ya que “el costo de la inacción es mucho mayor que el costo de la prevención” y pidió a los líderes mundiales a encontrar formas prácticas de superar las diferencias para que “todos podamos ponernos manos a la obra para salvar este precioso planeta”.

“Sé que todos ustedes llevan una pesada carga sobre sus hombros y no necesitan que les diga que los ojos y las esperanzas del mundo están sobre ustedes”, ya que el mundo debe reducir las emisiones con urgencia y tomar medidas para abordar el carbono que ya está en la atmósfera“.

La Reina Isabel II del Reino Unido hizo llegar un mensaje en video, vestida de color verde, con ideas similares y apostando a darle carácter épico a la cuestión: 

“Muchos son los que esperan que la herencia de esta cumbre -inscrita en los libros de historia que aun no se han impreso- describirá como hubo dirigentes que no dejaron pasar la oportunidad y respondieron al llamado de las generaciones futuras”.

El príncipe Carlos no tuvo empacho aludir a la gigantesca dimensión financiera en juego detrás del megarelato del cambio climático antropogénico:

 “Mi oración de hoy es que los países se unan para crear el entorno que permita a todos los sectores de la industria tomar las medidas necesarias. Sabemos que esto requerirá billones, no millones de dólares”, afirmó. Según Carlos, el sector financiero global “ofrece la única perspectiva real” de marcar la diferencia.

Por si quedaban dudas del tono imperativo, recurrió a una metáfora militar para expresar el mensaje de la Corona Británica al mundo:

 “Necesitamos una amplia campaña de tipo militar para reunir la fuerza del sector privado mundial para una transición económica fundamental. Tenemos que ponernos en lo que podría llamarse en pie de guerra”.